Orden y economía en las centrales de abasto

Raymundo CollinsLas Centrales de Abasto surgieron con el espíritu original de tener ventas mayoristas, pero el tiempo las llevó a incluir la comercialización al menudeo y hoy en México son, incluso, un factor de seguridad nacional, afirman representantes del sector.

Raymundo Collins Flores, director y administrador general del Fideicomiso de la Central de Abasto de la Ciudad de México, asegura que al año circulan por sus 327 hectáreas el equivalente a 108 millones de personas. En un día normal transitan por sus pasillos cerca de 300 mil personas, pero en diciembre esta cifra aumenta hasta 600 mil.

“Mientras más crisis económica existe en el país más gente llega a la Central de Abasto(…) lo que una persona compra con 500 pesos en un supermercado, aquí lo consume con 250 pesos, la gente cada vez cuida más su dinero”, expone en entrevista.

En México, las centrales de abasto canalizan 70 por ciento de la producción agrícola y pesquera nacional, mientras que el resto está en manos de comercializadores y tiendas de autoservicio que van directo al campo, expone Cruz Ramón Chavira Campos, presidente de la Confederación Nacional de Agrupaciones de Comerciantes de Centrales de Abasto (Conacca).

“Somos el canal de comercialización y distribución de los pequeños y medianos comerciantes. Nos necesitan para distribuir los alimentos que ellos producen”, asegura.

FUNCIONES

El presidente de la Conacca sostiene que las centrales de abasto son el eslabón de la cadena alimenticia que se encarga de recopilar, distribuir y comercializar los alimentos para satisfacer la demanda de la sociedad mexicana.

Entre sus principales funciones se encuentran: la recepción del producto, limpieza del mismo, selección, almacenamiento normal y especializado y ventas de productos al mayoreo.

A nivel nacional, cada central de abasto es autónoma y trabaja en forma independiente.

En la Conacca, comenta Chavira Campos, se encuentran 64 centrales de abasto del país, las cuales están afiliadas como uniones de comerciantes y generan 1 millón 850 mil empleos directos. Añade que a nivel nacional hay 2 millones 100 mil comerciantes, de los cuales 250 mil trabajan al mayoreo.

El Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed) sostiene que los municipios constituyen un factor determinante como promotores y organizadores del abasto a nivel municipal.

Plantea que las autoridades municipales deben promover la organización de productores, pescadores, transportistas y comerciantes para operar y asegurar el abasto de alimentos y otros productos.

En la prestación del servicio público de mercados y centrales de abasto está contemplado un conjunto de disposiciones jurídicas en los tres niveles de gobierno.

En el caso de los ayuntamientos, el Inafed expone que los ordenamientos que les corresponden son los siguientes:

El bando de policía y buen gobierno. Enuncia los servicios municipales a cargo del ayuntamiento, entre éstos al de centrales e abasto; asimismo, atribuye la facultad al ayuntamiento para reglamentar todo lo concerniente a la organización, funcionamiento, administración, conservación y explotación de los servicios públicos.

El reglamento de construcciones. Establece las características y especificaciones que debe cumplir la construcción o remodelación de inmuebles destinados a la prestación de servicios públicos, y faculta al ayuntamiento a intervenir en los proyectos de construcción y reconstrucción de nuevos mercados y centrales de abasto.

El reglamento de mercados y centrales de abasto. Regula todo lo concerniente al funcionamiento de este servicio público. Contiene disposiciones que establecen los horarios, licencias y permisos para su funcionamiento; los derechos, obligaciones y prohibiciones, tanto de los prestadores del servicio como de los particulares, y determina las sanciones de que serán objeto las personas que infrinjan dicho reglamento.

De acuerdo con el Inafed, las autoridades municipales también pueden coordinar acciones con el gobierno estatal y la Federación para elaborar programas de financiamiento para la estructura y funcionamiento de los mercados y centrales de abasto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: