Pronta reacción de CFE ante sismo

Publicado Por

El terremoto del 19 de septiembre de 2017 tuvo lugar a las 13:16 horas; nueve horas después de la tragedia, la Comisión había restablecido el suministro eléctrico en más de la mitad de las viviendas y comercios afectados

FOTOS: CFE/ROSA MARGARITA FERNÁNDEZ

En la ciudad de México, el 19 de septiembre, después de 32 años se volvió a sentir un sismo de características devastadoras con magnitud de 7.1 grados que provocó, además de edificios derrumbados, muertes e incomunicación, interrupciones en el suministro de energía eléctrica a 7.1 millones de hogares y comercios en el Valle de México y los estados de Morelos, Puebla, Oaxaca, Guerrero y Tlaxcala.

Casi 35 por ciento del total de los usuarios de energía en los estados impactados por el sismo padecieron afectaciones en el suministro de energía eléctrica, ocasionando en su momento dificultades de comunicación y transporte, así como en la búsqueda y rescate de sobrevivientes al anochecer.

De acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ese día, a las 22:00 horas, los cuerpos de trabajo de esta institución habían logrado restablecer el servicio a 3 millones 464 mil 891 hogares y comercios, es decir que se había regresado la energía eléctrica al 73 por ciento del total de afectados.

FOTOS: CFE/ROSA MARGARITA FERNÁNDEZ

El evento sísmico aconteció a las 13:16 horas, es decir, que a poco más de nueve horas de la tragedia, la CFE había logrado restablecer en más de la mitad de las viviendas y comercios afectados el suministro eléctrico. Mientras aún se prestaban servicios de auxilio, los militares realizaban acciones de búsqueda y rescate y la sociedad civil se organizaba para trasladar alimentos, medicinas y demás artículos necesarios en el momento, los equipos de la Comisión laboraban para regresar el servicio al restante 27 por ciento de los afectados.

A las 22:00 horas del 19 de septiembre, se había restablecido 60 por ciento del suministro de electricidad en la Ciudad de México, 90 por ciento en el Estado de México, 40 por ciento en Morelos y 99 por ciento en Oaxaca, Guerrero y Tlaxcala. La mayoría de las afectaciones se concentró en el Valle de México, donde fueron desplegadas 32 plantas eléctricas de emergencia y 54 torres de iluminación destinadas a apoyar en los sitios donde se realizaban trabajos de rescate.

La rapidez en la respuesta de la institución encargada de suministrar energía eléctrica a los hogares, comercios, calles y avenidas fue fundamental al permitir que los cuerpos de búsqueda y rescate trabajaran de noche en zonas de desastre y en ubicaciones donde existía la posibilidad de localizar cuerpos aún con vida entre los escombros. Asimismo, la CFE se encargó de garantizar que en los hospitales y otras instalaciones de atención médica hubiera energía eléctrica.

Las labores de la Comisión se centraron en devolver el servicio a los hogares y comercios, principalmente en instalaciones estratégicas.

Para el 23 de septiembre, cuatro días después, a las nueve de la noche la CFE había logrado restablecer 99 por ciento del suministro de energía eléctrica en hogares y comercios.

De acuerdo con cifras de la Comisión, durante los operativos realizados participaron 3,072 trabajadores, 920 vehículos, 468 grúas, un helicóptero, 74 plantas de emergencia y 54 torres de iluminación distribuidos en todas las entidades afectadas.

TRABAJO COORDINADO

Las labores realizadas por la CFE no se limitaron al evento sísmico del 19 de septiembre, cabe recordar que un par de semanas antes, el 7 de septiembre un terremoto de magnitud de 8.1 grados devastó el Istmo de Tehuantepec y otras comunidades de escasos recursos de los estados de Oaxaca y Chiapas, donde la Comisión asignó a 500 trabajadores adicionales a los propios del estado y 11 plantas de emergencia, horas después del acontecimiento, con la finalidad de apoyar en las acciones de restauración del suministro de energía eléctrica en las localidades.

De los 500 trabajadores adicionales, 250 fueron asignados al estado de Chiapas, el resto se sumó a los 334 que se encontraban en el momento laborando en la zona de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca. Los operativos no fueron retirados hasta garantizar que el servicio fuera restablecido al 100 por ciento.

Con la mayor disponibilidad de apoyar y contribuir a la población en general, la CFE, a través del Sistema Nacional de Protección Civil, se coordinó en ambos siniestros con las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), de Marina (Semar), de Gobernación (Segob), así como con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Protección Civil (PC) y con los gobiernos estatales y municipales para atender de manera más rápida y eficaz a la población afectada por las alteraciones en el servicio de energía eléctrica, y contribuir a que los equipos de rescate continuaran con su labor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: