21 ex Alcaldes ejecutados en el sexenio.

Por estadoEn lo que va de la actual administración, por lo menos 21 ex presidentes municipales han sido asesinados en diferentes circunstancias. El primero de ellos fue el priista Germán Adame Bautista, quien gobernó el municipio de Atoyac de Álvarez, Guerrero, entre 2002 y 2005. El ex edil perdió la vida en un atentado en la vía pública.

La ejecución más reciente de un ex alcalde, al cierre de esta edición, ocurrió el 19 de noviembre de 2011, cuando un grupo de sujetos disparó en contra del ex presidente municipal de Mártires de Tacubaya, Oaxaca, José Manuel Melo Añorve, cuando el ex funcionario del Partido Unión Popular se dirigía de la comunidad de San Juan Cacahuatepec hacia el municipio que gobernó de 1996 a 1998.

Un recuento elaborado por Alcaldes de México con base en distintos medios nacionales y locales, revela que 12 de los 21 ex alcaldes asesinados en los últimos seis años militaban en el Partido Revolucionario Institucional (PRI); cuatro formaban parte del Partido de la Revolución Democrática (PRD); dos pertenecían a las filas del Partido Acción Nacional (PAN), uno estaba afiliado al Partido Unidad Popular (PUP), de Oaxaca, y uno más, también Oaxaqueño, había sido elegido por el sistema de Usos y Costumbres.

En Oaxaca, Veracruz, Chihuahua, Guerrero y Michoacán, tres ex presidentes municipales han perdido la vida en hechos violentos en cada entidad; el resto de los ex funcionarios asesinados se reparten entre los estados de Sonora, Quintana Roo, Hidalgo, Estado de México, Tamaulipas y Jalisco: un ex edil en cada entidad. Tan sólo en 2011 se registró la mitad de los asesinatos de ex alcaldes en lo que va del sexenio: seis del PRI, uno del PRD, uno del PAN, uno del PUP y uno electo mediante Usos y Costumbres.

René JiménezEn el contexto de violencia generalizada que atraviesa el país, René Jiménez Ornelas, especialista en temas de seguridad del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), considera que si bien la mayoría de los ex funcionarios perdieron la vida en circunstancias similares, as causas de los crímenes son distintas en cada caso; no obstante, apunta que la eliminación de ex alcaldes es el reflejo de una escalada en el nivel de violencia que demuestra situaciones de venganza, pero sobre todo, consisten en una demostración de miedo.

“Si (las bandas del crimen organizado) son capaces de eliminar a ex funcionarios con ese nivel de poder, que además ya es más fácil porque ya no tienen la protección que tenían cuando eran alcaldes, pues los eliminan.

“Una parte fundamental es la proyección del miedo: no sólo es ‘te la voy a cobrar porque no hiciste lo que habías prometido’ o ‘te apoyaste en el otro cártel que es mi enemigo’; sino que también ‘yo tengo que demostrar que soy más fuerte que lo que te protegía’ y entonces viene la ejecución”, explica.

 

El doctor en Sociología insiste en que no hay una sola línea para analizar cada caso, aunque entre los factores que podrían haber desencadenado el asesinato de los ex funcionarios destaca el incumplimiento de acuerdos entre éstos y las bandas del crimen organizado, mientras los ex alcaldes estaban en el poder; el que los ex ediles hayan buscado el apoyo de cárteles enemigos; como un acto de venganza por acciones de las autoridades municipales que afectaron las actividades de las bandas criminales, o bien como una demostración de poder.

 

“Yo no pesaría en un sistema, porque aquí hay que reconocer los enfrentamientos entre cárteles, no es tan mecánico ni lineal, tú puedes encontrar diferencias entre la eliminación de un alcalde y otro, desde el método hasta el porqué. Entonces no podemos hablar de un sistema, pero sí de que forman parte de la estrategia que sigue el crimen organizado, los delincuentes, aprovechándose de la corrupción y la impunidad”, apunta.

Jiménez Ornelas menciona que entre las cosas que los tres órdenes de gobierno han dejado de hacer para atender esta problemática, destaca la falta de voluntad para cumplir con los compromisos pactados en materia de seguridad pública, entre ellos, crear cuerpos policiacos eficaces y legitimados por la ciudadanía. La prueba de ello, sostiene, es que cada vez son más los elementos policiacos que son capturados por brindar apoyo o pertenecer a grupos del crimen organizado. Por otro lado,comenta que si el problema se comienza a atender desde ahora, los resultados no serán inmediatos.

Recuento

“Si empezáramos ahorita a cumplir con lo que se firmó en 2008 necesitaríamos mínimo 10 años para comenzar a ver resultados, no van a haber resultados inmediatos; no se está haciendo lo que se firmó, que es la reestructuración de la policía, con elementos creíbles, dotados de técnica, ética, servicio ciudadano, etcétera. Por otro lado, no hay voluntad política para ocuparse del problema y tiene que haber voluntad en los tres niveles de gobierno”, sostiene .

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: