App, para mejorar servicios

Los más avanzadosLos gobiernos subnacionales no siempre disponen de los recursos para cubrir el costo total y mantener la operación de algunas obras necesarias para garantizar la cobertura de los servicios básicos, pero con las Asociaciones Público Privadas (APP) pueden emprender los trabajos necesarios brindando certidumbre a los inversionistas.

“Los recursos son finitos y definitivamente no alcanzan con el esquema que hemos venido manejando por años en la administración pública nacional, por lo que abrirse a las nuevas fórmulas de inversión es algo que suena atractivo para las administraciones locales”, asegura la coordinadora del Centro para el Desarrollo de Infraestructura y Servicios en Asociación Público Privada del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Laura Ruiz.

Pero ¿cuáles son los rubros en los que los gobiernos estatales y municipales han apostado por desarrollar proyectos APP? Movilidad sustentable, tratamiento de agua, disposición de residuos sólidos, mantenimiento de la red vial y construcción de edificios administrativos, principalmente.

Miguel Almeyda Casillas, especialista senior del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), administrado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), comenta que los esquemas de APP llaman la atención de los órganos de gobierno porque les permiten diferir los pagos para cubrir el costo total de este tipo de obras, que difícilmente podrían financiar en el corto plazo.

Construcción“Los administradores públicos dicen yo tengo cierta cantidad de dinero pero no me alcanza para construir un sistema de transporte o una planta de tratamiento, sin embargo, si difiero los pagos en el tiempo, sí me alcanza, entonces le llamo al privado para que venga, lo construya y yo le voy pagando poco a poco en un periodo acordado por ambos”, detalla.

El especialista comenta que, incluso, las APP son una buena opción para aprovechar la experiencia que tiene la iniciativa privada en el diseño, financiamiento, construcción, operación y mantenimiento de obras pensadas para garantizarles servicios públicos a los ciudadanos.

En los últimos meses han surgido varios proyectos de este tipo que impactarán de manera positiva en las localidades. Un ejemplo es la construcción de un nuevo palacio municipal en Nogales, Sonora, cuya edificación fue aprobada por el cabildo de esa ciudad en enero de este año.

Ese mismo mes, el Congreso de Jalisco autorizó una inversión público privada de 1,353 millones de pesos (mdp) para realizar trabajos de señalización y control de la Línea 1 del Tren Ligero.

En Ecatepec, Estado de México, la empresa Mexiteleférico ganó la licitación para construir un teleférico que correrá de San Andrés La Cañada a la vía Morelos, y en el cual se invertirán poco más de mil mdp. Se espera que este medio de transporte movilice a más de 300 mil personas al día.

Jorge ZapataJorge Zapata, director de Invex Infraestructura, refiere otros ejemplos de ese tipo de desarrollo en municipios, como Bahía de Banderas, Sinaloa, donde se construyó una planta tratadora de agua con capacidad para reciclar 600 litros por segundo en su primera etapa y que al concluir los trabajos llegará a 1,200. Una instalación similar se encuentra en Chignahuapan, Puebla y otra en Coacalco de Berriozábal, Estado de México. Asimismo, en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, recientemente se inauguró un centro administrativo que concentra a todas las dependencias públicas del municipio en una sola instalación.

y otra en Coacalco de Berriozábal, Estado de México. Asimismo, en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, recientemente se inauguró un centro administrativo que concentra a todas las dependencias públicas del municipio en una sola instalación.

La presa de almacenamiento el Realito, en San Luis de la Paz, Guanajuato, y la planta desalinizadora de Cabo San Lucas, Baja California Sur, también se suman a la lista de desarrollos realizados mediante figuras de APP.

ADECUAR LAS REGLAS

Modelo en crecimientoPara generar nuevas fórmulas de estructura y servicios en el ámbito municipal, es necesario que cada demarcación haga los ajustes necesarios a sus marcos normativos y, de ser posible, que emita un reglamento en la materia, el cual facilitará la definición de los alcances de los proyectos y ofrecerá certidumbre a los inversionistas, entre otras ventajas.

La promulgación de la Ley de Asociaciones Público Privadas (APP) en México, en enero de 2012, no sólo le brindó un referente a los estados y municipios para participar en desarrollos financiados mediante este esquema, sino que también sirvió para motivar a más gobiernos locales a adecuar ordenamientos legales para aprovechar dicho modelo.

Eduardo Morín Maya, director de Proyectos de la consultora IKONS Infraestructura y Servicios, y ex coordinador del Programa para el Impulso de Asociaciones Público-Privadas en Estados Mexicanos (PIAPPEM) —una iniciativa patrocinada por el Fomin— aclara que los ayuntamientos no pueden legislar pero sí pueden hacer modificaciones a sus reglamentos.

Un botón de muestra son los municipios de Irapuato y León, Guanajuato, los cuales han tomado la ley de prestación de servicios de la entidad como referente para hacer reglamentos municipales con el fin de normar los desarrollos de APP.

Jorge Zapata comenta que la aprobación de los proyectos depende también de la habilidad de los alcaldes para negociar las propuestas ante los cabildos y después ante los congresos estatales.

“Si las alcaldías estructuran bien sus propuestas, no tendrán problemas, porque el objetivo primordial de esta figura consiste en optimizar los servicios, lo cual se logra con la participación de la iniciativa privada”, apunta y agrega que por lo general son los municipios ubicados en el norte del país los que tienen más interés en incursionar en esquemas de APP, principalmente los de Sonora, Sinaloa y Tamaulipas, debido a que gozan de finanzas sanas.

CERTIDUMBRE

ExcavancoLaura Ruiz apunta que la necesidad de adecuar los marcos jurídicos también tiene que ver con darles certidumbre a los inversionistas. Menciona que para ese efecto, también existen instrumentos financieros que garantizan la seguridad de los proyectos, pero es importante que desde las leyes y reglamentos se delineen esquemas para dar certeza de que las obras se concluirán en los tiempos estimados y que serán rentables.

“En algunos casos han quedado vacíos en los contratos porque no hay un marco normativo, pero como hoy día ya tenemos una referencia a nivel federal, y en casi todos los estados ya hay leyes de APP, ya hay una luz de faro que puede guiar a los gobiernos subnacionales a elaborar mejores contratos”, refiere.

No obstante, si bien el avance de las APP en el país ha sido constante y cada vez hay más proyectos locales financiados bajo este modelo, los tres órdenes de gobierno aún tienen tarea pendiente.

De acuerdo con el reporte “Infrascope 2012: Evaluando el entorno para las asociaciones público privadas en América Latina y el Caribe”, elaborado por el Fomin y el Ministerio de Economía y Competitividad de España, México está catalogado como un país desarrollado en la materia, junto con Brasil, Chile y Perú.

Al hacer un balance de la aplicación de este esquema de inversión, el documento apunta que uno de los principales inconvenientes de las autoridades es la falta de transparencia durante el proceso de licitación.

“El gobierno otorgó grandes proyectos a través de negociaciones directas en casos donde había un solo postor. La ley de APP requiere licitaciones competitivas, pero da excepciones para proyectos que requieren altos niveles de pericia técnica u otros recursos que limitan la competencia.

La ley no requiere licitaciones nuevas en casos de modificaciones de contratos y el sector público sigue enfocando sus experiencias en preparación de proyectos en vez de supervisión de contratos de APP actuales”, establece el reporte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: