En 7 estados, los más pobres

Enrique AlfaroPor ahora, el combate a la pobreza en México ha partido principalmente de las políticas públicas establecidas por el gobierno Federal, y a los municipios, tradicionalmente, no se les reconoce su vocación en la atención a las carencias y la desigualdad entre su población. Sin embargo, algunos ayuntamientos comienzan a asumir con responsabilidad, austeridad y eficiencia el tema.

En 2008, el gobierno del presidente Felipe Calderón puso en marcha el programa denominado Estrategia 100 x 100, iniciativa que impulsa el desarrollo integral de los 125 municipios con mayores rezagos sociales del país, reduciendo las brechas de desigualdad regionales, a través de la coordinación institucional de las dependencias y entidades del gobierno Federal.

OlvidadosDatos de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) señalan que en estas 100 regiones estratégicas vive más de 1 millón de personas, y para elevar el ingreso familiar se integraron seis grupos de trabajo. En éstos participan las secretarías de Educación; Salud; Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; también Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como la Secretaría de Desarrollo Social y la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Julio Boltvinik y Enrique Hernández Laos, en su libro Pobreza y distribución del ingreso en México, mencionan que el discurso de la lucha contra la pobreza está desplazando parcialmente al de la política social, con sus aspectos positivos como son salud, seguridad social, etcétera. Lo anterior, dado que las economías más avanzadas a nivel global no han podido erradicar el problema de la pobreza, y atender aquellas necesidades humanas que no se traducen en señales o aspectos de mercado.

En cuanto a la medición de la pobreza por ingresos, lo que se observa es que de 2006 a 2008 hubo un aumento en los niveles de pobreza en el país; aunque, la cobertura de algunos servicios básicos y otros indicadores relacionados con la condición de pobreza de la población han mejorado en el mismo periodo, indica el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

ASUMIR RESPONSABILIDAD

Foco de atenciónEnrique Alfaro Ramírez, presidente Municipal de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, destaca lo fundamental que resulta que los gobiernos municipales realicen un esfuerzo por reconocer y dignificar a las personas, y que éstas tengan oportunidad de desarrollo.

Pese a que a los ayuntamientos no se les reconoce una vocación en el combate a la pobreza y la desigualdad, en algunos, como Tlajomulco, ya se comienza a asumir la responsabilidad, basada en la austeridad y la eficiencia. Al respecto ejemplifica que en la localidad que él gobierna se trazó como uno de los ejes principales el desarrollo de una política social integral, la que financiaron con el ahorro de 56 millones de pesos del Plan de Austeridad.

El edil refiere otros programas sociales que han puesto en marcha, como el Programa de Uniformes y Útiles Escolares, que ha beneficiado a más de 80 mil alumnos de preescolar y primaria de escuelas públicas, con una inversión de 15 millones de pesos.

El Coneval dio a conocer el 9 de diciembre pasado la metodología de medición multidimensional de la pobreza. Ésta comprende siete indicadores para identifi car a una persona en condición de pobreza: ingreso, rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación.

Aun cuando a Metlatónoc, Guerrero, se le reconoce como el municipio más pobre del país, fue en 2005 cuando se dividió en dos y surgió el de Cochoapa El Grande. De acuerdo con el Consejo Nacional de Población (Conapo), ahora es el municipio de mayor marginación del país, con una población que no rebasa los 15 mil habitantes, de los que 76 por ciento son analfabetas, 94 por ciento no cuentan con drenaje ni sanitario, y seis de cada 10 personas habitan en viviendas sin energía eléctrica ni agua entubada.

MANO FEDERAL

El gobierno Federal cuenta con otros programas para reducir la pobreza de los municipios y de México en general, por ejemplo: estancias infantiles dedicadas al cuidado y atención de niños, así como el Programa 70 y más, que tiene como objetivo mejorar las condiciones de vida que enfrentan los adultos mayores.

Asimismo, servicios y apoyos de instituciones como el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam); y el Programa Hábitat, entre otros.

El director del Organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Morelia, Michoacán, Juan Luis Calderón Hinojosa, destaca por su parte que contar con el servicio de agua potable es una forma de reducir la pobreza en las comunidades menos favorecidas. Si bien el servicio de agua y su costo deben ser pagados, pueden aplicarse los subsidios que se erogan en tantas cruzadas que tienen un destino real para apoyar a los grupos en pobreza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: