Carne, gasolina y jitomate impulsan inflación, alcanza 4.07%

El séptimo mes del año no fue bueno para los mexicanos en el tema de la inflación, ya que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) creció 0.28 por ciento en julio, con lo que se ubicó en 4.07 por ciento a tasa anual, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Entre los productos que más contribuyeron a este incremento de precios en julio fueron: los servicios turísticos en paquete que aumentaron 9.77% en el mes; el jitomate, 15.94%; gasolina de bajo octanaje, 0.72%; carne de cerdo, 3.75%; transporte aéreo, 11.55%; cebolla, 18.56%; carne de res, 0.83%; vivienda propia, 0.13%; restaurantes y similares, 0.41%; y loncherías, fondas, torterías y taquerías, 0.35%.

Si se analiza por sectores, destaca nuevamente el impacto de las vacaciones, pues los ramos de transporte, bebidas alcohólicas y tabaco, y restaurantes y hoteles fueron los que tuvieron mayores repuntes, con encarecimientos de 6.56, 6.73 y 5.58 por ciento cada uno.

Por el contrario, las bajas en el precio del pollo, el huevo y la uva ayudaron a contener la inflación en poco menos de 9 puntos base.

El único giro que se abarató en julio fue el de las comunicaciones, con una reducción de 1.57 por ciento.

Respecto al índice de precios al consumidor de la canasta básica registró un aumento de 0.19% en julio de 2014, alcanzando una tasa anual de 4.99 por ciento, en tanto que en el mismo mes de 2013 las cifras correspondientes fueron de 0.02 y 4.81 por ciento, respectivamente.

 

¿Qué es la inflación?

Inflación significa que todos los precios de los bienes y servicios que se comercian en la economía del país suben de manera general y constante. Es un fenómeno que nos afecta a todos, porque ocasiona que no podamos comprar lo mismo que antes ya que los precios aumentan, pero nuestro dinero no.

 

¿Cómo se mide la inflación?

Para construir el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) primero el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) levanta la encuesta de ingreso y gasto de las familias a nivel nacional para saber qué es lo que consume la gente en México.

Una vez que se tienen identificados los productos indicados, se envían encuestadores que por lo menos tres veces al mes recopilan los precios de esos bienes y servicios por todo el país. Esta información se compara cada vez, y así se sabe cómo han variado los precios en un periodo determinado.

Para medir la inflación, se utilizan 283 tipos de productos que representan el consumo familiar en 46 ciudades distribuidas en 7 regiones del país. Cada estado está representado por lo menos por una ciudad. En total, se cotizan mensualmente alrededor de 170 mil precios.
Después esta información se procesa tomando en cuenta:

• Qué tanto gastan en ellos los mexicanos; de este modo sabemos cuál de los rubros tiene mayor importancia en el consumo de las familias. De acuerdo a esto se agrupan en ocho categorías (alimentos, bebidas y tabaco; ropa calzado y accesorios; vivienda; muebles, aparatos y accesorios domésticos; salud y cuidado personal; transporte; educación y esparcimiento; otros servicios.
• Los lugares donde viven los consumidores (zonas geográficas).
• Los establecimientos donde realizan sus compras.
• Las marcas, presentaciones y modalidades de cada producto.

Con esa información el Banco de México implementa las medidas necesarias para controlar la inflación. A estas medidas también se les llama política monetaria

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: