Seguir viendo

Luz y sombras en infraestructura

LogrosA nueve meses de concluir la presente administración, los llamados megaproyectos de infraestructura continúan pendientes, al menos los del sector de comunicaciones y transportes, como el puerto de Punta Colonet, el aeropuerto de Riviera Maya y los sistemas 2 y 3 del Ferrocarril Suburbano, que vienen arrastrando los efectos de las crisis económica de 2008-2009.

La construcción, ampliación y modernización de carreteras son los temas con avances reales: de un monto estimado de inversión por 287 mil millones de pesos (mdp) para el periodo 2007-2012, hasta noviembre de 2011 se habían destinado 228 mil mdp.

En el sector de agua potable, alcantarillado y saneamiento también se observó un aumento en la inversión, pasó de 19 mil mdp al año, en promedio durante el sexenio 2001-2006, a 29.5 mil millones anuales desde 2007 a la fecha.

En 2007 las condiciones económicas a nivel mundial eran positivas y contagiaron a México, ya que la macroeconomía, el tipo de cambio y las tasas de interés estaban estables. A su vez, eso provocó gran interés por parte de los inversionistas internacionales en los proyectos de infraestructura que comenzaron a licitarse.

Avance a medias

De acuerdo con el discurso del presidente de la república, Felipe Calderón Hinojosa, durante la presentación del Programa Nacional de Infraestructura 2007-2012 (PNI) el 18 de julio de 2007, el objetivo era ampliar la infraestructura necesaria para elevar la competitividad de la economía nacional, así como para convertir a México en una plataforma logística altamente competitiva.

El PNI está integrado por una lista de 296 proyectos y, desde su creación, funcionarios, inversionistas, constructores e ingenieros destacaron dos que detonarían e impulsarían el desarrollo económico en dos regiones diferentes del país: el puerto Punta Colonet y el aeropuerto de Riviera Maya.

Todos los interesados observaron en el PNI la reactivación de una oportunidad para trabajar con permanencia en proyectos de largo plazo en el país, más aun con la creación, en febrero de 2008, del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin).

Durante los primeros cuatro meses de 2008, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) —encargada de desarrollar 40 por ciento de los proyectos enlistados en el PNI— se mantuvo optimista frente a la licitación del megapuerto de Punta Colonet, que logró atraer la atención de 50 empresas. La inversión sería de 5 mil millones de dólares (mdd), la concesión de 45 años y el recinto se desarrollaría en 2,700 hectáreas. Pero, antes de concluir el primer semestre de 2008, la recesión económica frenó el entusiasmo de los empresarios ante el cierre de las fuentes de financiamiento que en su mayoría provienen de instituciones internacionales.

Las fechas de concurso se pospusieron al menos en tres ocasiones e incluso se redimensionó el proyecto. Según el PNI, la construcción de Colonet se iniciaría en 2009 y se concluiría —una primera etapa— en 2012; originalmente desahogaría el movimiento de carga desde Asia a Estados Unidos, ya que los puertos de Long Beach y Los Ángeles estaban saturados.

Para Francisco Kassian, director general de Stevedoring Services of America México (SSAM), los puertos de Estados Unidos con los que competiría Colonet tienen una capacidad ociosa de 30 por ciento, por lo que se debe realizar un análisis profundo para revisar la viabilidad del proyecto.

La situación fue la misma para el aeropuerto de la Riviera Maya, el segundo megaproyecto del sexenio. Durante más de tres años se anunció su licitación, que no se publicaba por la falta de interés de los inversionistas, derivado también de la crisis económica.

La convocatoria pública internacional salió el 10 de mayo de 2010, el proyecto requería una inversión mínima de 2, 700 millones de pesos (mdp) y la concesión era por 50 años para construir, operar y administrar el aeropuerto en Tulum, Quintana Roo, que tendría una capacidad inicial de 700 mil pasajeros.

Ese aeropuerto atendería a los turistas que visitan la Riviera Maya —región que tiene una oferta de 40 mil cuartos de hotel—; a la fecha algunas aerolíneas mantienen su desacuerdo, debido a que tendrían que duplicar instalaciones, ya que sólo habría 18 kilómetros de diferencia con el aeropuerto de Cancún, donde se ofertan 30 mil cuartos de hotel, razón por la cual es considerado la joya de la corona para Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur), al ser el segundo aeropuerto más importante del país con 13 millones 22 mil pasajeros durante 2011.

La polémica del proyecto se incrementó cuando se anunciaron las ampliaciones de las terminales y la puesta en marcha de la segunda pista para despegues y aterrizajes simultáneos.

Actualmente se mantiene congelada esa licitación en tanto no se resuelva la impugnación de Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), uno de los tres consorcios participantes, respecto al fallo de la SCT de declarar desierto el concurso, lo que sucedió el 20 de mayo de 2011.

Otro de los compromisos del presidente Calderón fue poner en servicio 100 kilómetros de rutas ferroviarias para el transporte de pasajeros. Esa meta se cumpliría con el Sistema 2 y 3 del Ferrocarril Suburbano y los ramales del Sistema 1 (ya en operación). Sin embargo, ninguno de los dos proyectos ha iniciado, se repitió la historia, la crisis económica y la falta de financiamiento.

El proyecto del Sistema 3, con la ruta Chalco-La Paz-Constitución de 1917, es el único con mayores posibilidades de licitarse en este sexenio, toda vez que de acuerdo con la SCT, sí tienen la intención de continuar con el proyecto.

“Sufrió las consecuencias de la desaceleración económica de hace tres años, lo que hacemos es terminar de revisar el tema financiero y la situación particular del trazo, así aseguramos que el proyecto tenga el mayor éxito con el reordenamiento de los accesos alimentadores y defi nimos aspectos como derechos de vía y el trazo, se anunciará próximamente”, comenta el titular de la SCT, Dionisio Pérez Jácome.

El funcionario detalla que están en la fase final de rearmado del proyecto, asimismo, revisan la situación fi nanciera y del trazo, así como las condiciones para asegurar que el proyecto tenga el mayor éxito con el reordenamiento de los accesos para las rutas alimentadoras.

El Sistema 2, con la ruta de Jardines de Morelos a Martín Carrera, quedó descartado, al menos la publicación de las bases de la licitación no se dará en esta administración.

Miguel Ángel CorroMiguel Ángel Corro, director del Departamento de Administración y Finanzas del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) campus Santa Fe, califica como positiva la construcción de infraestructura que se desarrolló durante la administración del presidente Felipe Calderón, aunque insuficiente.

Para el especialista, un balance del Programa Nacional de Infraestructura (PNI), “sin echar campanas al vuelo” resulta positivo, tal vez no suficiente y con algunas inconsistencias, particularmente si se destaca que hay proyectos que no se concretaron, particularmente los llamados megaproyectos, como el puerto de Punta Colonet y el aeropuerto de la Riviera Maya.

Éstos fueron dos de los que se truncaron ante la falta de financiamiento y de los que se esperaba fueran un apoyo para elevar el nivel de competitividad en el país, como se estableció en dicho documento.

Explica que fueron una serie de razones de toda índole las que evitaron su desarrollo y de otros proyectos más, desde la crisis de 2008 y 2009, principalmente, hasta la falta de interés de los inversionistas.

“Hace unos años fue la crisis económica la que detuvo proyectos no sólo en México, sino en todo el mundo, y en este año será más el tema político, considerando las elecciones presidenciales y donde seguramente se le dará prioridad al tema de seguridad”, añade.

CARRETERAS: EJE CENTRAL E INTERESTATALES

La SCT reconoce en el Programa Carretero 2012, que la infraestructura de transporte en México aún presenta defi ciencias que obligan a llevar a cabo un gran esfuerzo de inversión pública y privada en los próximos años.

En lo que se considera el cierre del sexenio de la infraestructura, la dependencia buscará dar prioridad a obras de modernización y construcción de accesos urbanos, libramientos y ampliaciones de vías cuya capacidad ha sido o está a punto de ser rebasada por el tránsito.

Esta administración incluyó la construcción de cruces y puentes fronterizos hacia Estados Unidos, los cuales agilizan el intercambio de mercancías entre ambos países.

Adolfo Zagal, director general de Desarrollo Carretero de la SCT, explica que hace cinco años el presupuesto federal para el Programa Carretero oscilaba entre 10 a 12 mil mdp anuales; en la actual administración se destinan en promedio 50 mil mdp por año.

“No sólo es la infraestructura como tal, sino la posibilidad de crear zonas logísticas alrededor de los cruces fronterizos, ahí la SCT también va a invertir. Si sumas la actividad comercial entre México y Estados Unidos seríamos la cuarta economía mundial. Es una área de oportunidad”, expone Zagal.

La infraestructura carretera genera un alto beneficio a la actividad económica nacional, ya que más de 70 por ciento de las mercancías se transportan por estas vialidades, el porcentaje restante se mueve por ferrocarril, barco y avión.

Los ejes carreteros que se desarrollaron durante esta administración fueron para detonar la actividad comercial de la región centro con el norte y el sur del país, y entre el Pacífico con el Golfo de México. Asimismo, complementa el servicio en los puertos.

“Crear carreteras que no sólo sean ejes centrales, sino también sean interestatales, que conecten puertos, que conecten zonas turísticas, te da un valor muy importante de actividad comercial y turística, y eso redunda en mayor productividad, en mayor valor agregado para el país y que se refleja en el producto interno bruto”, dice Zagal.

De acuerdo con el funcionario, todas las metas que se establecieron dentro del PNI prácticamente están desarrollándose. Un proyecto del que sólo se revisa el trazo, porque así se estableció en el Plan, es el Arco Sur, de tal forma que su construcción iniciará en la siguiente administración.

Algunos de los proyectos ya terminados son los puentes internacionales de San Luis Río Colorado, de Río Bravo- Donna y el Reynosa Anzaldúas; el puente Baluarte, además de las carreteras Tepic- Villa Unión, Irapuato-La Piedad, Querétaro- Irapuato, Nueva Italia-Apatzingan, Arriaga-Ocozocoautla, entre otras.

AUMENTO INVERSIÓN EN PUERTOS

La inversión entre 2007 y 2012 en el sector portuario será 38 por ciento mayor en comparación con la administración anterior, y 356 por ciento superior al sexenio 1995-2000. El monto para la actual administración concluirá en 48 mil 782.9 mdp, de los cuáles 54.7 por ciento serán inversión pública y 45.3 por ciento privada.

Si bien se han construido terminales, muelles de plataformas marinas y ampliaciones de los recintos, la Coordinación de Puertos y Marina Mercante ha reconocido que el movimiento de carga se concentra en cuatro recintos: del lado del Golfo son Veracruz y Altamira; y en el Pacífico, Manzanillo y Lázaro Cárdenas.

De acuerdo con Thomas Cortés, presidente de la Asociación Mexicana de Infraestructura Portuaria y Marítima, los integrantes de este sector no están aprovechando el potencial de los 11 mil kilómetros de costas del país, y sólo se concentran en algunos recintos.

Cortés agrega que de los 330 parques industriales que existen en el país, sólo 10 de ellos se ubican en las costas mexicanas, aprovechando las instalaciones portuarias, a diferencia de China que tiene sus principales corredores y parques industriales cerca de sus puertos.

AGUA: COBERTURA DE 92%

En el PNI se estableció llegar a 92 por ciento en cobertura de servicios de agua potable y en alcantarillado 88 por ciento; actualmente en agua potable se cubre 92 por ciento y en alcantarillado ya se sobrepasó la meta originalmente establecida.

Antonio Fernández Esparza, gerente de Estudios y Proyectos de Agua Potable y Redes de Alcantarillado y Saneamiento de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), detalla que la meta para 2012 en el saneamiento de agua es de 60 por ciento, porcentaje que se duplicó respecto al registrado al principio de la administración. Para los próximos años se habla de una meta de 62.9 por ciento.

En los últimos cinco años, el comportamiento de la inversión de este sector ha sido de 30 mil mdp por año, cifra superior a la inversión federal, estatal, municipal y privada que se registró durante la administración anterior, cuando fue de 19 mil mdp por año para infraestructura de este tipo.

Entre los proyectos estratégicos ya concluidos destacan obras para drenajes, los túneles Río de Los Remedios y de la Compañía, así como los acueductos Río Colorado- Tijuana y Conejos-Médanos.

Los que están en construcción son el túnel Emisor Oriente, las presas El Realito y El Zapotillo, y las plantas de tratamiento de aguas el Ahogado y Atotonilco. Ésta última es considerada la más grande del mundo que está en construcción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: