Apoyos para infraestructura cultural.

Conaculta Noviembre 2013Las instalaciones destinadas a la realización de actividades artísticas son fundamentales para los gobiernos locales, debido a su impacto en la formación intelectual de la población y su contribución a la cohesión social, asegura Mirna Ortiz Cuevas, secretaria Ejecutiva del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE).

Se trata de un esquema de cofinanciamiento que impulsa el Gobierno Federal, a través del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), cuyos recursos están a disposición de las alcaldías y de los gobiernos estatales para la construcción, remodelación, rehabilitación, mantenimiento o equipamiento de inmuebles como casas y centros para la difusión de las artes, además de museos, teatros y auditorios, entre otros recintos.

Dicho programa constituye una alternativa para los gobiernos estatales y municipales que desean promover actividades culturales, pero la falta de dinero para acondicionar apropiadamente las instalaciones se los impide.

REGLAS CLARAS.

Ortiz Cuevas asegura que la selección de proyectos es muy estricta pues es un fondo muy demandado. De las 305 solicitudes recibidas en este año —entre las cuales también existen algunas provenientes de organizaciones civiles—, 101 corresponden a municipios y sólo 77 del total fueron aprobadas.

La funcionaria explica que para obtener los recursos del PAICE es necesario cumplir con cuatro requerimientos: el primero de ellos consiste en acreditar la propiedad del predio donde se planea invertir el apoyo. En caso de que el lugar le pertenezca a la Federación, la administración local necesita presentar una carta de usufructo.

Mirna Ortiz recomienda poner atención en este punto, pues asegura que 80 por ciento de las propuestas rechazadas no cumplieron con dicha solicitud.

El segundo requisito tiene que ver con presentar un listado de las actividades artísticas que se realizarán en el recinto, así como un plan ejecutivo, en el cual se deben anotar las especificaciones técnicas para dotar a ese espacio de las condiciones óptimas para su operación.

Ortiz Cuevas refiere que en ocasiones las secretarías de obras públicas locales reciben la encomienda de elaborar el plan ejecutivo, y el encargado de cultura realiza la propuesta artística, sin embargo, con frecuencia ambos documentos no concuerdan. “Por ejemplo, solicitan un espacio que es muy reducido o sin ventanas para organizar talleres de danza, lo cual es incongruente”, apunta.

ESFUERZO COMPARTIDO.

Los gobiernos estatales o municipales deben garantizar que solventarán una parte del proyecto si desean aspirar a recibir los recursos del PAICE. Ese es el tercer requerimiento para participar. No existe un monto mínimo, ya que dicha cantidad depende del tamaño y de la complejidad de la obra, así como de los fines para los cuales se construirá.

Requisitos Financiamiento PAICE“Las aportaciones que le corresponden a ambas partes son estimadas en conjunto por los gobiernos y por una comisión dictaminadora que está constituida por el director general del Conaculta, su secretario ejecutivo y el de cultura, y los cinco representantes regionales de la institución. Dicha comisión tiene la última palabra y es la que determina, con base en las reglas de operación, cuál es la prioridad de cada propuesta”, detalla la funcionaria.

Aunque el financiamiento de este tipo de iniciativas exige la participación económica de las alcaldías, el PAICE puede otorgar la totalidad de los recursos que requieren los municipios con alto índice de rezago social, es decir, aquellos donde 25 por ciento de la población o más vive en condiciones de pobreza.

Un requisito más es presentar la solicitud del apoyo debidamente firmada por el alcalde o por algún otro funcionario autorizado. “Esto es muy importante, porque muchas veces recibimos cartas con firmas electrónicas, o rubricadas por personas que no cuentan con las facultades legales para hacerlo. También nos llegan proyectos, pero ninguna solicitud formal”, refiere Ortiz Cuevas.

PATROCINIO INTEGRAL.

Las solicitudes se reciben durante el primer trimestre del año, previa convocatoria de las secretarías de cultura de los estados. La comisión dictaminadora dedica tres meses a calificar las propuestas, para que alrededor del mes de julio se emita el fallo correspondiente.

Para garantizar que las iniciativas sean viables, el PAICE también brinda asesorías. Mirna Ortiz apunta que en el último trimestre del año el personal encargado de operar el programa se dedica a guiar a los alcaldes y funcionarios estatales interesados en impulsar infraestructura para ejecutar sus planes. “Se les explica de qué se trata el apoyo y se les dan recomendaciones para estructurar los documentos técnicos.”

El municipio de Lerdo, Durango, es un ejemplo de caso exitoso. Este año, la alcaldía obtuvo 3.9 millones de pesos (mdp) para la remodelación del Museo Francisco Sarabia, cuyos muros fueron derribados y sobre los cimientos se construyó un nuevo diseño. En dicho proyecto, cuyo costo total fue de 9 mdp, participó el gobierno del estado con 3 mdp, mientras que el ayuntamiento aportó el resto de los recursos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: