Seguir viendo

La importancia de planear el financiamiento en municipios

México sigue siendo un país con muchas carencias en infraestructura y eso no es ajeno a los gobiernos de los estados y municipios. Aunque se ha logrado aumentar la inversión en los últimos años, ésta aún no supera el 5 por ciento del producto interno bruto (PIB) nacional, lo cual es insuficiente para abatir el rezago existente.

Además, en los presupuestos de los estados y municipios para 2016, el gasto de inversión (por ejemplo, caminos, pavimentación y alumbrado) sigue representando una proporción muy baja comparado con el gasto operativo (por ejemplo, salario de servidores públicos y mantenimiento de servicios básicos). Consideramos que esta situación estructural presenta tres importantes desafíos que se acentúan en el nivel municipal: aumentar la recaudación local, contar con una cartera de proyectos financieramente viables y que generen retorno social y económico, así como establecer una planeación financiera a mediano y largo plazos.

Fortalecer la recaudación local continúa siendo un desafío a nivel municipal en México. Cuando una calificadora, como Standard & Poor’s, evalúa la calidad crediticia a nivel local, considera relevante determinar la capacidad y la voluntad que tienen los municipios para aumentar sus ingresos propios. De esta forma se puede realizar una estimación de la flexibilidad presupuestal que pudiera existir por el lado de los ingresos para mantener un adecuado servicio de deuda, si es que existiera.

El otro desafío que tienen los municipios está relacionado con la disponibilidad de una cartera permanente de proyectos que sean viables financieramente. Aunque observamos que en muchos casos existen recursos para financiar proyectos de infraestructura, en general los municipios en México no cuentan con proyectos analizados, de manera que los mismos tengan un impacto social y económico. Realizar estudios de pre factibilidad de los proyectos ayuda, por ejemplo, a evaluar las distintas alternativas que rodean a un proyecto, incluido el tema de las fuentes de financiamiento. Así creemos que los municipios pudieran realizar mejores elecciones de sus proyectos de infraestructura o servicios que tanto necesitan.

Lograr que los municipios establezcan una planeación financiera de mediano y largo plazos, por encima de los ciclos políticos, es todavía uno de los desafíos más importantes. De lograrse, puede tener un impacto positivo en la calidad crediticia de los gobiernos municipales y puede generar mayor confianza en el sector. Durante los últimos 10 años, la infraestructura realizada a nivel local se ha financiado en su mayoría con transferencias federales, créditos bancarios y un muy bajo porcentaje con recursos del mercado de capitales o asociaciones público-privadas. La falta de confianza en el sector se ha reflejado en costos más altos del financiamiento, así como en la escasa participación del mercado de capitales para financiar proyectos de infraestructura a nivel local.

Finalmente, si bien es importante evaluar el monto de deuda municipal al momento de realizar una calificación de riesgo crediticio, para Standard & Poor’s, por ejemplo, no es una medida absoluta para determinar la misma. Un análisis integral sobre otros aspectos, como la economía, la administración financiera, la flexibilidad presupuestal, entre otros factores, pudieran sustentar niveles de deuda más elevados sin necesariamente perjudicar la calificación de riesgo crediticio.

One Response

  1. Raul Jasso Aguilar 5 febrero, 2016

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: