Platillos de otro mundo

costilla en salsa de guayabaLa costilla de cerdo en salsa de guayaba, la sopa y el pollo a la campesina, los tacos de crema, los tamales de queso y mantequilla, el pan de elote, el mole de Aguascalientes, la sopa de cuatro chiles, el conejo a la chichimeca, son el resultado de la riqueza cultural que desde el siglo XVI se fortalece en tierra hidrocálida.

Como parte del Camino Real Tierra Adentro de la época colonial, por Aguascalientes cruzaron viajeros del sur y norte del país que dejaron a su paso costumbres y tradiciones de cada lugar, que actualmente todos podemos disfrutar a través de la cocina típica de la entidad.

Los lugareños dieron a sus ingredientes locales el complemento perfecto con recetas de otras tierras: Querétaro, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, San Luis Potosí, Zacatecas, Durango, Chihuahua, etcétera, todos los sabores en uno sólo mejorado.

Es así como los platillos fuertes tienen sus peculiaridades: el famoso chile de Aguascalientes, que es preparado con salsa de guayaba y relleno de duraznos; o el pollo de San Marcos, un guiso de pollo acompañado con diversos frutos y verduras, que se prepara principalmente durante la Feria Nacional de San Marcos.

Al ser un estado destacado por su producción de ajo, chile, alfalfa, maíz, frijol, vid, durazno y guayaba, su gastronomía resulta ser una buena combinación al paladar al agregarle el ingrediente básico de la región: la carne.

Destaca por su sabor el menudo, el pozole y la birria de barbacoa de carnero en sus modalidades de la olla y la tatemada.

Y no se quedan atrás las gorditas rellenas, el lechón al horno, el puchero, la salsa ranchera, la gallina en salsa envinada, el cabrito al horno, los nopales con frijoles, las tostadas de cueritos de cerdo en vinagre, los taquitos dorados, las enchiladas rojas, la carne ranchera de puerco y el lomo en salsa de chile bola, todos disfrutables en las llamadas cenadurías de la ciudad.

En el municipio de Calvillo, la guayaba tiene una excelente producción. Esta fruta es el ingrediente esencial para una gran variedad de postres como las jaleas, mermeladas, empanadas, rollos de dulce y golosinas de guayaba con cajeta y nuez.

Y para completar, los jamoncillos que se preparan a base de leche; los helados de sabores, especialmente de vainilla, almendra y ciruela; y los famosos guayabates, preparados con guayaba, agua, azúcar o piloncillo y canela.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: