Corporaciones honestas con capacitación.

VideoComo es de amplio conocimiento, los servicios relacionados con la tecnología satelital, entre ellos la localización, el rastreo y la administración de unidades y flotas, con visualización en centros de control especializados, se han convertido en una importante herramienta para la industria de la seguridad.

La opinión que se tiene del personal dedicado a este segmento es compleja, ya que diferentes factores hacen de un técnico monitor un ente operativo de gran responsabilidad, valor agregado y funcionalidad; sin embargo, este mismo individuo también puede ser la fisura por donde la información susceptible y estratégica llega a oídos de la delincuencia simple u organizada.

De ahí la importancia de contar con las características y herramientas que permitan una correcta selección y formación del personal operativo al frente de las plataformas de visualización, así como del personal de supervisión e incluso de mandos medios.

La percepción que se tiene en el exterior sobre esta plantilla especializada todavía es ambigua, debido a que la sociedad aún tiene un amplio grado de desconocimiento de lo que la combinación “equipo GPS-plataforma de monitoreo-técnico monitorista” puede lograr. En este sentido, cobra relevancia la difusión, en todos los ámbitos, de las acciones, alcances y el potencial de la tecnología satelital.

LA INSEGURIDAD DETERIORA.

Dentro de todas las corporaciones policiacas se desarrolla una tendencia cada vez más fuerte y sólida dirigida a la expansión de tecnologías de localización. Por ejemplo, la organización que represento Expediente Abierto —Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada e Industria Satelital (Amesis)— apoya a diferentes instancias de gobierno con la instalación de Módulos Amesis dentro de los C2 y C4 a lo largo del país.

Con base en la experiencia adquirida, es fundamental que las secretarías, procuradurías y ministerios públicos también consideren ciertos elementos nutrientes de formación, e incluso, de selección del personal, para echar a andar los Centros de Control que los estados y la Federación han habilitado.

Lo anterior, en aras de complementar la formación policiaca y especializar en forma suficiente a un oficial de academia o a un policía en activo para un puesto en el Centro de Control de cualquier municipio, estado o procuraduría.

La primera herramienta que recomendamos es la capacitación especializada, como fundamento cognitivo del personal que se enfrentará a un monitor con una aplicación de visualización digital. De esta forma se rompe el paradigma de que las plataformas de monitoreo son como videojuegos y se concientiza al técnico monitor de que lo que ve en pantalla no es únicamente un icono, sino que significa la integridad de una o más personas, de una unidad en movimiento y quizá hasta de mercancía de alto valor.

En Amesis se ha conformado el Curso de formación de monitoristas de seguridad, denominados de forma práctica Formos I y II.

Esta etapa de capacitación implica recibir desde formación básica en geografía, cartografía, conceptos y parámetros básicos, identificación de elementos de monitoreo e interpretación práctica de información para la aplicación de protocolos de seguridad.

Otra herramienta importante que sugerimos son los estándares de competencias laborales, con base en los lineamientos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), la cual reconoce los estándares EC0021 y EC0023, relativos a prestación de servicios de instalación y mantenimiento de dispositivos de geolocalización, así como a monitoreo de los sistemas de geolocalización, respectivamente.

CONFIANZA, ASPECTO FUNDAMENTAL.

Estamos en el entendido de que en el ámbito de la seguridad privada, y muy especialmente de la localización satelital, la información que pasa por un Centro de Control y un área de monitoreo es altamente sensible y codiciada por la delincuencia organizada. Sabedores de ello y conscientes de que el riesgo jamás se elimina, sólo se disminuye y, en condiciones profesionales se controla, la organización que represento también ha formulado soluciones concretas.

Se ha desarrollado —en colaboración con una empresa reconocida de evaluación de confianza y verificación de historial— un proceso de certificación denominado Certificación Personal GPS Confiable, el cual, mediante un proceso-filtro de evaluaciones psicométricas, psicológicas, toxicológicas y de valores, arroja un parámetro mínimo aceptable para el reclutamiento y selección del personal que pretende o incluso actualmente labora en cualquier Centro de Control.

Esta certificación está enfocada no sólo a medir las condiciones actuales del personal, también considera una base de datos a nivel nacional de técnicos monitores, con datos sobre su migración entre empresas del sector, permanencia, además de tendencias específicas, como edad promedio, estabilidad laboral y eficiencia.

Hoy por hoy un operador de un C2, C4 o Centro de Atención Ciudadana cumple con los filtros aplicables por sus respectivas corporaciones, pero la responsabilidad y la exigencia de la sociedad ante estos elementos de contacto se identifican muy por encima de lo actual. De ahí la importancia de proponer modelos de selección, capacitación, control, certificación y trazabilidad del personal de seguridad privada dedicada al monitoreo y que sea perfectamente aplicable a los elementos de cualquier secretaría de Seguridad Pública que requieran dicho perfil.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: