Deuda subnacional, 600 MIL MDP SIN VIGILAR

Publicado Por

Especialistas insisten en que se debe mejorar la transparencia en el pago a proveedores, pensiones y laudos

DineroLa deuda subnacional —que asciende a 489 mil 643.4 millones de pesos (mdp), según cifras del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) al 30 de junio de 2014— no es algo que deba preocupar demasiado en este año que comienza.

A pesar de que la cifra es tres veces más elevada que hace 10 años, los especialistas coinciden en que la cobertura está prácticamente garantizada con participaciones federales, caso contrario a lo que ocurre con la deuda de corto plazo, como adeudos con proveedores, pago de pensiones de empleados públicos o laudos arbitrales cuyo monto se ignora ya que aún persisten prácticas de opacidad en los gobiernos subnacionales que dificultan estimar el monto y conocer de qué manera se cubren dichos compromisos. “La deuda de largo plazo no pone en riesgo las finanzas públicas, pero esa no es la única obligación financiera de los gobiernos subnacionales. Lo que preocupa y debería vigilarse es la opacidad de las condiciones de deuda a corto plazo de diversos gobiernos estatales y municipales y cómo le hacen frente”, explica Ricardo Corona, abogado general y ex coordinador de Finanzas Públicas del Imco.

Ricardo Corona

Ricardo Corona

El especialista hace ver que se ignora cómo iniciará 2015 en números. “La deuda se puede mover rápido en muchas localidades, por ello y por la deficiente regulación en ese ámbito es que surgen casos que desestabilizan, como los que en su momento se denominaron ‘Coahuilazo’ o ‘Cuernavacazo’ ”.

En tanto, para Gustavo Gil, director de Análisis Político y Legislativo de Integralia Consultores, no se debe esperar un gran cambio en los montos de deuda de estados y municipios para 2015.

“Aunque en el Congreso de la Unión exista una propuesta para reformar la Constitución, está congelada por el disenso entre senadores y diputados sobre el establecimiento de una comisión bicameral para el análisis de las finanzas en estados y municipios, así como sobre quién tendría la facultad para sancionar u objetar las estrategias de ajuste”, apunta el especialista, quien explica que se tendría que analizar y medir el caso de cada estado y municipio.

“En números absolutos podría decirse que la deuda de Nuevo León o de su municipio San Pedro Garza García; Zapopan, en Jalisco, o la delegación Coyoacán, en el Distrito Federal es alta, pero no resulta así si se valoran sobre el porcentaje de su presupuesto y su capacidad de pago, por ejemplo.”

INCENTIVOS

Gustavo Gil asegura que la deuda a corto plazo inquieta porque suele ser más cara, ya que las tesorerías municipales no siempre buscan las mejores condiciones de crédito y terminan por incumplir con los servicios básicos, lo que resta competitividad a la entidad.

Gustavo Gil

Gustavo Gil

En tanto, Ricardo Corona destaca que los gobernantes “no se dan cuenta o no quieren tomar en cuenta” que mantener niveles desbordados de deuda, además de que resta puntos a la competitividad, también merma la capacidad para atraer inversión de fuera, y puede incentivar a que la que ya existe se vaya y genere un hoyo en sus finanzas públicas que podría “obligar” a las autoridades a aumentar impuestos.

Recientemente, el embajador de Gran Bretaña en México, Duncan Taylor, habló del interés de esa nación por duplicar su inversión en el país, pero también manifestó su interés en que exista un mejor manejo de recursos públicos como estímulo.

“En ese sentido, Coahuila ha puesto manos a la obra y hoy tiene a sus 38 municipios trabajando en el cumplimiento de los criterios a los que obliga la Ley General de Contabilidad Gubernamental, lo cual empezará a reflejarse desde 2015 en las condiciones de su gasto público y eventualmente implicará un mensaje de certeza jurídica y confianza para los inversionistas externos”, refiere Ricardo Corona, y comenta que durante este año y en 2016 se podrían ver mejores prácticas en entidades como Veracruz y Sinaloa, así como en los municipios de Puebla, Puebla; y Zapopan, Guadalajara, Tlaquepaque y El Salto, Jalisco.

HOYO NEGRO

Una tercera parte del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se destina a estados y municipios, de la cual 600 mil mdp se dedican a participaciones locales que no se fiscalizan. “Cerca de 80 por ciento de esos recursos se destinan a pago de deuda y no a inversión productiva, como debería ser. Si se hiciera una proyección sobre cuánto tendría que pagar cada mexicano, el monto alcanzaría unos 3,500 pesos, pero sabemos que no es así y que 75 por ciento de esa deuda está concentrada en 10 entidades, y que mientras en el Estado de México tienen un tope de deuda, en Coahuila no”, señala Ricardo Corona.

20 Municipios más endeudados

Para Gustavo Gil es preocupante que 54 gobiernos municipales destinen la totalidad de las participaciones del Ramo 28 a pagar su deuda, pues limita su margen de maniobra. “No es algo exclusivo de los ayuntamientos pequeños, ya que también lo hacen ciudades grandes como Torreón, Coahuila o Lázaro Cárdenas, Michoacán, quienes para cumplir con sus obligaciones deben defenderse con los recursos que recauden y el presupuesto del Ramo 33, destinado a rubros como salud, educación, programas alimenticios y de asistencia social, fortalecimiento financiero, seguridad pública e infraestructura básica”, concluye.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: