Crisis en cárceles estatales

EsperaDespués de la fuga de 44 reos y la muerte de otros 29, que se encontraban presos en el penal de Apodaca, en Nuevo León, el país cerró el primer bimestre del año con 82 presos muertos, según información de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que se dio a conocer a través de los medios de comunicación.

Algunas de las penitenciarías en las que se han presentado dichas muertes son la de Altamira en Tamaulipas, donde resultaron 31 muertos y 13 lesionados; los Reclusorios Norte y Oriente del Distrito Federal, con dos y un fallecido, respectivamente; el penal de Topo Chico, en Nuevo León, con tres fallecidos; y la cárcel de Torreón, con un muerto.

Las autoridades locales, como el gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, han manifestado que esas muertes se deben a la saturación de las cárceles, ya que las prisiones estatales albergan a varios delincuentes acusados de delitos federales.

También se quejan de la falta de recursos económicos para equipar mejor las cárceles y contratar a más personal.

Rafael Lomelí, secretario de Seguridad Pública de Tamaulipas, reconoció que los penales del estado se encuentran en una situación difícil, al igual que otros reclusorios del país, pero aseguró que la entidad trabaja para evitar los llamados “autogobiernos”, los motines y las fugas.

Al hacer un balance sobre el panorama actual del sistema penitenciario del país, el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, aseguró que la corrupción es el principal problema que afecta a los penales estatales, pero no así a las cárceles del orden federal que declaro, se encuentran bajo control.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: