Relaciones México-China: Actualidad y Antecedentes

Publicado Por

La relación México-China evidentemente es un asunto económico. Las giras internacionales del presidente, se centran en promover las exportaciones y la inversión extranjera en nuestro país. En teoría, como representante de México, debe fortalecer la relación de nuestro país con el extranjero y sobre todo, su influencia.

Enrique Peña Nieto ha viajado en el presente año a Suiza, Cuba, Colombia, Ecuador, Honduras, Estados Unidos, España, Alemania y Canadá.

En la actual gira por Asia y Oceanía, participa en la reunión del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), mientras que en Australia acudirá a una cumbre del Grupo de los 20 (G-20).

En un principio, la gira actual estaba programada para realizarse del 7 al 17 de noviembre, por lo que estaba obligado a pedir permiso al Senado para ausentarse del país. Al recortarse la gira a 7 días, el mandatario ya no necesita autorización de la Cámara alta, solo debió notificarse.

Propósito de la visita a China

El modelo del presidente Enrique Peña Nieto, con respecto a la política exterior, es que México tenga una mayor presencia en el mundo. Además de las visitas del mandatario mexicano al exterior, se invita a mandatarios de otros países a que se hagan presentes en México.

Como parte del Plan Nacional de Desarrollo, la quinta meta “México con responsabilidad global” sugiere con respecto a China que “México tiene el reto de llevar las relaciones con dicho país hacia un nuevo paradigma de cooperación y diálogo que permita propiciar nuevos esquemas de entendimiento e intercambio”.

Oficialmente, Enrique Peña Nieto, busca fortalecer la relación con China, elevar el intercambio comercial y promover mayores inversiones en ambos países.

Sin embargo, la repercusión de ésta y otras giras del presidente no tienen mayor impacto en las grandes mayorías de la población, únicamente en las empresas involucradas en estos intercambios económicos. Es en las reuniones a puerta cerrada donde se fortalece o quiebra una relación.

Así, México tiene a China como su segundo socio comercial en el mundo, mientras que China tiene a México como el 25° socio comercial a nivel mundial, de acuerdo a la información de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

México ha descuidado relación bilateral

En cuestión de inversión extranjera directa proveniente de China, México no figura como destino de inversión, a pesar de ser el segundo socio comercial más importante para el país, solo después de Estados Unidos.

China ha invertido en la última década un total de 530 millones de dólares. Su última inversión directa en México fue por alrededor de 200 mdd en 2011. Mientras que el 87% de la inversión extranjera directa la impulsa el Gobierno Chino, según el director del Centro de Estudios China-México (Cechimex), Enrique Dussel Peters.

Entre las empresas chinas que han invertido en México destacan firmas como Huawei, dedicada a las tecnologías de la información; Hutchison Ports Holdings, empresa portuaria honkonesa; Tyler Resources, dedicada a la explotación minera; Sinatex, empresa textil; Golden Dragon, dedicada a la elaboración de tubería industrial;  y Lenovo, empresa fabricante de equipos de cómputo, y tecnologías de la información y servicios de soporte.

La balanza comercial además, está en desequilibrio, ya que mientras China exportó mercancías hacia México con un valor cercano a los 57 mil millones de dólares en 2012, México envió sólo cinco mil 700 millones de dólares en mercancía durante ese mismo año.

Reformas ¿atractivo para China?

En caso de que las reformas estructurales como la energética tangan éxito, China podría convertirse en uno de los principales inversionistas. La inversión, sin embargo, tardará en llegar, debido a la estrategia cuidadosamente planeada por los chinos para poder invertir y que las cosas salgan como lo tienen planeado.

Gobiernos locales y China

Las relaciones bilaterales entre México y China no abarcan únicamente el plano federal, sino que también hay políticas de cooperación internacional entre gobiernos locales y el gobierno chino.

En 2009, Ciudad de México firmó el Convenio de Hermanamiento con la Ciudad de Beijing, lo cual marcó un hito en el acercamiento así como el inicio de un intenso intercambio entre ambas ciudades.

A partir del convenio, altos funcionarios de la administración local de la Ciudad de México, visitaron la República Popular China, con el objetivo de conocer las mejores prácticas en distintas áreas y participar en foros organizados por la capital china.

Asimismo, delegaciones de Beijing también han visitado la Ciudad de México con el objetivo de conocer las experiencias exitosas en diferentes rubros, que incluyeron actividades deportivas, culturales y educativas.

Puerto Chiapas fue clave para establecer vínculos para la creación de alianzas estratégicas para los municipios mexicanos con los asiáticos. Como fue el caso del acuerdo de hermanamiento entre Tapachula y Dongying.

La terminal portuaria, ubicada en el Océano Pacífico a 43 kilómetros de la frontera con Guatemala y a 10 kilómetros del aeropuerto internacional, mientras que la vía del Ferrocarril opera en paralelo a los muelles. Todo eso lo convierte en un corredor logístico multimodal de gran importancia para el desarrollo comercial internacional.

La Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Económico (AMSDE) impulsó el programa nacional de negocios con la República Popular de China, denominado Programa Formación de Negocios México-China.

El programa tenía como principal objetivo capacitar a profesionistas y líderes mexicanos, formando agentes de cambio que fueran especialistas en negocios México-China.

A través del INADEM, México participó como co-anfitrión en la Feria de PYMES en China, con la participación de varias empresas mexicanas y acompañadas por un grupo de Secretarios de Desarrollo Económico de los Gobiernos de los Estados.

Lo que espera México

Cuando llegan oportunidades de entablar mejores relaciones internacionales, los mexicanos sin duda quedan a la espera de que se abran oportunidades de desarrollo y modelos económicos eficientes que se puedan implementar en el país.

Se necesita una buena estrategia de relaciones internacionales que beneficie a todo el país y no sólo a unos cuantos contratistas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: