Pocos gobiernos usan e-factura.

Escribiendo d_o13El Sistema de Administración Tributaria (SAT) no mide a todos los contribuyentes con la misma vara. La ley establece una obligación para emitir el Comprobante Fiscal Digital (CFD), que tiene por objeto agilizar el proceso de tributación tanto para personas físicas como morales; sin embargo, no se prevé un plazo para la modernización de los sistemas de contabilidad fiscal de las entidades de gobierno en ninguno de sus tres niveles.

La Resolución Miscelánea Fiscal de 2011 da a los gobiernos estatales, municipales y al Federal la oportunidad de elegir entre recibos digitales o los tradicionales de papel. En contraparte, el próximo 1° de enero de 2014, todas las empresas que facturen más de 250 mil pesos al año —que representan 90 por ciento de la planta productiva del país— deberán expedir sólo los digitales.

Buzón-e, empresa filial de Estafeta, se convirtió en 2002 en el primer proveedor de certificación de comprobantes fiscales digitales a través de Internet (PAC).

En ese entonces, el SAT decidió promover la simplificación administrativa a través del CFD. Y de 2008 a la fecha, la exigencia se ha extendido de forma gradual para determinadas empresas y ciertos contribuyentes.

Javier Vega, presidente de la Asociación Mexicana de Proveedores Autorizados de Certificación (Amexipac), refiere que la puesta en operación de tales documentos fiscales ahorra tiempo y dinero, porque reduce el proceso de elaboración —desde la liberación de una orden de compra hasta la confirmación del pago—, que tardaba entre 45 y 60 días, a sólo unos segundos.

De esta forma, la facturación electrónica no es un tema fiscal, sino comercial. “Ahorrar tiempo, ahorra dinero”, afirma el experto.

MÁS RÁPIDO.

Roger Werner_o13Adoptar un sistema de este tipo requiere de una valoración de los procesos internos de la administración municipal o estatal, la cual debe realizarse por áreas. La infraestructura requerida es mínima y tan solo consiste en una computadora con servicio de Internet.

Migrar del sistema de facturación en papel al timbrado electrónico genera un ahorro de entre 10 y 25 por ciento en costos de operación contable y almacenamiento de información, asegura Roger Werner, director general de Grupo Advantage, otra empresa registrada como PAC.

Un CFD facilita el servicio a los ciudadanos, porque evita largas filas y concentraciones en las ventanillas de pagos y, tanto en empresas privadas como en el ámbito gubernamental, involucra áreas de sistemas, cuentas por cobrar, administración y compras.

“A la falta de un plazo terminante para los gobiernos municipales y estatales, la adopción voluntaria del CFD es una muestra de eficiencia administrativa, que confirma que las autoridades ABC para migrar_o13asumen su papel de servir a los ciudadanos”, agrega Werner.

Tope al fraude La facturación electrónica tiene tres grandes beneficios: agilidad, transparencia y reducción de costos, explica Javier Vega. Un CFD es seguro porque genera un documento XML con la firma electrónica del contribuyente y el aval del proveedor certificado, lo cual evita la duplicidad de documentos.

El documento brinda certeza sobre la autenticidad de las personas físicas y morales, además de que permite el rastreo del origen y destino de cada transacción. También implica ahorros de tiempo y dinero, porque elimina los consumibles de impresión y distribución de facturas físicas, así como la necesidad de espacio para su almacenamiento. El archivo se hace en forma electrónica, lo cual reduce el trabajo del área de contraloría y auditoría interna.

Las cuentas de gobierno de Grupo Advantage representan 25 por ciento de sus clientes. Con base en la información disponible, Werner menciona que existen buenos ejemplos de entidades públicas que han adoptado el esquema en forma eficiente, como la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la Secretaría de Finanzas del Distrito Federal y Pemex, además de los gobiernos de los estados de Baja California y Sonora.

FACILIDADES AL CONTRIBUYENTE.

Sergio Omar Alcázar_o13Justamente éste último se convirtió, en octubre de 2011, en el primer gobierno que expidió facturas electrónicas. Sergio Omar Alcázar, coordinador general del Programa Operativo del Sistema Integral de Información de la Administración Financiera de la Secretaría de Hacienda del Estado de Sonora, tuvo a su cargo la aplicación.

El proceso duró tres meses y recuerda que lo más difícil fue homologar el esquema de emisión Sergio Omar Alcázar. y entrega de los CFD a la base gravable. Entre los grandes beneficios que esta innovación ha traído, destacan la integración, la transparencia y la modernización del sistema de administración, además del interés de las entidades municipales para sumarse al esfuerzo.

“Los verdaderos beneficiados son los contribuyentes”, dice Alcázar, y añade que los ciudadanos reciben, al día siguiente de haber realizado el pago de cualquier impuesto o servicio, un comprobante fiscal por correo electrónico. Los ayuntamientos de San Luis Río Colorado y Cajeme, así como la Universidad de Sonora, ya utilizan este sistema.

De momento, el SAT no ha hecho público cuántas administraciones locales, estatales y entidades del gobierno Federal se han digitalizado —amparado en el Artículo 69 del Código Fiscal, que impide dar información de los sujetos obligados—, sin embargo se sabe que todavía quedan muchos por adaptarse.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: