Alonso Aguilar Zínser: un penalista exitoso

Alonso Aguilar Zínser es un destacado penalista cuyo despacho ha llevado casos polémicos de los que han salido victoriosos siempre.

Alonso estudió Derecho en la Universidad Iberoamericana, movido por una vocación natural pero también por la admiración que sentía por su padre; en entrevista para la revista Líderes Mexicanos, cuenta como su padre fue un penalista destacado y desde su infancia estaba muy pendiente de los asuntos de su vida profesional.

Como penalista exitoso, Alonso ha llevado todo tipo de casos, entre ellos el de Raúl Salinas de Gortari, de hecho, refiere la revista que nunca ha perdido ningún litigio; además participó en la elaboración del Código Nacional de Procedimientos Penales, el cual regula el procedimiento del sistema acusatorio y se aplica en todo el país.

Con Alonso Aguilar Zínser vale la pena hablar del nuevo Sistema de Justicia Penal en México ya que es su especialidad y la de Zínser y Quevedo, su despacho.

Refiere que con el sistema penal acusatorio se hace que los juicios sean orales, reformando totalmente el sistema anterior, “es un reto para los penalistas, para los jueces y para las autoridades; es un sistema que no es complicado pero que entraña un cambio radical, lo cual lo hace complicado para quien venía trabajando en el sistema anterior. Vamos a tener muchos problemas de adaptación de las partes y va a tener su época de transición pero finalmente creo que es un sistema más justo, transparente y práctico, lo que llevará a hacer justicia, que finalmente es lo que se busca con el procedimiento”.

“Primero, en el sistema anterior todo o la mayoría de los alegatos y requerimientos de las partes eran por escrito, ahora todo es oral. Además hay dos etapas en el procedimiento, una que es de investigación ante el Ministerio Público y después viene la segunda etapa de investigación formalizada que sigue el Ministerio Público investigando también la defensa. Por otro lado, en el sistema anterior las audiencias eran públicas pero ahora también se filman. Todo lo que se ve en la investigación para efectos de determinar si puede ser sometido a juicio o no, todo el cúmulo de datos de prueba de la investigación quedan sin efecto por el juicio oral y en el juicio oral se tienen que repetir todas las pruebas. Prueba que no se repita en el juicio oral no tiene validez. Entonces sí es un cambio radical para la defensa”.

Los cambios que ha sufrido el sistema judicial mexicano han sido, según Alonso, sustanciales. No obstante, el momento parece no ser el adecuado: “Creo que es loable esta reforma pero desgraciadamente se inició en México y se está aplicando cuando tenemos una grave crisis de seguridad y de impartición de justicia”.

Refiere que los retos para la abogacía mexicana son amplios. Una inminente actualización y constante capacitación son sin duda prioridades personales. Su capacidad ética y moral son también son cualidades que la sociedad está necesitando. No obstante, tiene razón cuando dice “si bien somos un eslabón fundamental del procedimiento penal, lo realmente necesario es que la investigación de los delitos se haga por gente capacitada y con recursos. Las procuradurías, las fiscalías y las policías no cuentan con los suficientes recursos para una debida investigación acorde al sistema acusatorio. Este sistema pone mucho énfasis en la actuación de la policía pues es quien hace la investigación y en México no contamos con los suficientes recursos tecnológicos”.

Magdalena Pérez

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: