Ya pasó la emergencia, ¿y ahora?

Collage 2¿Qué debe hacer un municipio cuando ya ha pasado un desastre? Todos formamos parte de la protección civil, la cual demanda una gran articulación de esfuerzos públicos y privados en el plano municipal, estatal y Federal. Particularmente el municipio, al ser el contacto directo con la ciudadanía, constituye la primera instancia que debe prestar auxilio en un desastre. Por lo tanto, ésa es su principal función en este tipo de situaciones: ayudar inmediatamente a las personas.

Ahora bien, cuando es superada su capacidad, debe recibir apoyo del gobierno estatal, y cuando la capacidad de éste se ve también rebasada, puede solicitar la ayuda Federal, que se brinda complementariamente para seguir atendiendo a los damnificados.

Entonces, ¿qué acciones inmediatas se deben adoptar? Las autoridades locales deben adoptar algunas medidas básicas que, sin ser una secuencia formal de procedimientos, sí contribuyen a salvar vidas, bienes, infraestructura, servicios públicos y el medio ambiente. Entre éstas se encuentran, por ejemplo: alertar a la gente; activar los planes de emergencia; coordinar los cuerpos de bomberos, policía, búsqueda y rescate y paramédicos; evaluar los daños y necesidades, así como garantizar que se reanuden los servicios del alumbrado público, transporte, agua, alcantarillado y drenaje.

Esta estrategia también incluye coordinar la ayuda humanitaria y el traslado a refugios temporales; establecer el acopio de víveres, herramientas y medicinas; resolver la disponibilidad de plantas potabilizadoras o generadoras de energía eléctrica; apoyar la reactivación de servicios de salud y atención psicológica; coordinar el suministro de alimentos calientes, agua para el consumo humano, ropa limpia, servicios sanitarios, materiales de aseo personal y limpieza de viviendas, etcétera. Lo anterior debe llevarse a cabo cuidando la comunicación de las acciones de emergencia a la población, y garantizando en todo momento el respeto de los derechos humanos.

¿Cómo acceder a la ayuda Federal? La ayuda Federal es muy variada y está presente en la prevención, el auxilio y la atención frente a una situación de emergencia. El gobierno Federal cuenta con un Fondo para la Prevención de Desastres Naturales, da asesoría sobre continuidad de operaciones en el ámbito gubernamental y el mejoramiento local de los planes de respuesta. Por otro lado, convoca a especialistas que estudian y conocen los fenómenos naturales para analizar y proponer medidas urgentes y reducir la improvisación, envía misiones de expertos en la atención de los desastres para que las autoridades estatales y municipales reciban asesoría sin costo, ofrece canales gratuitos de comunicación con la población a través de un Centro Nacional de Comunicaciones y la página del Sistema Nacional de Protección Civil.

También administra sistemas de monitoreo de diversos fenómenos, como sismos, actividad volcánica, lluvias, ciclones tropicales, epidemias y tsunamis, entre otros. Ante estos eventos emite alertas, estudia el impacto socioeconómico y ambiental de los desastres y recomienda medidas preventivas, reconstruye o construye obra pública —caminos, puentes, infraestructura hidráulica y eléctrica— y ofrece facilidades y estímulos fiscales en las zonas de desastre.

Adicionalmente promueve el aseguramiento de la infraestructura pública local, absorbe pérdidas de la actividad agrícola o ganadera ante contingencias climatológicas, administra refugios temporales, limpia escombros, distribuye vacunas, activa el Plan DNIII y el Plan Marina, coordina la ayuda internacional y repara las vías de comunicación, entre muchas otras acciones.

VOZ DE AUXILIO

dn3¿Qué tiene que hacer un municipio, qué necesita para que sea declarado como zona de desastre? Primero que nada debe prestar auxilio a la población. Cuando su capacidad de respuesta se vea superada debe solicitar el apoyo estatal. Por su parte, el gobierno Federal emite dos tipos de declaratorias: una relacionada con la situación de emergencia y otra en la que establece una zona de desastre. Esa declaratoria permite destinar recursos federales para la adquisición de suministros de auxilio que apoyen las tareas del estado y los municipios en materia de protección civil.

En cuanto a la declaratoria de desastre, cuando la capacidad operativa y financiera de la entidad federativa haya sido superada, ésta puede solicitar el apoyo del gobierno Federal. Así, cada instancia tiene su propia responsabilidad: el municipio atiende a la población en el marco de sus capacidades, si éstas son superadas se apoya en el gobierno estatal, y si las capacidades de éste se ven superadas, responde de modo subsidiario la administración Federal.

¿Qué se recomienda hacer a las autoridades municipales? Las autoridades municipales deben fortalecer los procesos de participación ciudadana, elevar su capacidad de monitoreo y de emisión de alertas, así como contar con un plan de continuidad ante desastres. Ser capaces de consolidar sinergias locales con los sectores productivos, los liderazgos sociales locales, las organizaciones de la sociedad civil con presencia en la región, con la población en general y con todos y cada uno de los actores clave del desarrollo local.

También deben cumplir con las disposiciones de protección civil correspondientes, constituir sus sistemas municipales de ayuda a la población y contribuir a elevar la inversión local en aspectos de prevención, tanto en infraestructura como en la promoción de los aspectos culturales y de difusión del conocimiento preventivo entre la población.

Además, se recomienda ampliamente favorecer los esquemas de aseguramiento de la infraestructura pública local, impulsar el desarrollo del atlas municipal de riesgos, adoptar las medidas de seguridad que la Ley General de Protección Civil señala, especialmente las acciones preventivas para la movilización precautoria de la población y su instalación y atención en refugios temporales, entre muchas otras acciones.

¿Qué planes deben llevarse a cabo, en el mediano plazo, después de un desastre natural? Evidentemente la recuperación económica y social, luego de un desastre, será paulatina y demandará esfuerzos sostenidos a favor del desarrollo local y del incremento de la capacidad de resiliencia gubernamental y social. Las autoridades municipales deben tener el potencial de interconectar las acciones y programas emergentes derivados del desastre con los mecanismos de intervención gubernamental de gran calado, es decir, con los programas de desarrollo social y económico que impulsa el municipio.

La protección civil no sólo debe suscitar programas de respuesta o preventivos en los ayuntamientos, sino que debe trastocar como eje fundamental del desarrollo cuestiones de protección civil, y éstas deben quedar asentadas en los planes de desarrollo municipal. Existen diversos programas federales y estatales que promueven la inclusión de este tipo de políticas públicas transversales en el orden de gobierno municipal.

Particularmente la Secretaría de Gobernación lanzó en septiembre de este año el Programa Municipio Seguro: Resistente a Desastres, que consiste en establecer una alianza para construir sinergias entre la sociedad civil y el gobierno a favor del incremento de capacidades locales para responder a los desastres. Así, el Programa busca la vinculación con actores clave, incluir como filosofía de gobierno la reducción del riesgo de desastres y sentar precedentes para que los desastres no sean recurrentes en el municipio. En www.proteccioncivil.gob.mx puede encontrar más información de éste y otros temas relacionados.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: