Seguridad, clave para smart cities

Urbanizar a mayor escala implica que las ciudades deben ser más eficientes para satisfacer las necesidades de una creciente población

FOTO: CORTESÍA DE AIRBUS SLC

Hoy día, más de 50 por ciento de la población mundial vive en entornos urbanos y, para 2045, se espera que el número de habitantes en ciudades crezca 1.5 veces, alcanzando 6 mil millones de personas.

Las urbes son atractivas, entre otras cosas, por las oportunidades de empleo y estilo de vida que ofrecen. Esto significa que sus líderes deben ser rápidos para planear el crecimiento y ofrecer servicios básicos e infraestructura, por ejemplo, vivienda accesible para satisfacer las necesidades de las personas.

TENDENCIA

En pocas palabras, las ciudades inteligentes o smart cities recaban una gran cantidad de datos a partir de dispositivos conectados a sensores, luces y medidores. Después, analizan esa información y la combinan con datos relacionados con las acciones diarias de su población, con el fin de ofrecer infraestructura, servicios públicos y para encontrar la manera más eficiente de administrar dichos sistemas.

En este contexto, empresas como Airbus cuentan con un portafolio con soluciones para la creación de ciudades inteligentes, sobre todo en materia de seguridad, un aspecto clave para urbes del futuro, ya que en la medida en que las ciudades crecen se generan comunidades menos cohesivas, con un mayor potencial de amenazas y efectos mayores en caso de incidentes. De igual forma, el incremento en la mano de obra hace que los líderes busquen métodos más inteligentes para mantener la seguridad.

Contar con soluciones efectivas de comunicación para las autoridades es vital para luchar contra disturbios sociales, crimen y terrorismo; para lograr el éxito de este programa es fundamental lograr la integración de los sistemas. Las comunicaciones de datos y radio complementadas con aplicaciones de seguridad pública, soluciones de control y comando, sistemas de respuesta ante emergencias y sistemas de alerta pública juegan un papel importante.

Una forma de lograr dicho objetivo es mediante comunicación en tiempo real para las autoridades con el uso de redes Tetrapol, complementadas con soluciones de banda ancha. En otras palabras, mediante la creación de redes híbridas.

Una mejor comunicación contribuye a mejorar la vigilancia policial de las comunidades y a generar una mayor colaboración entre autoridades y residentes. Además, las redes de la autoridad pueden integrarse con los sistemas de Internet de las cosas (IoT, por su abreviatura de Internet of things) de la misma ciudad.

El desarrollo de una ciudad inteligente es gradual. Podemos pensar en una analogía con la forma en que los autos de carreras han evolucionado y han pasado de ser un sistema mecánico de piezas para convertirse en computadoras, con todos los sistemas monitoreados y con telemetría que envía datos al centro de control de la escudería.

Las ciudades se transforman gradualmente para para estar mejor conectadas y más alerta. Las urbes del futuro serán un nuevo espacio dónde vivir.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: