La renovación de los museos del INAH tras la pandemia de COVID-19

En los últimos años, los museos de México y el mundo han atravesado por retos de especial significancia, siendo el más notorio la pausa en sus actividades presenciales por la contingencia derivada de la COVID-19. Pese a ello, estos espacios no cesaron su actividad y este 18 de mayo, en el marco del Día Internacional de los Museos, reafirmaron su rol primordial en las esferas sociales del orbe.

            Para cada uno de los 162 recintos que integran la red de museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), institución de la Secretaría de Cultura federal, el último año ha significado transformaciones radicales en sus contenidos, guiones y operación en lo general. 

En el marco de “Contigo en la distancia”, iniciativa que justamente ha mantenido la oferta cultural de nuestro país de manera virtual, autoridades de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones (CNMyE) del INAH destacan que dichos cambios no solo tienen que ver con la contingencia, de manera que el eje rector de la red museal del Instituto es que cada uno de estos espacios se vuelvan plenamente incluyentes en materias de género y accesibilidad a públicos con discapacidad. 

Es decir, que estos conceptos no se queden en la teoría, sino que tengan una traducción museográfica, una expresividad en los contenidos y un resultado en la propia experiencia de recorrer un museo. 

De este modo, han surgido iniciativas como el Observatorio de Museos Raquel Padilla Ramos, que desde 2020 ha tejido redes dentro de la estructura museal del INAH y otras instancias, a fin de evaluar e incidir sobre los niveles de representación de la mujer en los discursos de los museos de México, buscando que, desde cada cédula o sala de exposición, se contribuya a la prevención y la erradicación de la violencia hacia este sector de la sociedad. 

En cuestión de inclusión a públicos con discapacidad, el INAH ha logrado que muchos de sus museos sean lugares vanguardistas en la materia, siendo un caso destacado el recién inaugurado Pabellón Reina Roja, el cual se incorporó al discurso museográfico del Museo de Sitio «Alberto Ruz L’huiller”, en Palenque, Chiapas, y cuyo novedoso diseño integra llamativos elementos visuales, auditivos y táctiles para atender a los distintos públicos. 

De igual manera, destacan los cuatro recintos que administra en Campeche, que en febrero pasado obtuvieron el Sello de Turismo Incluyente, por parte de la Secretaría de Turismo federal. 

Resalta, además, la creación del Museo Casa Presidencial Lázaro Cárdenas, en la Ciudad de México, el cual, gracias al diálogo entre especialistas del INAH y del Complejo Cultural Los Pinos, representa un espacio incluyente y de libre acceso donde todos los públicos pueden conocer, o bien, reconocer la vida y la obra del general Lázaro Cárdenas, a través de un modelo híbrido de recorrido que une elementos fotográficos e infográficos, con objetos históricos, textos, obra pictórica y recursos audiovisuales. 

Cabe recordar que la creación de este Museo forma parte del proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura, que contribuirá con recursos al fortalecimiento de la infraestructura de los recintos a cargo del INAH que forman parte de este núcleo cultural, como son el Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, la Galería de Historia Museo de El Caracol y, desde luego, el Museo Nacional de Antropología, uno de los espacios más entrañables y visitados del país, donde se han realizado trabajos como mejoras en sus instalaciones contra incendios, impermeabilización y rehabilitación en el espejo de agua central. 

Otra meta que ha perseguido la actividad museográfica del INAH es el diseño de exposiciones temporales que tengan viabilidad de itinerancia y adaptación regional, lo que se traduce en un mejor uso de recursos humanos, técnicos y materiales. 

En este aspecto resalta la sinergia entre el Instituto y la Coordinación de Memoria Histórica y Cultural de México, para la creación de la muestra itinerante 200 años de la promulgación del Plan de Iguala, la cual desde febrero pasado ha recorrido los estados de Guerrero, Veracruz, Guanajuato, Tlaxcala y Michoacán, con miras a cerrar su ciclo en septiembre, en la Ciudad de México. 

Adaptada en cada sede para mostrar al público cómo fue la participación de su ciudad o de su estado en el proceso independentista de México, esta muestra ejemplifica uno de los objetivos de la CNMyE: no promover exposiciones desde un centro, sino generar una red de expresiones museológicas que tomen en cuenta y diversifiquen sus contenidos a partir de las identidades locales. 

Otras exposiciones temporales e itinerantes que destacan son: Pirámides, montañas sagradas, actualmente presente en el remodelado Museo Regional de La Laguna, en Torreón, Coahuila; y Semillas de Vida. La sexualidad en occidente, en el Museo Regional de Colima. 

A la par que el INAH, en el marco de la contingencia sanitaria, ha mantenido una constante oferta museal, migrando muchos de sus discursos a recorridos virtuales como la exposición digital Barroco, del Museo Regional de Historia de Aguascalientes, cabe finalmente resaltar la vigencia institucional que se ha proyectado a otras naciones mediante magnas instalaciones como Aztecas, en el Museo Etnográfico de Viena, Austria, y Olmecas, en el Museo del Quai Branly-Jacques Chirac, en París, Francia. 

 

Descubre más.

Deja un comentario

90121
A %d blogueros les gusta esto: