IP y academia aliados para el desarrollo productivo

TrabajandoVincular a la academia con la industria tiene una ventaja: hacer que lo aprendido en las aulas se transforme en práctica para activar la economía de una región. Así lo entiende Vladimiro de la Mora, director del Centro de Ingeniería Avanzada de General Electric (GE), en Querétaro. Éste es uno de los complejos de investigación y desarrollo tecnológico más importantes del país, dedicado al diseño de turbinas de avión y de generación de energía, donde laboran más de 1,400 ingenieros mexicanos.

El Centro es un ejemplo de que la asociación entre el sector industrial y las contribuye a detonar la economía local en función de las necesidades de la industria. Su apuesta apunta a la generación de acuerdos con universidades mexicanas para fomentar la profesionalización de sus ingenieros, pero también para incidir en la activación de la economía regional a través de profesionistas especializados en los sectores económicos de mayor relevancia para el estado, como la industria aeroespacial, quienes buscan estudiar alguna opción de posgrado.

ACUERDOS INTERINSTITUCIONALES.

Emprenden el vueloEntre los acuerdos firmados por el Centro destaca uno con el Instituto Politécnico Nacional (IPN) para vincular a ingenieros de GE como profesores de la maestría de Ingeniería en Aeronáutica que se imparte en dicha institución. “Otra ventaja de ese acuerdo es que el IPN reconoce algunos de los cursos internos como créditos para esa maestría; ellos vinieron, revisaron el material que estamos dando en cuanto a análisis de elemento finito y termodinámica”, apunta.

También existe un convenio con la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), por medio del cual se desarrolló en conjunto una maestría en software embebido para aviones, que ya cursan 20 ingenieros de GE. Otro acuerdo con la Universidad de Guanajuato ha permitido impartir una maestría en Termodinámica en esa institución, mientras que en el campus Juriquilla de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) existen 10 empleados del Centro de Ingeniería Avanzada cursando la maestría de diseño mecánico.

Vladimiro de la moraVladimiro de la Mora señala que una de las estrategias para allegarse de talento ha sido la de contratar ingenieros recién egresados de las universidades, quienes posteriormente tienen la opción de especializarse en alguno de los rubros que requiera la empresa a través de los convenios con las instituciones educativas para cursar posgrados, o bien mediante los cursos que imparten los propios especialistas del Centro. Esto, asegura, representa una ventaja tanto para las escuelas como para la propia firma.

“A las universidades les asegura un cierto número de estudiantes de posgrado nuestro compromiso de que vamos a estar impulsándolos para que terminen sus estudios de posgrado. Nosotros ganamos porque nos podemos sentar con las escuelas, quienes adecúan su material basándose en las necesidades que tenemos. En su plan de estudios hacen las modificaciones necesarias para que salga un programa casi a la medida”.

VINCULACIÓN HISTÓRICA.

Jorge GutiérrezJorge Gutiérrez de Velasco, rector de la Universidad Aeronáutica de Querétaro (Unaq), explica que la vinculación de la academia con la industria en ese estado ha sido un común denominador en la entidad desde que se crearon instituciones de educación públicas, como la UAQ.

“Esto se da porque existe una visión muy concreta de nuestras autoridades, y es histórica, no es solamente de esta administración, en la que los proyectos productivos, cuando son atraídos por las instancias correspondientes, es decir, por las secretarías de desarrollo económico, se busca que lleguen y traigan un beneficio a la sociedad, que se acerquen proyectos productivos y éstos sean apoyados por las autoridades educativas”, comenta.

El académico indica que el gran reto de las instituciones educativas, en estos casos, es ofrecer planes de estudios y programas de formaciones pertinentes para la industria, es decir, que lo que se enseña en las aulas se pueda aplicar en la práctica en el sector. Para ello se requiere que los contenidos académicos estén constantemente actualizados. Gutiérrez asegura que mientras los conocimientos sean vigentes y los profesores estén actualizados, se generan alianzas tan significativas en las que instituciones y compañías comparten infraestructura.

“Aquí poco a poco se ha venido desarrollando y hoy ya es algo natural, si es el sector farmacéutico, automotriz, aeroespacial, de tecnologías de la información o cualquier otro sector, las instituciones educativas han tenido la visión de que cada proyecto productivo venga aparejado con un proyecto educativo que sustente en el corto, mediano y largo plazo la operación de ese sector”, expone.

FACTOR DE COMPETITIVIDAD.

TurbinaLa Universidad Aeronáutica de Querétaro surgió a mediados de 2005, luego de la llegada al estado del fabricante canadiense de aviones Bombardier Aerospace, lo que detonó la formación del primer cluster de manufactura aeronáutica en el país. En ese contexto, la Unaq se creó como una institución especializada en formar a todos los cuadros del sector, desde técnicos, investigadores, ingenieros, maestros y doctores.

Actualmente, la Universidad cuenta con más de 730 estudiantes en las tres modalidades de educación que ofrece: técnico superior universitario, ingeniería y posgrado. Se trata de la única institución pública de educación superior que cuenta con el reconocimiento de la autoridad aeronáutica mexicana, que les otorga a los estudiantes una licencia para brindar mantenimiento a las naves de cualquier aerolínea.

Según el rector de la Unaq, esta institución ha apoyado a los gobiernos Federal y del estado para atraer más de mil millones de dólares (mdd) en inversión extranjera directa para el sector aeroespacial en Querétaro. Comenta que parte del éxito se debe a que las compañías tienen la oportunidad de preguntar qué capacidades ofrecen las entidades para la formación de sus técnicos.

En ese sentido, Jorge Gutiérrez de Velasco apunta que la tarea de la Unaq es exhibir esas capacidades, así como apoyar a las compañías que así lo deseen a que establezcan sus propios programas de formación de capital humano.

INVERSIONES RECIENTES.

Según Marcelo López Sánchez, subsecretario de Desarrollo Económico de Querétaro, las inversiones más importantes en el último año, en lo que toca al sector aeroespacial, corresponden a la planta de producción y mantenimiento de helicópteros de la empresa Eurocopter, la construcción de la quinta planta de Bombardier Aerospace, el anuncio de la construcción del Centro de Mantenimiento de Aeroméxico y Delta Airlines y la inauguración de la planta del fabricante de turbinas Snecma.

El monto de la inversión en el estado que corresponde a estos proyectos es de más de 205 mdd. Este sector industrial genera aproximadamente 5 mil empleos al año en el estado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: