Singladura | El reto

Por Roberto Cienfuegos J.

@RoCienfuegos1

La batalla política ya inició entre la mandataria y los nuevos alcaldes de oposición, que fueron recibidos uno por uno por Sheinbaum en prevención quizá de impedir el montón, para en su lugar atender individualmente.

Tras las elecciones del seis de junio pasado y con la reconfiguración del mapa político en la Ciudad de México, donde nueve de las 16 alcaldías -mayoría- quedaron en manos de la oposición a Morena, se inicia una circunstancia que sin duda plantea un reto político formidable para la jefa del gobierno de la Ciudad de México, la doctora Claudia Sheinbaum, y por supuesto los titulares de las demarcaciones, cuyas repercusiones impactarán sin duda la propia gobernabilidad de la capital de la República.

En medio estaremos los ciudadanos que residimos en la otrora muy leal y noble Ciudad de México, que deberemos permanecer atentos al acontecer público en todos los campos de la gran tatarabuela de México-Tenochtitlan, sujeta a todo tipo de cambios conforme a una nueva visión de la mandataria capitalina, que gobierna bajo los influjos de la denominada Cuarta Transformación, y su máximo líder y exponente, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Hacer historia en la capital y hacer historia enseguidita a escala nacional

Como muy temprana precandidata de Morena a la presidencia de México, Sheinbaum sabe lo que trae entre manos: hacer historia en la capital y hacer historia enseguidita a escala nacional si alcanza la postulación a la Primera Magistratura y deja en el camino a sus adversarios, entre ellos dos pesos pesados de la política del país como el canciller Marcelo Ebrard, y el senador y ex gobernador zacatecano, Ricardo Monreal. Sheinbaum también lidiará no sólo con sus competidores internos en Morena, sino con los que a su tiempo surjan de las filas de otros partidos o incluso alianzas partidistas.

La mandataria tiene el apoyo total y absoluto hasta ahora de López Obrador, a quien le interesa colarla hasta el epicentro de Palacio Nacional y quien ya hace uso de todo su arsenal político, que no es limitado, para salirse con la suya y colocar a Sheinbaum en la silla presidencial. Incluso, no es descartable en absoluto, que el presidente ponga un esténse quietos a Ebrard y a Monreal, cuyas vidas y obras conoce sobradamente, para que se disciplinen ante la señora Sheinbaum. Esto, así signifique el sacrificio en las piras del zócalo del piso justo y parejo que según Monreal deberá imperar en la competencia presidencial de Morena. Por verse esto último.

La guerra de Kramer vs Kramer

Pero también es cierto, que ni Ebrard o Monreal son ingenuos y mucho menos confiados en esto del arte de la política. Así que seguramente veremos un duelo de titanes, o algo así como la guerra de Kramer vs Kramer. Anticipar quién y junto con él o ella será el vencedor de la contienda resulta aún prematuro anunciar. Pero la batalla promete, o tiene miga para decirlo de otra forma y habrá que verla desde un primer sitio o incluso desde una atalaya para mejor mirarla.

Para las gestiones de las alcaldesas y los alcaldes de la Ciudad, que recién rindieron protesta el uno de octubre pasado, también será un reto político. Deberán andar con cautela extrema y aceptar en particular la ley de austeridad republicana que ya comenzó a argumentar la doctora Sheinbaum, y que de hecho les impondrá límites presupuestales en los tres meses que restan de este 2021.

La gobernante de la Ciudad de México ya puso en claro que no se trata de un asunto político, sino presupuestal y que si no hay más dinero para repartir, los titulares de las alcaldías tendrán que acatar ese principio. Se anticipa una batalla por los recursos, y aún su utilización.

Es un hecho sin embargo que la batalla política ya inició entre la mandataria y los nuevos alcaldes de oposición, que fueron recibidos uno por uno por Sheinbaum en prevención quizá de impedir el montón, para en su lugar atender individualmente.

La asunción de sus cargos al frente de las 16 alcaldías

Recuérdese además la gresca que se desató fuera del Congreso de la Ciudad de México al cierre de agosto cuando miembros de la Unión de Alcaldes de la Capital, intentaron llegar hasta la sede del legislativo local en Donceles para hacer una serie de planteamientos a los diputados capitalinos. En el zafarrancho fue herida en la nariz la alcaldesa, entonces sólo electa, de Álvaro Obregón, Lía Limón.

Así que se viene lo bueno, que de hecho ya comenzó con la asunción de sus cargos al frente de las 16 alcaldías de la Ciudad de México el primer día de este mes.

Fíjese si no, Sheinbaum ya lanzó el primer dardo a la alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, quien se impuso nada menos que a la cuatrosísima Dolores Padierna en esa demarcación. Pues resulta que luego de asumir el uno de octubre en el Congreso de Donceles, Cuevas hizo un auténtico huateque para marcar su debut como co-gobernante de la Ciudad. Aunque quizá en descargo, recién esta semana que termina, la alcaldesa Cuevas dispuso entre sus primeras acciones la poda de árboles y limpia de parques en la zona central de la Cuauhtémoc. Allí se la vio, solícita y atenta hasta con los barrenderos a quienes saludaba de mano, dicho esto sin ánimo discriminatorio por supuesto, pero si de llamar la atención cuando se registra en circunstancias inusuales.

¿pues quién se los pagó y qué favores van a deber?

Al huateque de Cuevas, Sheinbaum preguntó: ¿quién pompó? en referencia a las celebraciones que también tuvieron otros alcaldes, con salas VIP, bebidas de alto costo y otros enseres de fiesta.

La mandataria dejó abierta la pregunta: ¿pues quién se los pagó y qué favores van a deber”.

Añadió que esa es la “gran diferencia de la frivolidad y lo que significa eso como forma de gobernar, a la manera en que nosotros gobernamos que es como ciudadanos, no es estos grandes lujos, eso es precisamente lo que representamos nosotros, acabar con los grandes privilegios y regresar a gobernar para la gente”.

Sheinbaum ratificó que los nuevos alcaldes, sobre todo los de oposición, se deben apegar a la austeridad. Allí quedó el dardo. Veremos qué sigue.

[email protected]

@RoCienfuegos1

Deja un comentario

93629
A %d blogueros les gusta esto: