Un hogar para todos

Publicado Por

ConstrucciónLa población que vive en condiciones de mayor pobreza tiene la oportunidad de hacerse de un hogar. El programa de ahorro y subsidio para la vivienda Tu Casa está enfocado precisamente en atender a aquellas personas que habitan en zonas de alta marginación, a través del otorgamiento de subsidios o créditos para que adquieran, construyan o mejoren su vivienda, consoliden así un patrimonio familiar y contribuyan a mejorar su calidad de vida.

El Fideicomiso Fondo de Habitaciones Populares (Fonhapo) destinó 595.7 millones de pesos (mdp) al programa Tu Casa, para la entrega de 15 mil 305 subsidios a familias de 177 municipios en los que se registran índices de alta o muy alta marginación, durante el periodo de enero a noviembre de 2011, de acuerdo con César Alberto Villalón Cubillo, gerente de Operación de esta institución.

Al subsidio que el Gobierno Federal otorga para financiar la ejecución de acciones de vivienda a favor de familias en situación de pobreza patrimonial se le suman las aportaciones de los gobiernos locales, ya sea de estados o municipios, mediante un porcentaje de recursos variable, dependiendo de la clasificación territorial a la que pertenezca el ayuntamiento.

De este modo, cuando se trata de zonas urbanas o semiurbanas, es decir, mayores a 2,500 habitantes, el municipio pone un peso por cada peso aportado por el Ejecutivo Federal. “Por ejemplo, si hablamos de una cantidad de 100 mil pesos, nosotros les damos 45 por ciento, el municipio aporta el otro 45 por ciento y al beneficiario le corresponde 10 por ciento restante”, detalla Villalón Cubillo.

Cesar VillalónSin embargo, explica el funcionario, hay municipios que presentan un grado de marginación muy alto, como en Cochoapa el Grande, Guerrero, considerado desde 2006 por el Consejo Nacional de Población y desde 2008 por la Organización de las Naciones Unidas como el municipio más pobre y marginado de la República Mexicana. En estos casos el Fonhapo aportó 90 por ciento, el ayuntamiento 5 por ciento y los beneficiarios el restante 5 por ciento, con aportaciones en especie como la mano de obra.

Los subsidios se otorgan en dos modalidades: ampliación o mejoramiento de vivienda y adquisición de unidades de vivienda. En el primer caso, la aportación por parte del Fonhapo varía entre los 10 mil y 20 mil pesos. Cuando se trata de adquirir una unidad básica de vivienda, los montos comprenden entre 40 mil y 53 mil pesos. El municipio, por su lado, participa un apoyo por lo menos igual al valor de la aportación federal. La cantidad que aporta el beneficiario es mínima y puede ser en especie, económica o combinada.

Los tiempos de construcción de estas unidades básicas de vivienda comprenden alrededor de seis meses, considerando 25 metros cuadrados para unidades urbanas y 34 metros cuadrados para unidades rurales. En el caso de las ampliaciones y mejoras se les da un plazo de tres meses para ejecutarlas. La intención es que las viviendas ya no sean de este tamaño, los municipios y los beneficiarios han aportado mayores cantidades para que las construcciones sean de entre 40 y 44 metros cuadrados, para lo que se busca la participación de organismos independientes, como las fundaciones para el mejoramiento de vivienda.

Las modalidades de construcción de las unidades de vivienda obedecen también a los usos y costumbres, pues hay regiones en donde se solicitan techos de concreto, en otras de lámina o de otros materiales, pero siempre se evalúa que cumplan una función habitacional de 30 años. En caso de que no se cubran los lineamientos del Fonhapo, no se conceden los subsidios.

ALCANCE NACIONAL

La cobertura nacional de este programa permite que todos los municipios puedan solicitar al Fonhapo, a través de las 32 delegaciones estatales, una cierta cantidad de subsidios para atender demandas de sus localidades, sea para ampliación y mejoramiento o para la construcción de unidades básicas de vivienda. Cabe señalar que las modalidades pueden ser combinadas, es decir, solicitar apoyos para ambas acciones, siempre y cuando se cumplan los requisitos señalados en las reglas de operación.

Es importante que las localidades dispuestas a solicitar los recursos del programa Tu Casa posean los recursos necesarios para sus aportaciones, y que los beneficiarios integren un cuestionario de información socioeconómica para determinar si son candidatos a recibir los apoyos.

Cuando se autoriza el subsidio se elabora un expediente técnico donde se especifica cuánto aporta el Gobierno Federal, el municipal y el beneficiario, y se establece una contraloría social para supervisar las acciones de las instancias federal y municipal en tiempo y forma.

Posteriormente, los recursos federales se transfieren a una cuenta bancaria creada por el municipio, donde ya están las aportaciones respectivas. El ayuntamiento recaba los recursos del beneficiario, ya sea en especie o en efectivo, y enseguida se realizan las acciones para la construcción o mejoramiento de vivienda.

A la persona se le otorga un cheque que endosa al municipio o a los institutos estatales de vivienda.

Hasta el momento Tu Casa ha atendido a 2,200 municipios, beneficiando aproximadamente a 900 mil hogares en situación de pobreza patrimonial, lo que corresponde a 3.5 millones de personas.

“Nos interesa que los municipios restantes se acerquen a conocer los programas de vivienda y que estén interesados en partici- par, por eso los invitamos a que acudan a las delegaciones estatales o que se comuniquen directamente con nosotros para proporcionarles la información y asesoría necesaria”, finaliza César Alberto Villalón.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: