Seguir viendo

Tras las rejas

Alcaldes detenidos en México

Bajo la actual administración Federal, por lo menos 35 presidentes y ex presidentes municipales han sido detenidos por motivos diversos. El primero de ellos fue el ex alcalde de Jalpa de Méndez, Tabasco, en agosto de 2007, bajo la acusación de daños en propiedad ajena. El más reciente —al cierre de esta edición— fue el también ex presidente municipal Félix Cruz Lastre, de Tlilapan, Veracruz, procesado por un presunto fraude de 500 mil pesos en los primeros días de 2010.

En cifras, de las personas que ocupan o han ocupado el cargo de edil y que han sido sujetas a procesos judiciales, 16 son de Michoacán —la gran mayoría de ellos aprehendidos por las autoridades federales en mayo de 2009, por presuntos vínculos con el crimen organizado, acción conocida como el “michoacanazo”—. Muy atrás le siguen el Estado de México, con cuatro; Chiapas, con tres; y con dos se encuentran Hidalgo, Oaxaca y Tabasco.

Con un edil detenido están las siguientes entidades: Jalisco, Puebla, Durango, Coahuila, Quintana Roo y Veracruz. En total, 12 estados han tenido presos a alcaldes y ex alcaldes, de acuerdo con un recuento de información que realizó Alcaldes de México entre distintos medios nacionales y locales, hasta el pasado 3 de noviembre de 2010.

Los números por partido son los que a continuación se presentan: pertenecientes al Partido Revolucionario Institucional (PRI) han sido detenidas 16 personas, 10 del Partido de la Revolución Democrática (PRD), ocho del Partido Acción Nacional (PAN) y uno fue postulado a la presidencia municipal por varios partidos coaligados.

PresoAsimismo, 14 de los detenidos eran ex alcaldes al momento de su detención, dos eran presidentes municipales con licencia y 19 en funciones. Todos han sido hombres, ni una sola mujer.

Por otra parte, en tres de los cuatro años del gobierno Federal sólo ha habido una variación muy notable, que fue en 2009. En efecto, las detenciones por años son las siguientes: en 2007 se registraron seis, las que disminuyeron a cinco en 2008, el pico más alto fue en 2009 cuando se registraron 19, mientras que en 2010 volvió a cinco.

En materia de delitos, 22 de los casos han pertenecido al fuero Federal, principalmente por vínculos con la delincuencia organizada, y después por posesión de armas de uso exclusivo del Ejército, y 13 por delitos del fuero común, principalmente por peculado (ocho casos) y uso indebido de funciones. Pero incluso hay un caso en el que hubo un acusado de ser líder de una organización de secuestro: Mario Moreno Conrado, de Ixtapaluca, Estado de México, quien además buscaba una diputación por el PRD.

En el contexto de la llamada “guerra contra el narcotráfico” también es de destacar que el primer alcalde detenido por presuntos vínculos con alguna banda del narcotráfico fue Rubén Gil, de Izúcar de Matamoros, en marzo de 2008. El más reciente caso fue el de José Luis Ávalos Rangel, ex presidente municipal de Tzitzio, Michoacán, cuya detención se debió a posesión de drogas y armas.

Cabe señalar que en las acusaciones, la banda delictiva con la que más se ha relacionado a las autoridades municipales ha sido La Familia Michoacana, a la que los alcaldes de la entidad detenidos habrían presuntamente brindado protección, apoyo táctico y técnico, así como información.

Asimismo, en estados con fuerte presencia de la delincuencia organizada y que presentan altos índices delictivos, como son Sinaloa, Chihuahua o Tamaulipas, no se ha registrado ni un solo caso de ediles detenidos.

Incluso hay dos casos de detenciones de alcaldes mexicanos realizadas en Estados Unidos, ambas en 2008: en marzo fue aprehendido Rubén Gil Campos, de Izúcar de Matamoros, Puebla, bajo el cargo de narcotráfico; y en septiembre cayó José Luis Vizcarra Mayorga, ex presidente de Tonalá, Jalisco, detenido en Los Ángeles y entregado a las autoridades mexicanas en Tijuana por los cargos de homicidio, crimen organizado, asociación delictuosa, abuso de autoridad y extorsión.

RejasEl caso más destacado de los alcaldes que han sido apresados es el de Gregorio Sánchez Martínez, presidente municipal de Benito Juárez, Quintana Roo, quien contaba con licencia y era candidato a la gubernatura del estado por una coalición de partidos encabezada por el PRD al momento de su detención el 25 de mayo de 2010. Hasta este momento permanece preso y acusado de delincuencia organizada, delitos contra la salud y lavado de dinero.

La mayoría de los presidentes y ex presidentes municipales han sido liberados; cabe mencionar, por ejemplo, que de los funcionarios detenidos en Michoacán durante 2009, sólo uno permanecía preso a finales de octubre de 2010: Armando Medina Torres, de Múgica. El resto comenzó a ser liberado desde junio del mismo 2009, y el más reciente fue Mariano Ortega Sánchez, de Lázaro Cárdenas, en septiembre de 2010.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: