Sea eficiente con apoyo de terceros

SeñalandoOutsourcing se refiere a la contratación de un trabajo o servicio otorgado por especialistas para lo cual el ente público pagaría un honorario, y la contraprestación es la responsabilidad del proveedor sobre dicho trabajo o servicio, entregando un producto terminado, háblese de software, reportes financieros, recibos de nómina, etcétera.

Es importante hacer hincapié al respecto porque se podría confundir con una tercerización, en la cual el contrincante ofrece al ente público la contratación de personal, de tal forma que dicho proveedor no tiene ninguna obligación sobre el trabajo o producto terminado, solamente sobre la carga impositiva conforme a las leyes laborales vigentes en la contratación del empleado.

Asimismo, los procesos que desde hace más de 10 años se dejan en outsourcing, comúnmente son los llamados adjetivos —conocidos como administrativos, por ejemplo, el proceso de nómina, reportes financieros o de contabilidad—, aunque también los procesos sustantivos —los que llegan directamente a la sociedad, como servicios de logística de distribución de despensas— pueden llevarse a cabo bajo este esquema.

Las mejores prácticas establecen que este modelo permite que los estados sean más eficientes, principalmente porque aumentan su competitividad en costos, generan ahorros, además de que cualitativamente hay un tercer experto dedicado a la actividad respectiva, que constantemente se actualiza y realiza una revisión adicional de calidad.

Actualmente, en las entidades federativas y municipios del país se utiliza poco este modelo y los servicios de outsourcing que normalmente contratan son:

• Vigilancia y seguridad

• Limpieza y mantenimiento

• Nóminas, contabilidad y procesos

• Emisión de reportes financieros

• Tecnología

• Mesas de ayuda

• Soporte interno de aplicaciones o herramientas tecnológicas

• Servidores

• Fábrica de software

• Administradores de proyectos tecnológicos con certificaciones

• Telecomunicaciones y redes

REZAGO POR SUPERAR

Entrada

En el ámbito gubernamental, México presenta un rezago de 20 años, aproximada-mente, en la utilización de estas prácticas, y mucho obedece a que los gobiernos de los estados tienen un presupuesto de egresos que se justifica en la contratación de personal para que realice distintas actividades, mismas que pueden provocar obesidad en las estructuras administrativas e ineficiencias operativas.

No se puede hacer a un lado el hecho de que el gobierno tiene una misión de empleador; incluso, existen ciudades en México donde la mayor parte de la actividad económica se apoya en el sector público, por ejemplo, en los casos de Chilpancingo, Guerrero, y Chetumal, Quintana Roo.

En el tema del talento del personal, utilizando el término de tercerización, en el país por lo general, no se contrata a un funcionario para que realice una actividad específica o directiva; pero, en naciones como Francia, lo que comúnmente se aplica es el movimiento de personal, en el sentido que los funcionarios laboren en diferentes dependencias públicas y en distintos niveles de gobierno, con el objetivo de capitalizar el talento y la experiencia de éstos.

SECTORES ESPECÍFICOS

CalculadoraExisten procesos muy claros de outsourcing como la contabilidad, procesos de nóminas y servicios de tecnología, en los que se puede considerar como una buena alternativa para la operación del sector público. Además de los mencionados anteriormente, en la actualidad se contrata bajo este esquema el servicio de tecnología cloud computing, también conocido como “información en la nube”, en el cual se aprovecha la capacidad y experiencia de los proveedores con personal calificado en la materia, que apoyan a los funcionarios responsables de las distintas direcciones y departamentos.

También algunos estados están adoptando el tema en la contabilidad de los hospitales generales del sector público, así como en la distribución de medicamentos de sus almacenes, con una eficiencia importante y ahorros que van de 8 a 12 por ciento del presupuesto en las partidas aplicables.

Es un hecho que este tipo de contratación de servicios es una pieza clave para la competitividad en los estados y municipios, pero, para ponerlo en práctica, es necesario que las autoridades correspondientes realicen un estudio del costo-beneficio de la contratación externa. Esto significa ahorros en términos cuantitativos, así como calidad y control en los procesos y servicios en términos cualitativos.

Además, es necesario que al aplicar un esquema de outsourcing, el gobierno establezca un contrato que incluya las condiciones sobre los servicios que se realizarán, con indicadores claros y específicos, donde se defina la responsabilidad del proveedor y no dejar de lado la razón de ser del ente público y los beneficios que deriven para la sociedad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: