Votación a mano alzada sin partidos detrás

En Tlahuitoltepec, Oaxaca, un municipio que se rige por el sistema de usos y costumbres, una Asamblea General decide el cambio de personas en el poder

EscoltaPara entender el sistema de Gobierno de Usos y Costumbres hay que vivirlo. En él los cargos no se disputan mediante campañas, ni con estrategias de políticas partidistas. En Tlahuitoltepec, Oaxaca, no existe la política a ultranza: las formas de poder nada tienen que ver con la ambición de eternizarse en la supremacía. La palabra de los gobernantes es sencilla, clara, y se expresa en acciones concretas, materiales y espirituales, en beneficio de la comunidad. Los Principales interactúan con el pueblo, porque fue decisión de éste, a mano alzada, que ellos prestaran tequio como autoridades, por un año, al servicio de todos.

Así es la vida en este municipio donde el español se habla sólo para comunicarse con los visitantes, y donde la mayor parte de los días de otoño e invierno amanece cobijado por una helada y gruesa neblina que se hospeda por días en la cresta de la Sierra Ayuujk jää’y (mixe), al Norte del estado. El caserío se incrusta en las espaldas empinadas de la cañada, al poniente del Zempoaltépetl, el cerro sagrado de esta cultura, porque ahí habita el Dador de Vida y lo custodia el espíritu del Rey Kondoy, guía eterno de este pueblo.

TITULARES Y SUPLENTES

Tlahui, como se le nombra comúnmente a este poblado de alrededor de 10 mil habitantes, se distingue por el impulso que le da a su cultura ancestral, cimentada en la permanencia de su lengua madre a través de la educación y la música. En su historia destaca el orgullo de ser “los nunca conquistados”, porque en el intento fracasaron zapotecos, mixtecos, aztecas y españoles.

En esta comunidad cada autoridad está representada por un titular y un suplente. El Presidente Municipal es quien ejerce las funciones de ejecutivo local, mientras que el encargado de impartir justicia es conocido como Alcalde.

Bases LegalesBenito Martínez Díaz, alcalde suplente del municipio de Tlahuitoltepec, acepta, a nombre de las autoridades superiores, la entrevista con Alcaldes de México en la oficina del presidente municipal, Pablo Pacheco Vásquez, que acompaña en silencio la charla, al igual que el alcalde único, Hugo Gallardo Gómez, y el presidente municipal suplente, Pedro Vásquez.

Al preguntarle sobre el proceso de elección por usos y costumbres, el edil explica que los cargos se asignan cuando las personas que aspiran a ellos alcanzan la edad suficiente, y sirven a la comunidad, de manera desinteresada y gratuita. También le llaman “trabajo tequio”.

La Asamblea General es quien decide el cambio de personas en el poder. El Presidente y demás autoridades municipales convocan a los comuneros para elegir a las siguientes autoridades. Entre los requisitos que los aspirantes deben cubrir para ocupar un cargo está cumplir con la mayoría de edad y que hayan ocupado algún puesto, de manera progresiva, en administraciones pasadas.

ADMINISTRACIÓN SIN PARTIDOS

Benito Martínez explica que en la mesa se sientan tres o cuatro candidatos, y el que obtiene más votos a mano alzada es el que queda en el cargo para el que es propuesto.

“Antes el trabajo tequio se hacía con herramientas, con fuerza física; actualmente esto ha tomado ciertas formas. Ahora hay trabajo tequio en documentación, en eficiencia intelectual, para colaborar con la comunidad. En los cargos comunitarios, la elección es eso, usos y costumbres no se rige por partidos políticos. Aquí la gente puede servir lo mismo de Topil, que de Capitán de Fiesta, de Mayor de Vara, de Regidor de Presidencia, de Regidor de Alcaldía. Nunca se repiten los cargos”, detalla.

Benito Martínez refiere que existen cinco regidurías: de Agua, de Salud, de Hacienda, de Educación y de Obras. Los regidores están en un mismo nivel, en escala, y todos esperan ser, en la siguiente escala, suplentes de Sindicatura, de Alcaldía, de Presidencia, presidentes de bandas filarmónicas del municipio o integrantes del Comisariado de Bienes Comunales, donde también hay escalas.

“Las autoridades agrarias se organizan en dos categorías: el Comisariado de Bienes Comunales y el Consejo de Vigilancia, y en las autoridades religiosas están los Comités de Bandas Filarmónicas, así como el Fiscal Católico, que hace el trabajo de inhumación —es el que va adelante del difunto—, y el Capillo Católico, que reza y también es el que canta a la hora del entierro”, apunta.

PARTICIPACIÓN FEMENINA

Las autoridades de Tlahuitoltepec no pasan por alto el derecho de las mujeres a participar en el gobierno, explica Benito Martínez y precisa que “aquí las jóvenes ingresan como vocales de la Tesorería y en las regidurías, pero también en la Presidencia. La mujer también puede pedir la palabra y decir ‘señor, nosotras pensamos así, como mujeres’. En Tlahuitoltepec se ha llegado a pensar que por muy hombres que seamos, es imposible pensar como una mujer, por eso es importante que ellas se integren”.

ZapatosEn ese sentido, el alcalde suplente menciona que otra figura importante para el municipio son las autoridades del templo católico, encabezadas por madres solteras, viudas y mujeres sin pareja.

Este municipio, como todos, recibe partidas presupuestales de la Federación a través de los Ramos 33 y el 28. Los recursos los administran de acuerdo con su forma de gobierno, que Benito Martínez explica así: “Nosotros no tenemos sueldos, el trabajo es un servicio totalmente gratuito. Y hay muchas cosas que se hacen así, servir a la comunidad es gratis, hacer una reunión de directores, maestros, padres, es gratis, algún taller; todo gratis, con la filosofía de la resistencia india, porque desde hace mil años que el pueblo mixe existía no había dinero, sino que tenían que juntarse para poder resistir como familias. Hoy ya es un pueblo y estamos tratando de reproducir y regenerar esa forma de servir en la comunidad. Porque si cobramos el dinero estando en el Gobierno, aquí nos lo acabaríamos”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: