Estos son los cambios al T-MEC que firmaron México, EU y Canadá

Este martes los equipos negociadores del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se reunieron en Palacio Nacional para ratificar por parte de los ejecutivos las enmiendas y cambios al acuerdo comercial.

En una ceremonia encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien fungió como testigo de la firma del acuerdo, se firmó el documento entre los países, de la mano del representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer; la Viceprimera Ministra de Canadá, Chrystia Freeland; y Jesús Seade Kuri, Subsecretario para América del Norte.

Una vez firmado el documento, tras más de dos años de negociaciones, quedó listo para su ratificación en las legislaturas de los tres países.

El senador Ricardo Monreal Ávila detalló los cambios en los aspectos laboral, medioambiental, de mecanismos de solución de controversias y sobre la protección de patentes de medicamentos biotecnológicos.

“En materia laboral, en lugar del despliegue de inspectores norteamericanos que aseguraran el cumplimiento de los compromisos, se aseguró el mecanismo de solución de controversias, debido a que “lo otro, para el Senado, era francamente inaceptable”.

Se establecerán paneles de jurisdicción regional que atiendan los conflictos de cualquier tema que abarque el T-MEC. Recordó que este mecanismo había sido buscado por México desde 1993.

“Sobre la materia medioambiental destacó como importante el Banco de Desarrollo para América del Norte, que “impulsará obras de infraestructura” en el sur del país y en la frontera norte de México.

El tema de medicamentos significó una agilización en la entrada de genéricos en el mercado que reduzca los costos de los medicamentos.

Sobre el tema automotriz expuso que las modificaciones permitirán que la industria acerera integre a su cadena productiva el aumento de la producción nacional en siete años y en cuanto al aluminio el diálogo continuará dentro de 10 años.

Hizo referencia a los miembros del Senado que conformaron la discusión del T-MEC.

Expuso que después de la firma por parte de los ejecutivos de las tres naciones, continuará el proceso legislativo correspondiente en cada uno de los miembros.

Las modificaciones no son necesariamente buenas para México: Seade

Las modificaciones aprobadas por México, Canadá y Estados Unidos para el nuevo acuerdo comercial de Norteamérica no necesariamente son buenas para México, dijo Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

“Todos los resultados a los que estamos llegando son, o bien razonables, no necesariamente que yo diga buenos para México. Son razonables”, dijo Seade en su discurso durante la firma del Protocolo Modificatorio al T-MEC.

“Es un tratado muy bueno y muy importante para México y ni un solo resultado es una píldora amarga que nos hayamos tenido que tragar”, agregó el funcionario mexicano.

Los cambios tienen que ver con mecanismos para hacer que se cumplan la reforma laboral, así como con la eliminación de la protección por 10 años a las biomedicinas y se dejó fuera también un arancel estacionario que se pretendía imponer a algunos productos agrícolas.

Sobre Canadá, el subsecretario Seade se refirió al país como un “aliado” y un “amigo”, subrayando el rechazo a acuerdos bilaterales, por instrucción del presidente López Obrador.

Por su parte, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, aseguró que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es el mejor acuerdo comercial en la historia.

En su discurso, Lighthizer destacó la importancia para su país que México tenga prosperidad. El T-MEC sustituirá al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde hace 26 años.

El acuerdo debe ser aprobado por legisladores en los tres países pero hasta ahora, en Estados Unidos, los demócratas han sido reacios para realizar una votación que otorgaría una victoria política al presidente republicano Trump.

Mientras el nuevo acuerdo comercial para Norteamérica no sea ratificado, hay dos alternativas: que la relación comercial entre México, Estados Unidos y Canadá se rija por las reglas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o, si EU toma la decisión de salirse del acuerdo que la relación comercial se regule por las reglas de la Organización Internacional de Comercio (OMC).

“Mientras tengamos el NAFTA original, sigue vigente y ese es el que rige las relaciones comerciales, con una solidez jurídica entre México, Estados Unidos y Canadá y, por ende, no creemos que haya un riesgo de desestabilidad por ese tema”, consideró Moisés Kalach, coordinador del consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial (CEE).

En el encuentro estuvieron presentes el Presidente López Obrador; la Viceministra de Canadá, Christia Chrystia Freeland, Viceprimera Ministra de Canadá; Robert Lighthizer, representante comercial del gobierno de Estados Unidos; Marcelo Ebrard Casaubon, Secretario de Relaciones Exteriores; Arturo Herrera Gutiérrez, Secretario de Hacienda y Crédito Público; y Graciela Márquez Colín, Secretaria de Economía.

También estuvieron presentes Luisa María Alcalde, Secretaria del Trabajo y Previsión Social; Jared Kushner, consejero superior del Presidente de los Estados Unidos; Jesús Seade Kuri, Subsecretario para América del Norte (SRE), Alfonso Romo Garza, jefe de la Oficina de la Presidencia; Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Senadores; y Steve Verheul, Viceministro adjunto de Comercio Internacional de Canadá.

Estados Unidos no ratificara el acuerdo este año

El líder de la mayoría republicana del Senado de EE.UU., Mitch McConnell, dijo que su país no ratificará este año el tratado con México y Canadá, esto durante la firma del acuerdo.

McConnell señaló que el T-MEC no está en la lista de temas a tratar para antes de que esa cámara del Congreso tenga el receso por Navidad y Año Nuevo, citó The Hill.

Promesa de Trump

El presidente pro témpore del Senado, Chuck Grassley, ya había advertido la semana pasada que en el Senado de EE.UU. no se ratificaría el acuerdo este año, debido al «final de la sesión legislativa».

El senador, que se ha mostrado a favor de poner en marcha lo más pronto posible el acuerdo, ha señalado que el tratado modificado «creará cientos de miles de nuevos empleos, protegerá a los trabajadores estadounidenses y aumentará los salarios», cuestiones —según dice— que cumplen con las promesas hechas por el presidente estadounidense, Donald Trump.

El mandatario estadounidense, por su parte, dijo que «será el mejor y más importante acuerdo comercial jamás realizado por los EE.UU.». Según él es «bueno para todos: agricultores, fabricantes, energía, sindicatos».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: