La Ubicación no lo es todo.

Aunque entre los principales estados exportadores del país destacan los que colindan con Estados Unidos, la ubicación geográfica no lo es todo en materia de comercio exterior, explican especialistas. No hay fórmulas probadas o recetas infalibles: para lograr vender productos a otras naciones, es necesario lograr una combinación equilibrada de diversos factores.

Un punto fundamental para alcanzar el éxito en la actividad exportadora es contar con la infraestructura de transporte adecuada y económica, señala el director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz.

“Una limitante que tienen algunas entidades en el sureste del país, es que a pesar de que tienen una fuerte actividad agrícola y ganadera, no poseen la infraestructura para movilizar rápidamente sus productos”, menciona.

Además, otro aspecto básico para los estados es el educativo, agrega, que significa contar con gente preparada en las actividades de producción, generación de riqueza y exportación.

“Por lo general, las entidades que tienen la mayor competitividad y productividad para exportar son las que cuentan con las mejores escuelas, por eso es importante tener un sistema educativo de calidad”, dice De la Cruz.

Y otro factor indispensable es que los gobiernos estatales tengan una política económica que favorezca el desarrollo y la instalación de empresas en su territorio, detalla. En este punto se incluyen los incentivos fiscales o donativos que puedan hacer las entidades e incluso los unicipios para apoyar al sector privado.

“La ubicación geográfica les ha dado una ventaja histórica a los estados de la frontera”, reconoce Leticia Armenta Fraire, directora del Centro de Análisis Económico del Departamento de Economía del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Campus Ciudad de México.

Pero en las comparaciones de estado por estado, la competitividad para exportar se asocia a factores institucionales, es decir, qué tan ágiles son los gobiernos para registrar negocios y facilitar trámites para las empresas, agrega. Los últimos estudios elaborados por el ITESM ubicaron a Nuevo León y al Distrito Federal en la cima de esa clasificación.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el periodo 2007-2012, el valor de las exportaciones de las entidades federativas alcanzó un promedio de 262 mil millones de dólares (mdd), y las industrias manufactureras aportaron 84 por ciento de ese concepto, siendo la principal actividad con 218 mil mdd.

La extracción de petróleo crudo representa 15 por ciento, con 40 mil mdd, y finalmente la minería no petrolera aporta 1 por ciento de las exportaciones, al registrar 4 mil mdd.

Según su último reporte disponible, las entidades federativas que destacaron en 2012 por el valor total de sus exportaciones son: Chihuahua, con una aportación de 13 por ciento, seguida de Baja California y Coahuila, con 10 por ciento ambas; Campeche, con 9 por ciento y Nuevo León, con 8 por ciento. Estas cinco entidades concentran 50 por ciento del valor total de las exportaciones del país.

“Las exportaciones se concentran principalmente en las entidades del norte del país por la contribución que tienen las industrias manufactureras, sin embargo en el sureste destaca Campeche por la exportación de petróleo crudo”, indica el INEGI.

La ubicación geográfica es importante, destaca De la Cruz, pero en entidades como Nuevo León, su vocación industrial, que se remonta a hace más un siglo, ha fomentado la actividad exportadora. Ello se ha traducido en la instalación de corredores industriales o clusters que han atraído a nuevas empresas.

Sin embargo, en cuanto a las políticas impulsadas por el Gobierno Federal, hace falta que se apoye a sectores y regiones que tienen resultados más modestos en materia de comercio exterior.

Los más “aplicados” En su última edición, el Índice de Competitividad Estatal 2012, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), evaluó a las entidades federativas en cuanto a su vinculación con el mundo.

El subíndice califica en qué medida se capitaliza su relación con el exterior a través del turismo, la inversión extranjera directa y el comercio internacional.

El reporte arroja que el indicador en cuestión, que mide el valor de las exportaciones e importaciones sobre el producto interno bruto (PIB) estatal, presentó una mejoría de 9.2 por ciento en el periodo 2008-2010.

Para el promedio de las entidades, el valor del intercambio comercial con el exterior pasó de representar 42 por ciento del PIB en 2008, a 45 por ciento en 2010. “El caso más notable de esta tendencia es el estado de Chihuahua, donde el valor de las exportaciones y las importaciones sobre el PIB pasó de 193 por ciento en 2008, a 286 por ciento en 2010: un incremento de 93 puntos porcentuales”, señala el Imco.

Leticia Armenta Fraire_Mayo2014Un ejemplo importante en materia de avances y apoyos para generar empresas exportadoras es el de Querétaro, coinciden ambos especialistas, donde se ha desarrollado de manera exitosa un corredor industrial de la aeronáutica. “Si bien la mayor parte de las empresas son maquiladoras de esa industria, evidentemente es un paso inicial que, si se conserva, podría generar nuevos nichos productivos”, subraya De la Cruz.

En los últimos años, el centro del país ha avanzado notablemente, sobre todo en el desarrollo de enclaves automotrices, dice a su vez Armenta Fraire, además del crecimiento de la industria electrónica en el Occidente, en particular en Jalisco. Los gobiernos estatales han puesto en marcha programas para favorecer que las empresas cuenten con un mejor entorno para hacer negocios, agrega, garantizando la seguridad y proveyendo servicios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: