Banco Mundial lanza fondo para la creación de ciudades sostenibles en países en desarrollo

El Banco Mundial, junto con los Gobiernos de Alemania y Luxemburgo, el Banco Europeo de Inversiones y el Pacto Mundial de Alcaldes, lanzó el City Climate Finance Gap Fund para apoyar la creación de ciudades sostenibles en las economías en desarrollo y emergentes, al desbloquear inversión en infraestructura a escala.

El City Climate Finance Gap Fund apoyará a los Gobiernos municipales y locales que se enfrentan a obstáculos para la financiación de proyectos climáticamente inteligentes.

El fondo ofrece servicios técnicos y de asesoría para ayudar a los líderes locales a priorizar y preparar inversiones y programas climáticamente inteligentes en una etapa temprana, con el objetivo de acelerar la preparación, mejorar la calidad y asegurar que sean financiables.

Con una capitalización prevista de al menos 100 millones de euros, el fondo acelerará las inversiones que apoyan a las ciudades de las economías en desarrollo y emergentes, ya que determina las metas y objetivos de una urbanización con bajas emisiones de carbono y bien planificada.

La inversión del City Climate Finance Gap Fund tiene por objeto desbloquear al menos 4.000 millones de euros de inversión final en proyectos climáticamente inteligentes y en la innovación en materia de clima urbano.

«Las ciudades de los países en desarrollo necesitan urgentemente recursos para hacer realidad sus ambiciones climáticas. El Banco Mundial está apoyando a comunidades bajas en carbono, resistentes, inclusivas, saludables, creativas y sostenibles para todos”, dijo la directora gerente de Políticas y Asociaciones para el Desarrollo del Banco Mundial, Mari Pangestu.

Según el Banco Mundial, las ciudades representan alrededor del 70% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. Y se espera que la participación de los centros urbanos en las emisiones aumente a medida que 2.500 millones de personas emigren de las zonas rurales a las urbanas para el año 2050.

Antes de que se produjera la pandemia de la covid-19, se estimaba que se necesitaban más de US$93.000 millones en inversiones de infraestructura sostenible para 2030 para cumplir los objetivos climáticos. 

A medida que las ciudades se esfuerzan por recuperarse de los efectos económicos de la covid-19, las inversiones en energía no contaminante, agua y saneamiento resistentes al clima y proyectos de regeneración urbana desempeñarán un papel importante en la eliminación de la contaminación, la mejora de los sistemas alimentarios locales y la creación de empleos ecológicos.

Con información de: Dinero.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: