Seguir viendo

Encuentro cara a cara

mapaLas campañas políticas son un desafío en materia de estrategia, movilización y, sobre todo, de comunicación. Transmitir para convencer, conseguir la voluntad de los electores e influenciar los resultados de una elección.

Hacer campaña política incluye diversas etapas, algunas de las cuales no son perceptibles para la mayoría de los públicos, como las de planeación e investigación a través de estudios de opinión, grupos de enfoque, revisión de estadísticas y tendencias, obtención de recursos, selección del discurso, compromisos, calendarios, mapeo de audiencias y definición de equipos. Los estrategas políticos deben decidir con acierto los mensajes que utilizarán para difundirlos de manera directa y a través de las diferentes herramientas de comunicación masiva. Tierra y aire.

Otras líneas de trabajo fundamentales para el desarrollo de una campaña son la organización electoral para activar e ir al encuentro de posibles simpatizantes, de acuerdo a una cartografía específica, así como lograr acreditar representantes en las casillas y ante los órganos electorales y, sobre todo, la movilización el día de la jornada, la realización de foros especializados y reuniones de trabajo con sectores productivos, académicos, gremiales y empresariales.

Aún en el siglo pasado, en los tiempos de un partido dominante, cuando podría pensarse que era “innecesario” realizar una campaña electoral, fue muy importante el acercamiento con los ciudadanos. En la Reseña gráfica de la campaña presidencial de Lázaro Cárdenas, candidato popular del pueblo mexicano 1934 – 1940, se menciona que Cárdenas “realizó una campaña singular pues recorrió el país desde las ciudades importantes hasta los poblados más distantes (…) para escuchar las necesidades de la población y tuvo un contacto notable con los indígenas, fue tan intenso y grande el esfuerzo que desde entonces se convirtió en una campaña que todos los candidatos seguirían”.

Otro ejemplo ocurrió en las elecciones presidenciales de 1976, cuando el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no tuvo contendientes, y pese a ello José López Portillo realizó una campaña de siete meses en la cual recorrió toda la república.

ESTRATEGIA IMPRESCINDIBLE

En efecto, ir al encuentro cara a cara de los votantes es fundamental en una competencia y ha sido parte necesaria para posicionar las políticas públicas que el candidato ofrecerá a sus eventuales electores.

Con todo y la utilidad que los medios de comunicación masiva, como la radio, la televisión y actualmente las redes sociales en Internet, puedan ofrecer para establecer comunicación con los ciudadanos, las estrategias político electorales no pueden prescindir de eventos en los cuales el candidato muestre su carisma, como las visitas de casa en casa para tomar el pulso y empaparse del sentimiento de la gente.

El principal impedimento para hacer un plan efectivo de encuentros directos con la ciudadanía, radica en el corto tiempo con que actualmente se cuenta para hacer proselitismo, así como el crecimiento poblacional. Veamos el caso de Chiapas, por ejemplo: el nuevo marco legal indica que para las campañas de candidatos al gobierno del estado, de municipios y diputados estatales, el plazo con que cuentan los postulantes para lograr ser reconocidos, difundir sus propuestas y llamar al voto, es de ¡30 días! Y el reto es mayor si consideramos que la entidad cuenta con más de 3 millones 165 mil electores que están diseminados en 19 mil localidades rurales en 118 municipios, más de 2 mil secciones electorales y 1 millón de viviendas.

saludandoPara ampliar su “ancho de banda” o superficie de contacto con los ciudadanos, está en los esfuerzos de todos los partidos políticos y aspirantes a los cargos en disputa, la utilización de las redes sociales —Twitter, Facebook y Youtube— que en nuestro país cuenta con poco más de 11 millones de usuarios mayores de 18 años. Sin embargo, es difícil todavía utilizar con pleno éxito estas redes, pues el alcance de las plataformas está limitado por el universo de usuarios cuando sólo 20 por ciento de los hogares cuenta con conexión a Internet lo que representa 35 millones de habitantes, pero de éstos, 40 por ciento están en el Distrito Federal, Estado de México, Jalisco y Nuevo León, según un estudio realizado en 2011 por la Asociación Mexicana de Internet. Si bien hemos visto cómo en algunos países ha mostrado eficacia, particularmente en Estados Unidos, en México aún no sabemos el potencial de estas redes para movilizar votantes y tampoco como medio de comunicación directa con seguidores políticos.

Ciudadanos y políticos vivimos hoy una disyuntiva, donde los primeros deseaban campañas breves con más ideas y menos estridencias, y los segundos, mayores oportunidades de exposición pública para posicionar sus propuestas.

Más allá de la confusión sobre qué se puede hacer en lo que dieron por llamar periodos de intercampañas, la lección que nos deja la nueva normatividad y la práctica política es que aquellos que pretendan ocupar cargos de elección, deben empezar con mucha anticipación a encontrarse de manera directa con sus posibles electores, ya que parece estar claro que durante la corta duración del periodo legal para hacer campañas, es muy difícil construir una imagen, ser reconocido y obtener una intención de voto que haga factible cualquier triunfo electoral.

Aún con las limitaciones y retos que constatamos, no cabe duda de que los candidatos deben privilegiar el acercamiento personal con sus electores pues acreditarse cercano a las inquietudes, problemas y causas sociales, siempre será más elocuente que un discurso o miles de anuncios y pancartas que terminan convirtiéndose en parte del paisaje.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: