El virus del ébola pone contra la pared a la OMS

Tiene casi 40 años que nació el virus del ébola, pero está viviendo sus mejores momentos en Guinea, Sierra Leona, Liberia y recientemente en Nigeria. El registro de los últimos días en esta zona de África Occidental indica que han muerto más de mil de los casi  dos mil casos confirmados.

Hace poco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo estar preocupada por el potencial de propagación internacional del virus debido a que es la epidemia más grave que se ha visto tanto por el número de personas infectadas, de muertos y por su distribución geográfica.

«No se trata de una epidemia específica de un país, sino de una crisis subregional que requiere de una acción firme de los gobiernos y otras entidades», dijo el director regional de la OMS para África, Luis Sambo.

«La OMS está alarmada por la transmisión actual de la epidemia a los países vecinos, así como por su potencial de propagación internacional posterior», subrayó el especialista.

El virus del Ébola, uno de los más fatales de todo el mundo, tiene un rango de mortandad del 90 por ciento.

Se contagian en funerales

La ONG Médicos sin Fronteras (MSF), que está trabajando activamente en la zona junto a equipos autóctonos, de la OMS, del Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) y de su equivalente estadounidense, el CDC (Centro para Control de Enfermedades), hace un diagnóstico aún peor.

Bart Janssens, director de operaciones de la ONG, es tajante: “con la continua aparición de nuevos focos en Guinea, Sierra Leona y Liberia, hay un riesgo real de que continúe expandiéndose”, ha dicho.

La responsable de Emergencias de Médicos sin Fronteras (MSF), Marie-Christine Ferir, asegura que la propagación del brote de Ébola hay que atribuirla a la movilidad de la población que asiste a los funerales sin las medidas de control adecuadas y al hecho de que la enfermedad todavía asusta a la población, que rechaza ser hospitalizada.

“Una falta de conocimiento de cómo se transmite la enfermedad ha hecho que la gente siga asistiendo a funerales [de posibles afectados] en las zonas en las que no hay medidas de control”. Esto facilita el contacto con los cadáveres, que son una fuente de contagio (por eso la medida recomendada en estos casos es la cremación, pero eso choca con las tradiciones locales)».

Añadió que si no se adoptan medidas, esta epidemia va a seguir creciendo. El ébola se ha convertido en un asunto de salud regional, por tanto «es necesario que las autoridades nacionales y las organizaciones de ayuda internacional amplíen su respuesta para sensibilizar a la comunidad y enviar a más especialistas médicos a la región».

¿Cómo se transmite el virus del ébola?

El virus es transmitido inicialmente al ser humano por animales salvajes, pero se considera que los murciélagos pueden ser su reservorio natural. Estos pueden morder a animales salvajes y cerdos en particular y luego pasar al ser humano. Entre las personas se propaga a través del contacto directo con la sangre, secreciones, órganos y otros fluidos del infectado.

¿Cuáles son sus síntomas?

El ébola es considerada una enfermedad viral severa que se caracteriza por fiebre repentina, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, síntomas a los que siguen diarreas, erupciones cutáneas y alteraciones de las funciones renales y hepáticas. En algunos casos se presenta sangrado interno y externo.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico requiere una prueba de laboratorio. Las muestras extraídas de pacientes constituyen un riesgo, por lo que deben ser manipuladas bajo máximas medidas de seguridad biológica.

Esperanza de cura

Desde hace años un nuevo tratamiento ha mostrado éxito en la cura de la enfermedad, administrándose horas después de la infección, por lo menos en una prueba en monos.

Investigadores del laboratorio Nacional de Microbiología en Winnipeg, Canadá, infectaron a un grupo de monos con la cepa mortal del ébola, el virus Zaire, y trataron a cuatro de los especímenes con un cóctel de anticuerpos 24 horas después de la infección.

Los 4 sobrevivieron. Después se le administró el mismo cóctel a otro grupo de 4 monos, pero 48 horas después de la infección. Dos sobrevivieron. Un solo mono infectado no fue tratado, muriendo cinco días después de la exposición.

El cóctel es una mejora a otros tratamientos debido a que utiliza una serie de anticuerpos que atacan a diferentes proteínas del virus. Al eliminar ciertas proteínas de cualquier virus, se le hace más difícil al organismo el infectar a otras células del cuerpo.

Sin embargo, cualquier tratamiento disponible debe de ser aplicado en la primera hora de la infección, lo que es una brecha prácticamente imposible de identificar, considerando que los síntomas pueden manifestarse de 2 a 24 días después de contraerlo.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: