Recursos del Banco Mundial para agua y saneamiento

Beneficiarios del PromeLos organismos operadores de agua han mejorado sus niveles de eficiencia global, ya que han aminorado las fugas y aumentado su recaudación por el cobro del servicio; sin embargo, todavía deben mantener sus esfuerzos si quieren alcanzar la meta oficial de 44.2 por ciento en 2012.

En aras de conseguir dicho objetivo se han formulado ajustes a programas clave, como el Programa de Mejora de Eficiencias en el Sector de Agua y Saneamiento (Prome), informa José Ramón Ardavín Ituarte, subdirector general de Agua Potable, Drenaje y Saneamiento, de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Para el próximo año se consiguió un crédito por 200 millones de dólares (mdd) del Banco Mundial (BM) —pagadero a tres años—, que formará parte del financiamiento disponible para los proyectos de inversión amparados por el Prome. Las propuestas tendrán que enfocarse en mejorar el aspecto comercial, a través de revisar el padrón de usuarios, la medición del consumo y la cobranza, así como en reforzar las capacidades físicas mediante la reducción de fugas y la ampliación de las redes, entre otras acciones.

Asimismo, se prevé entregar los recursos directamente a los organismos operadores sin terciar a través de los gobiernos estatales. “Con esta medida habrá una gestión más sencilla y ágil con los interesados”, comenta Ardavín Ituarte sobre las novedades que tendrá el Prome en 2012.

El funcionario comenta que si bien los apoyos económicos varían según el tipo de proyecto y el tamaño de la población beneficiaria —que van desde 40 por ciento y en algunos casos hasta 70 por ciento— también se ofrecerá una porción adicional para los organismos que demuestren tener consejos de administración ciudadanizados y que no hagan una rotación frecuente de empleados técnicos y operativos.

De esta forma se pretende evitar que los puestos dentro de los organismos administradores de agua se asuman como cargos políticos y no como técnicos, explica.

Actualmente, los operadores municipales o estatales reportan una eficiencia comercial de 75.2 por ciento, lo que implica que por cada mil litros producidos se cobran 752; en tanto que la eficiencia física arroja una media de 57.3 por ciento.

Estas cifras dan como resultado una eficiencia global de 43.1 por ciento, que comparado con el de 2006, que fue de 36.2 por ciento, implica un avance significativo en general. Sin embargo, México todavía queda debajo de otras regiones del mundo, como Colombia, Chile y la Unión Europea, que reportan indicadores de 55, 60 y 70 por ciento, respectivamente.

Cómo participarDe ahí la importancia, insiste José Ramón Ardavín, de fortalecer las capacidades de los organismos operadores de agua potable y saneamiento en el ámbito local, por medio de asistencia técnica y financiamiento que les permita hacer desde obras civiles, como tanques de almacenamiento, hasta la organización de sistemas de macro y micro medición y sistemas de información y catastro, la instalación o reposición de tomas domiciliarias o el montaje de equipos electromecánicos, entre otras acciones.

Como en otros programas de la Conagua, los recursos del Prome son a fondo perdido y deben ser complementados, ya sea por los organismos operadores o por las autoridades municipales o estatales. Para participar es necesario presentar buenos indicadores de eficiencia física y comercial, así como elaborar un proyecto integral de mejora de procesos validado técnicamente por la Comisión.

El Prome tiene previsto ejercer en 2011 un total de 400 millones de pesos (mdp) aproximadamente, 220 de los cuales son aportaciones federales y 180 de las contrapartes locales. Al fi nal del ejercicio, se estima que serán beneficiados 29 municipios de los estados de México, Coahuila, Guanajuato, Nayarit, Durango, Guerrero, Jalisco, Veracruz y San Luis Potosí.

ÁREAS DE OPORTUNIDAD

No obstante los avances de los organismos operadores de agua potable y saneamiento, el funcionario de la Conagua admite que todavía falta camino por recorrer en aspectos como transparencia y rendición de cuentas, en la consolidación de los consejos de administración ciudadanos, planeación de proyectos a largo plazo y mejoramiento de indicadores.

Roberto Olivares, director general de la Asociación Nacional de Empresas de Agua Potable y Saneamiento de México (Aneas), recuerda que el Prome —antes conocido como Programa de Asistencia Técnica para la Mejora de la Efi ciencia del Sector de Agua Potable y Saneamiento (PATME)— ha sido objeto de varias modificaciones, pero aún así considera que es necesario ajustar sus reglas, ya que éste y otros programas de la Conagua sirven más para las ciudades grandes.

Contenedor de aguaHace ver que el organismo de un municipio chico no tiene las capacidades económicas para realizar aportaciones complementarias a los recursos federales, lo que se agrava por el hecho de que la Conagua devuelve el pago de derechos, por el aprovechamiento de los recursos hídricos, con varios meses de retraso.

“El ejercicio 2010 se entregó apenas a principios de este año, lo cual genera altos costos de capital, ya que obras licitadas, asignadas y construidas no cuentan con la contraparte de inversión del programa, lo que inhibe la inversión en nuevos proyectos”, refiere el experto.

También sugiere que el Prome agilice el trámite de no objeción del BM, que se reconozca a los operadores como los poseedores de la experiencia para diseñar los proyectos, además de validar los estudios y análisis realizados por los operadores como parte de los requisitos en lugar de sólo exigir un estudio de Diagnóstico y Planeación Integral (Dip) y que se agilice la entrega de recursos.

Asimismo, el representante de Aneas —agrupación que representa a 1,300 asociados— sugiere otorgar mayor presupuesto al programa y flexibilizar los requerimientos de eficiencia comercial y física, lo que ampliará la base de participantes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: