Comparten poder de decisión.

Publicado Por

Las entidades federativas, además de los 2,445 municipios y las 16 delegaciones del Distrito Federal tienen un gran potencial económico por su influencia ciudadana. La población es la válvula de escape para evitar un bajo crecimiento de la economía. Así que con una buena coordinación y planeación de presupuesto ciudadano darían los gobiernos al país una mayor posición en todos los rankings.

Juan Pardinas_Mayo2014Así lo describe Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano de Competitividad (Imco), quien destacó la importancia de los Presupuestos Participativos (PP) y consejos consultivos dentro de cada administración federal, local o municipal.

En pocas palabras, los PP “se entienden como un proceso por el cual la población participa en la gestión de la ciudad definiendo o contribuyendo al destino de todo o una parte del presupuesto municipal”, señala Carlos López, director de Presupuestos Participativos de Getafe, España, y miembro de la Red Española de Presupuestos Participativos.

En México hay pocos datos de cuándo empezaron a surgir los PP, las primeras anotaciones surgen en 1990, cuando hubo un creciente cuestionamiento a las instituciones tradicionales de la democracia. Esto significa que la participación ciudadana sí da resultados.

López detalla que “el objetivo consiste en cambiar la manera de llevar a cabo la acción municipal y estatal; en poner en el centro a las personas, y pasar de ser objetos de las políticas a ser sujetos; en hacer a la ciudadanía corresponsable de esa acción estatal y municipal; en crear una nueva cultura participativa que contribuya a la planificación y gestión del territorio; en favorecer la puesta en marcha de procesos formativos basados en el valor de lo colectivo, de la cooperación, de la inclusión y justicia social, lo cual supone un cambio en la cultura política”.

Marc Parés, quien es académico y autor de Fortalezas y debilidades de las experiencias del presupuesto participativo en Barcelona, comenta “que las experiencias de participación ciudadana promovidas por las administraciones locales se han multiplicado en los últimos años. Una de las prácticas que más han proliferado, sobre todo en América Latina, pero también en Europa, es la de incorporar a la sociedad en acciones de gestión pública.

“Pero frente al auge de todas estas prácticas la pregunta que deberíamos hacernos hoy en día, es si es necesario o no abrir espacios de participación o si las administraciones lo están haciendo. Sabemos que existe esa demanda y que cada vez son más los gobiernos que apuestan por esa vía, pero la pregunta es: ¿Cómo se están llevando a cabo estas experiencias, cuál es su calidad democrática, cómo podemos mejorarla?.

La moda se acomoda En México, como ya se mencionó, el arranque de presupuestos participativos es de la década de los 90, cuando la sociedad hizo mayores cuestionamientos del gasto público en los tres niveles de gobierno.

El historiador Alberto J. Olvera, director del Proyecto Sociedad Civil y Gobernabilidad del Institute of Development Studies, University of Sussex-Ford, Foundation, opina que desde su perspectiva en México la discusión sobre la participación ciudadana en la gestión pública “está atrasada respecto de los debates latinoamericanos más relevantes. En realidad atestiguamos el predominio de una confusión conceptual y política, de manera que los actores civiles y políticos hablan de participación en un sentido meramente figurativo, es decir, como una alusión a muy diferentes procesos en marcha. No encontramos en el horizonte simbólico de los actores una idea clara acerca del papel de la participación en la democratización de la vida pública”.

Detalla que la notable ausencia en México de tradiciones participativas en el sentido de culturas y prácticas que impulsan la profundización de la democracia necesita ser explicada históricamente. “La peculiar configuración de las relaciones entre sociedad, mercado y Estado que produjo el régimen de la Revolución Mexicana está en el origen de la ‘particularidad mexicana’ en este campo, pero también el carácter tardío y prolongado de la transición a la democracia explica la centralidad de la arena político-electoral en el imaginario y en las luchas sociales de toda una generación de activistas sociales y civiles.

Pero esto no implica que el discurso de la participación y la creación de leyes e instituciones diversas para materializarla no haya sido una parte de la política normal.”

“Por el contrario, nuestro país tiene una abundancia de discursos, leyes e instituciones formalmente participativas. Pero esta presencia discusiva y legal contrasta con la escasez de prácticas efectivas y con la generalización de la simulación como cultura política en todo lo concerniente a la participación ciudadana.”

Los ac tivos En el análisis de política pública, los presupuestos participativos se refleja en el número de obras y en la calidad de información que dan los gobiernos a sus ciudadanos.

Audiencia_Mayo2014Para los expertos, el mejor termómetro es el nivel de transparencia fiscal que ejerce cada una de las administraciones. Es decir, informan en qué gastan, cómo lo hacen y para qué; demostrando siempre el interés de sus ciudadanos.

Algunos ejemplos de transparencia son:

Oaxaca La calidad de su portal electrónico le valió el reconocimiento de la Auditoría Superior de la Federación, del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) y del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP). El proceso de licitación de los proyectos del gobierno estatal incluye la publicación del calendario anual de licitaciones, la información sobre el avance del proceso y la publicación del fallo final. Difunde los planes regionales y sectoriales indicando el presupuesto plurianual requerido para sus proyectos de desarrollo.

Nayarit Difunde información respecto al manejo del erario público. Publica semestralmente la cartera de proyectos de inver- Juan Pardinas. sión pública, los recursos requeridos y las fuentes de financiamiento; da a conocer periódicamente los avances de la inversión nacional, estatal y municipal en los proyectos de desarrollo del Estado.

Puebla Mantiene su portal actualizado al día, dando a conocer las licitaciones para proyectos, adquisiciones y obra pública. En el portal oficial del gobierno se publica una cartera de proyectos de inversión y se difunden los esfuerzos que realiza en materia de capacitación para el desarrollo de negocios.

El DF no se queda atrás Para el Imco los municipios mejor evaluados en transparencia fiscal fueron: con 100 por ciento Chalco, Huixquilucan, Lerma, Metepec, Zinacantepec; Toluca con 97 por ciento; Tenango del Valle con 93 por ciento; Zapopan con 82 por ciento y Aguascalientes con 70 por ciento.

Cabe destacar que el Distrito Federal ha hecho grandes esfuerzos en esta materia, tan sólo en el año pasado, poco más de 750 millones de pesos (mdp) se destinaron a obras, servicios, equipamiento e infraestructura urbana. Esta cantidad estuvo vigilada por 1,815 comités o consejeros ciudadanos, que avalaron cada uno de los proyectos a consideración de la vox pópuli.

El ex alcalde priista de Zapopan (2010- 2012), Héctor Vielma Ordoñez, agregó que los PP, además de apoyar al gobierno para servir mejor a la gente, “nos ayudan a combatir la corrupción y a proteger los recursos públicos, pues son los ciudadanos los que supervisan que el dinero se invierta correctamente en obras para su beneficio”.

Agrega que avanzar en democracia participativa “supone cesión de poder, compartir poder con la ciudadanía; supone corresponsabilidad, lo cual hace sopesar la apuesta y saber lo que implica un proceso como el de los PP, de ahí que la voluntad de caminar en esa dirección sea un reto comprometido y de largo recorrido, además la participación ciudadana no da réditos electorales en sentido estricto”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: