“Giros negros”, reto para municipios

Publicado Por

AfiLa regularización y vigilancia de establecimientos mercantiles, como centros nocturnos, restaurantes, bares y discotecas ha significado un problema para las autoridades municipales y delegacionales —en el caso del Distrito Federal—, ya que existen vacíos legales en cuanto a las disposiciones que estos negocios deben cumplir y la forma en que las autoridades deben atender los ilícitos que se lleguen a presentar. Asimismo, las entidades enfrentan la insuficiencia de recursos económicos y humanos para atender operativos de inspección y vigilancia.

Ante esta situación, otro conflicto que se presenta es que en ocasiones, las propias autoridades expiden permisos para estos lugares sin la supervisión adecuada, o bien, no existe una vigilancia constante sobre el cumplimiento de las obligaciones de seguridad y operación de los establecimientos.

Entre las anomalías en que presumiblemente incurren muchos de los también conocidos popularmente como “antros”, se encuentran graves carencias en materia de seguridad y protección civil, venta de bebidas alcohólicas fuera del horario establecido, venta y consumo de drogas, ingreso de menores de edad, trata de blancas, lavado de dinero proveniente del narcotráfico e incluso operaciones relacionadas con el secuestro.

Los cada vez más frecuentes casos de actos criminales perpetrados al interior de estos establecimientos ponen al descubierto las carencias legales, la corrupción y la falta de recursos con que las autoridades locales tienen que enfrentar a los empresarios dueños de dichos lugares. Y es que, en términos generales, los encargados de otorgar licencias y permisos para el funcionamiento de los centros de diversión nocturnos son los ayuntamientos y las delegaciones.

Tras los numerosos incidentes ocurridos en dichos establecimientos, se han realizado diversos operativos de inspección, sin embargo, por los vínculos que dichos centros pueden guardar con grupos del crimen organizado, en algunos operativos han participado también policías estatales y federales.

Al respecto, el año pasado el propio titular de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, anunció el combate a los “giros negros”, debido a que ya no sólo son centros de venta de droga, sino de operación de la delincuencia organizada.

Entre las quejas de los munícipes en el tratamiento de este problema se encuentran los vacíos legales que van, desde los planes de desarrollo urbano hasta mayores sanciones a los violadores de los reglamentos correspondientes, pasando por la demanda de mayores recursos para poder combatir el fenómeno de los “giros negros”.

También hay propuestas para que la ciudadanía participe en comités de vigilancia y seguimiento a las acciones de las autoridades.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: