Buenas prácticas para contrataciones externas

SVCLos municipios deben apresurarse a adoptar los principios que rigen la contratación de servicios de consultoría y outsourcing en los estados y en la Federación, ya que de lo contario, perderán la oportunidad de aprovechar las ventajas que tiene esta industria en la especialización de operaciones, la solución de problemas y generación de ahorros.

A futuro, el costo para las administraciones locales, de no realizar los cambios necesarios para aplicar estos esquemas en distintas áreas, será no tener talentos profesionales como expertos en análisis y procedimientos, enfrentar la creciente complejidad de proyectos y sistemas, la necesidad de simplificar organizaciones y aumentar su productividad, asegura el secretario de la Función Pública, Salvador Vega Casillas.

“Las administraciones locales se verán privadas del acceso a opiniones externas, a una visión innovadora para tomar mejores decisiones. No se dispondrá de la opinión independiente e imparcial. Se perderán también de contar con metodologías y organizaciones necesarias para completar proyectos y controlar presupuestos, así como de introducir modernas filosofías de gestión”, advierte.

En este sentido, la Secretaría de la Función Pública (SFP) promueve distintas acciones para que las dependencias y entidades de la administración pública federal se beneficien de las ventajas que ofrecen estos servicios. Recientemente, la SFP realizó también un estudio junto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el cual se analiza la situación actual de la industria de consultoría en el sector público mexicano, y se sugieren estrategias que se puedan aplicar por parte de las autoridades, para mejorar la integración de ambos segmentos.

Para una mejor selecciónEl documento, titulado Desarrollo de la Industria Consultora de México: Direcciones Estratégicas, Agenda de Acciones y Política, busca desarrollar una política de gobierno que ayude a confirmar el potencial de este sector como intermediario de innovaciones, transformándolas en aumentos de productividad tanto de las empresas como del sector público.

El secretario Vega Casillas platicó con Alcaldes de México del panorama que se vislumbra en el sector de consultoría y contratación externa de servicios, así como de la importancia de que estas actividades se realicen bajo las mejores prácticas, y cuáles son las tendencias y recomendaciones a nivel mundial que deben servir de ejemplo en el país.

Considera que este tipo de servicios no sólo deben significar un ahorro económico para los tres niveles de gobierno, sino también, la operación de proyectos bajo mejor calidad y estándares de transparencia. Las dependencias e instituciones del sector público deben adoptar buenas prácticas en esta materia, con el apoyo de las recomendaciones de organismos internacionales, el sector académico y especialistas.

“En la Secretaría hemos identificado como mejores prácticas internacionales en la materia, tres líneas de acción estratégicas dirigidas a impulsar el desarrollo de la consultoría, de acuerdo con la visión de una industria globalmente conectada y en la condición de contextualizar todos los problemas que se le propongan”, dice.

Dichos lineamientos incluyen una demanda de la administración pública razonablemente confiable para estos servicios, un marco normativo estable y adecuado a la naturaleza de las contrataciones, y una industria consultora integrada al marco de la economía del conocimiento profesional y experto.

El secretario añade que lo anterior constituye el punto de partida para consolidar las políticas de los gobiernos Federal y locales, en su caso, para el desarrollo de la consultoría en México.

“La administración pública debe ser capaz de expresar, instrumentar y manejar su demanda de servicios de acuerdo con los planes de desarrollo, programas de inversión y reformas que el gobierno propone al comienzo y durante su mandato”, puntualiza.

Para este fin, el gobierno debe crear una estructura de coordinación que reúna todos los requerimientos de servicios profesionales, bajo las exigencias y necesidades de cada una de las entidades y dependencias, además de monitorear el avance que se tenga en la preparación de los programas de inversión y de modernización que se estén considerando.

Ponga atención

CALIDAD Y REGLAS CLARAS

De acuerdo con el titular de la SFP, los gobiernos deben establecer una política y normatividad de contratación de consultorías, dirigidas a obtener servicios innovadores y de calidad. Una regulación adecuada ayudará a reducir las fallas del mercado y las prácticas de corrupción, al tiempo que incentivará la participación de las empresas más calificadas.

Cabe mencionar que actualmente es posible la contratación de servicios externos en el sector público bajo determinadas condiciones. La Ley de Adquisiciones prevé en su Artículo 41, como causal de excepción a la licitación, la contratación de servicios de consultoría, asesoría, estudios o investigaciones, lo que permite hacer la selección de personas físicas o morales, e instituciones públicas y privadas de educación superior y centros públicos de investigación conforme a criterios de calidad y no sólo basada en el precio.

“Esto es muy importante —expone el secretario Salvador Vega—, porque las contrataciones públicas son multidimensionales, ya que en este tipo de servicios el comprador valora el precio y la calidad.”

En septiembre de 2010 la SFP emitió y publicó los lineamientos para la aplicación del criterio de evaluación de propuestas, a través del mecanismo de “puntos o porcentajes” en los procedimientos de contratación, el cual, precisamente, considera un método de selección basado en la relación calidad-precio.

Asimismo, las administraciones deben trabajar en la profesionalización de los funcionarios que serán responsables de la contratación y manejo de los servicios especializados. También, adoptar una política de integración de la industria consultora con el sector académico y de investigación para que se aplique cualquier innovación.

El titular de la SFP añade que en el caso de los municipios es indispensable, como primer paso, disponer de claridad en las reglas del juego. Posteriormente se deberán adoptar las medidas necesarias para alinear las políticas municipales a la política del estado, y más allá a la política del país en esta materia.

“Debe asumirse que este esfuerzo sólo tendrá éxito si se actúa de manera coordinada: municipios, estados y Federación.”

Grua

RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

Salvador Vega enfatiza que además de emitir políticas claras para el manejo de los servicios de outsourcing y consultoría, se tienen que llevar a cabo los ajustes necesarios conforme avanza y se desarrolla este sector. Por ello, los reglamentos de contrataciones deberán evolucionar, conjugando el objetivo de las dependencias de adquirir servicios innovadores y de calidad, con una visión y los incentivos que motivan el desarrollo de las empresas consultoras.

Asegura que los procesos resultarán menos afectados por actos de corrupción, entre más adecuadas sean las reglas y más profesionales sean los funcionarios responsables de las contrataciones.

“Consultores capaces buscan contratos con clientes capaces, por ello deberá seguirse fortaleciendo la capacidad y la autonomía técnica de los funcionarios públicos responsables de la contratación de consultorías. De igual manera será importante el entrenamiento de directivos de las dependencias y entidades para identifi car las necesidades de uso de estos servicios para la preparación de sus proyectos”, expone.

El esfuerzo

La SFP enumera distintos factores que condicionan la demanda del sector público y la oferta de la industria:

• Disponibilidad de fondos

• Capacidad de la administración pública para preparar proyectos no rutinarios

• Dificultad para los funcionarios públicos en diferenciar entre consultores, y establecer si es que añaden valor

• Dificultad de regular y de aplicar el reglamento para la adquisición de servicios de consultoría, alineando los objetivos y las perspectivas de la administración pública con la estructura de incentivos y la dinámica de la industria de consultoría

• Dificultad para alinear la visión, los objetivos y las perspectivas del estado sobre la participación de la consultoría con las aspiraciones de la industria.

Asimismo indica que si bien aún no hay mucha información al respecto, se tiene detectado que sólo en algunos sectores existe mayor demanda de servicios de parte de la administración pública respecto a la oferta, por lo que existe un potencial de crecimiento considerable en el mercado.

“Por eso, las medidas que hemos mencionado contribuirán, en primer lugar, al desarrollo y fortalecimiento de la industria consultora, lo que en el mediano y largo plazo ayudará a fortalecer la industria del conocimiento. Y los beneficios de este hecho son, sin duda, enormes para todos los sectores de la economía, incluyendo, por supuesto, a la Administración Pública”, indica el secretario Vega.

El sector público y el desarrollo de infraestructura se favorecerán de una mayor competencia, de servicios de más calidad y de una amplia oferta de opciones de solución simples, estándar y de alta complejidad. Y en materia de obras públicas se ampliará el alcance y se perfeccionará la planeación y preparación de proyectos, y el estudio de los efectos sobre el ambiente, añade.

PALANCA ECONÓMICA

CPU

El avance de la industria de consultoría y contratación de servicios externos es un proceso que se presenta alrededor del mundo. La publicación del BID afirma que: “el principal canal de innovación y progreso tecnológico en América Latina es la adaptación de conocimiento importado, aunque muchas veces falta la capacidad de absorción necesaria para tomar completa ventaja de la transferencia de tecnología.”

En muchos países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) la consultoría profesional y experta actúa como difusor de innovaciones y de mejores prácticas que incrementan la productividad y el crecimiento económico, por lo que se ha considerado su aplicación en distintos sectores económicos y prácticas administrativas.

Es así que la industria consultora se revela como una de las “principales palancas” de la productividad del sistema económico —afirma el titular de la SFP—, y constituye una de las redes más eficientes para la movilización de innovaciones tecnológicas y organizacionales, y de mejores prácticas a través de muchos sectores económicos, incluida la administración pública.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: