Puntos clave para regular la movilidad con bicicletas sin anclaje y monopatines eléctricos

La movilidad en las ciudades se vuelve más compleja al aumentar el número de habitantes que requieren trasladarse a diferentes puntos de las urbes en poco tiempo, pero también representa oportunidades para el impulso de nuevas tecnologías y el desarrollo de economías colaborativas para la explotación de nuevos modelos de movilidad, lo cual es fundamental según la Asociación de Internet MX.

Sin embargo, cuando estos modelos comienzan a volverse populares, las autoridades se dan cuenta que requieren una regulación como ocurre con otros sistemas de movilidad o de cualquier servicio en las ciudades. De acuerdo con la Asociación de Internet MX se deben considerar los beneficios en materia de movilidad y medio ambiente que este tipo de servicios brindan a las ciudades, los modelos operativos de las empresas, así como los empleos y autoempleos que se generan con su llegada. Siempre apegándose a los principios de certeza jurídica, competencia y transparencia.

«Estamos ciertos que con la adopción e impulso de nuevas tecnologías que permitan aumentar la eficiencia y reducir los impactos ambientales negativos, se abonará al fomento de mejoras en la movilidad urbana en México, así como en la calidad de vida de los ciudadanos», señala Julio César Vega Gómez, director general de la Asociación de Internet MX.

Este organismo expone algunos de los elementos que consideran relevantes en las regulaciones que las autoridades competentes deben impulsar en las diferentes ciudades del país:

Estacionamiento

Promover el estacionamiento por medio de cercas digitales en donde se sugieran espacios adecuados para que los usuarios puedan estacionar las unidades, marcando claramente aquellas áreas restringidas para este fin.

Este mecanismo ayudará a aprovechar de mejor manera la infraestructura existente, al tiempo que se generan externalidades positivas para los ciudadanos no usuarios de estos sistemas y los vecinos de las áreas de operación.

Áreas de operación

Las áreas de operación deben responder a los flujos “naturales” de la movilidad cotidiana dentro de las ciudades, por lo que se debe evitar la delimitación de polígonos con base en demarcaciones político administrativas que no respondan a la dinámica diaria y/o a las zonas céntricas y mejor conectadas. Es decir, se debe promover que la decisión de operar en ciertas zonas dependa de las empresas para que puedan responder a las necesidades ciudadanas y llevar los beneficios de estos sistemas a un mayor número de ciudadanos.

Límite de unidades

Limitar el número de unidades por cierta área puede provocar que la demanda del servicio no se vea debidamente cubierta o que genere gastos adicionales al ciudadano por no poder transitar de una zona a otra con el mismo operador. Por ello consideramos importante y eficiente que el límite de unidades lo defina la demanda ciudadana en cada zona de operación y no un tercero regulador.

Asimismo, limitar las unidades puede inhibir la entrada de nuevos operadores y que poco a poco se merme la oferta por operador, limitando la capacidad de competencia de las empresas y la capacidad de elección de los ciudadanos.

El estricto cumplimiento con los estándares para el estacionamiento de unidades, sumado al pago debido de contraprestaciones equitativas, mitiga las externalidades negativas asociadas con el crecimiento del padrón de bicicletas sin anclaje y monopatines eléctricos.

Contraprestación

Las contraprestaciones deben responder a la realidad de la explotación del espacio público, por lo que deben basarse en un análisis de costo/beneficio que responda a la realidad de cada ciudad.

Consideramos que los mecanismos que sean adoptados por las autoridades para fijar los montos, deberán de contar con reglas claras y procedimientos que den certeza jurídica a los participantes durante todo el proceso.

Asimismo, resulta imperativo que los recursos que se obtengan por la contraprestación de estos sistemas de transporte sean manejados de manera transparente y utilizados para mejorar las condiciones de cualquier tipo de transporte sustentable, ya sea de arrendamiento o particular, con la finalidad de incentivar la adopción de este tipo de medios de transporte.

Cultura vial

Las nuevas tecnologías se convierten en un mecanismo fundamental para motivar la cultura vial, por lo que implementar mecanismos de información y de incentivos para los usuarios permitirá que autoridades, empresas y ciudadanos colaboren para mejorar el orden y el respeto por el espacio público.

Datos Operativos

Las empresas que prestan servicios de transporte sustentable deben tener presente y resguardar la privacidad de los usuarios. En ese sentido, es importante considerar que los informes de viajes individuales en donde se requieran incluir las rutas de los viajes, así como en los casos en los que la autoridad solicite tener acceso en tiempo real a la ubicación de los vehículos que se encuentren en viaje, en tanto que dicha información concierne a la ubicación de las personas y que constituye uno de los datos más sensibles, pueden revelar datos significativos sobre una persona.

Por lo tanto, se sugiere poner especial cuidado en la información que sea requerida por parte de las autoridades.

Adicionalmente, es importante que la recopilación de información esté justificada por necesidades legítimas, que se limite adecuadamente a atender esas necesidades y que esté protegida por medidas de protección de privacidad y seguridad, que respeten los derechos a la privacidad de las personas.

Por último, también se sugiere contemplar que algunos de los prestadores de servicios de transporte sustentable no recopilan datos de género ni edad de sus usuarios, puesto que no guardan relación alguna con los servicios que prestan.

Con información de la Asociación de Internet MX

Deja un comentario

76739
A %d blogueros les gusta esto: