Infonavit: 10 millones de créditos otorgados

En 2017 se entregaron 533 mil 800 créditos, 68 mil más que el objetivo planteado, con una derrama económica de 80 mil mdp

FOTO: CORTESÍA DE INFONAVIT

En el marco de la Cumbre Infonavit 2018, la familia de Jorge Eduardo Bonilla González, originaria de San Luis Potosí, recibió de manos del presidente de la república, Enrique Peña Nieto, el crédito número 10 millones, un hito en la historia del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

El director General del Instituto, David Penchyna Grub, dio a conocer que otro de los logros en este sexenio del Infonavit es que se ha pagado un rendimiento a la Subcuenta de Vivienda de los trabajadores superior a los 317 mil millones de pesos (mdp), lo cual, asegura, prueba que “vivienda también es ahorro”.

También refirió que se entregaron en 2017, 533 mil 800 créditos, 68 mil más que la meta planteada, con un incremento en la derrama económica de 80 mil mdp contra el promedio de los años anteriores. También destacó que fue posible lograr un cambio cualitativo: por primera vez los créditos se denominarán en pesos.

Asimismo, anunció que el actual sexenio es en el que más créditos se han entregado en la historia del Infonavit. “Al día de hoy hemos otorgado más de 3.1 millones de créditos faltando todavía siete meses para que termine la actual administración.”

En esta línea, el directivo se comprometió a superar los 3.5 millones de créditos este año, y comentó que “no sólo estamos rebasando las metas con una cartera sana y bien administrada, sino que estamos incidiendo en forma clara en el bolsillo de las personas”.

De igual manera, habló sobre la responsabilidad de una institución como la que encabeza para financiar vivienda.

FOTO: CORTESÍA DE INFONAVIT

“¿Dónde termina una casa y dónde empieza una ciudad? Como la institución público-privada que más hipotecas financia en México, el Infonavit no podía hacer caso omiso respecto a la conformación urbana del país, la calidad de vida de sus acreditados y la sostenibilidad del nuevo modelo de vivienda centrado en las personas”, señaló.

Refirió que el modelo de financiamiento a la vivienda durante el último lustro ha cambiado de fondo, desde la creación de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) como rectora de la política pública, hasta la democratización de la oferta, ya que “hace 46 años sólo había 200 empresas constructoras de vivienda en nuestro país; hoy hay más de 3 mil que le apuestan a la modernidad, a la innovación, a generar una buena oferta para nuestros trabajadores”.

En ese sentido, Penchyna Grub afirmó que la vivienda no empieza ni termina en una puerta o en una calle; una casa empieza y termina en una ciudad. “Por eso decidimos impulsar el Índice de Ciudades Prósperas con ONU-Hábitat, un diagnóstico que mide seis dimensiones y del que México es parte, pero no es el juez de la evaluación. Es un índice internacional consensado a nivel mundial: productividad, desarrollo de infraestructura urbana, calidad de vida, equidad, inclusión social, sostenibilidad ambiental, gobernanza y legislación urbana.”

El funcionario destacó que por primera vez en México se tiene una metodología compartida para que las decisiones sobre el desarrollo urbano del país se tomen en función de evidencias e investigación seria. Así, añadió, el índice de ciudades prósperas permite que México camine con un lenguaje común entre nuestras ciudades y con una brújula de cara al futuro.

Finalmente, sostuvo que la responsabilidad macroeconómica y un ambiente propicio para la inversión es la mejor manera de saludar al futuro. “Cada empleo formado y generado en México, aquí en el Infonavit, lo asumimos como una responsabilidad”, concluyó.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: