software libre, alternativa para digitalizarse

Publicado Por

Javier Solís

El beneficio y la utilidad de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) es de tal magnitud que los gobiernos municipales no pueden darse el lujo de prescindir de ellas. Sin embargo, su uso tiene un inconveniente: requiere de una importante inversión, especialmente en software, indispensable para crear, administrar y almacenar información que debe estar lista para ser enviada por Internet en cualquier momento.

Los recursos destinados a programas computacionales son generalmente elevados porque en la mayoría de los casos se emplea software privativo, es decir, aquel que sólo puede utilizarse si se compra al fabricante una licencia o permiso para instalar el programa en una computadora o servidor.

El problema con este tipo de herramientas, es que debe pagarse una nueva licencia por cada máquina que se quiera equipar, lo que eleva significativamente los costos. Esto ha llevado a los municipios a mirar hacia el llamado software libre u open source, el cual se refiere a programas que realizan exactamente las mismas tareas que el software privativo y por cuyo uso no es necesario pagar, así se instale en 1 millón de equipos.

De acuerdo con Daniel Cevallos, presidente de la Asociación Mexicana Empresarial de Software Libre (Amesol), para que un software sea considerado open source debe garantizar cuatro aspectos al usuario: la libertad de utilizar el programa con cualquier propósito, la posibilidad de copiarlo y distribuirlo libremente, modificarlo para adaptarlo a sus necesidades y hacer públicos los cambios o mejoras hechas para que todos los usuarios se beneficien. Éstos dos últimos puntos implican tener acceso al código fuente del programa.

Dado que no venden licencias que autorizan el uso de esta tecnología, las empresas dedicadas a trabajar con software libre han desarrollado un esquema de negocios distinto al de las creadoras de software propietario, que consiste en comercializar productos o servicios relacionados con los programas, como son: libros, cursos de capacitación, servicios de consultoría y desarrollo de aplicaciones.

Lo anterior representa un beneficio económico para el usuario —en este caso los municipios—, que no deben desembolsar fuertes cantidades de dinero por el pago de licencias si optan por el software libre. “Si hablamos de que en un municipio se requiere al menos que las computadoras estén equipada con una suite de oficina y un navegador para Internet, licencias de productos que sumadas cuestan aproximadamente 15 mil pesos, y se multiplica esta cantidad por el número de computadoras que pudiera tener un municipio: 100, 200 ó 300, ya se demuestra cuál es una de las ventajas del software open source”, refiere Cevallos.

Por otra parte, como el software libre puede modificarse y las mejoras deben ser divulgadas para el beneficio común, esto propicia que más de una empresa esté en condiciones de ofrecer servicios de soporte y desarrollo para este software. Esto garantiza mayor independencia tecnológica a los municipios, quienes pueden elegir entre un amplio número de compañías dedicadas a esta tarea.

El titular de la Amesol añade que existe software libre para cubrir casi cualquier tipo de necesidad en los ayuntamientos. “Hay 20 mil productos allá afuera para hacer lo que quieras: software contable, de nómina, gestión de proyectos, etcétera.”

WEB BUILDER MEXICANO

A la vanguardiaUna de las muchas opciones de software libre disponible hoy es el Semantic Web Builder, desarrollado por el Fondo de Información y Documentación para la Industria (Infotec), centro público de investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) especializado en TIC. Esta plataforma es la base de la iniciativa Gobiernos Locales Digitales, con la que se busca construir modernos portales de Internet para los gobiernos municipales, a través de los cuales los ciudadanos puedan realizar distintas gestiones, como levantar denuncias, efectuar trámites o pagar servicios. Hasta el momento, el Infotec ha realizado pruebas piloto exitosas como parte de este proyecto, pues ha desarrollado los portales de localidades como Cajeme y Nogales, en Sonora, y actualmente se está trabajando en la creación del portal municipal de Tulum, Quintana Roo.

Para el proyecto de Tulum se tienen listos ya 30 trámites que los ciudadanos podrán realizar desde su casa, sin presentarse en las oficinas de gobierno, lo que permitirá a las personas ahorrar tiempo. Entre estas disposiciones se encuentran las de mayor demanda en la localidad, como la licencia de uso de suelo de giro comercial, la solicitud de permiso para realizar obra nueva, así como el permiso de tala o desmonte para controlar y cuantificar la remoción de la cobertura vegetal del municipio para el desarrollo de proyectos constructivos.

De acuerdo con Sergio Hernández, oficial mayor de Tulum, para la construcción del portal municipal, antes de trabajar con Infotec el municipio recibió las cotizaciones de distintas empresas de software propietario que plantearon sus proyectos y costos. “No había una sola que cobrara menos de 30 mil dólares”, expone.

¿POR QUÉ ES POCO USADO?

Pese al ahorro que implica el software libre —como lo muestra el caso de Semantic Web Builder— la poca generalización en el uso de este tipo de programas no tiene que ver con la falta de información, ni de calidad en los productos, coinciden el representante de Amesol y personal del Fondo.

Durante mucho tiempo, afirma Javier Solís González, gerente de Desarrollo de Nuevos Productos y Servicios del Infotec, se vio como una desventaja del software libre que no hubiera una empresa detrás de los productos para respaldarlos; pero ahora hay muchas compañías que dan soporte. Además, en Internet hay comunidades de usuarios y desarrolladores que por medio de foros comparten información sobre este tipo de programas.

Quizá el inconveniente mayor es que la información disponible está en inglés, lo que pudiera ser un problema para los usuarios finales, por ello conviene que si un municipio desea utilizar este tipo de herramienta busque el apoyo del Fondo o recurran a los servicios de una compañía experta, añade Julio César Aguilar Montoya, director ejecutivo de la institución.

No obstante que este tipo de software es seguro de usar, tanto Aguilar Montoya como Daniel Cevallos advierten que su implementación en un ayuntamiento puede fracasar si no se cuenta con la disposición del personal para aprender a usar los nuevos programas y con el liderazgo de las autoridades para convencer a los trabajadores de los beneficios que significan para el gobierno cambiar de software privativo a libre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: