Museos: el valor de la identidad local

Museo 3Los museos de la Medicina Maya, el del Ámbar y el del Café, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas; el Museo de la Marimba, en Tuxtla Gutiérrez; el Museo de las Migraciones, en Zacatecas, o el Museo de la Revolución Mexicana, también conocido como la Casa de Pancho Villa, en Chihuahua, son lugares que guardan historia, cultura, educación e identidad, y que representan un valor importante para las ciudades que los albergan.

Especialistas y funcionarios aseguran que el reto para los ayuntamientos en este tema es establecer un proyecto a largo plazo, que trascienda a las administraciones como parte del acervo histórico y cultural, además de generar un valor turístico y económico a las localidades.

Para entender la necesidad y la importancia de un museo en una comunidad, Magdalena Zavala Bonachea, coordinadora nacional de Artes Plásticas del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) nos brinda un ejemplo singular: el Museo de la Música de El Triunfo, en Baja California Sur.

Es un museo que está en medio de dos ciudades, en una zona minera en la que a principios del siglo XX había conciertos regularmente, y donde nacieron muchos músicos. Fue ahí donde una pianista muy ilustre donó su casa y su piano para el recinto.

Actualmente el Museo de la Música de El Triunfo, que se estableció en 2003, cuenta con 87 instrumentos, uno de ellos un piano de 1796. Entonces, es posible escuchar a Chopin en medio del desierto y de las ruinas de una zona minera, en una casa llena de pianos antiguos. Eso generó la venta de souvenirs, y que viajeros y vacacionistas tuvieran curiosidad por visitar el lugar.

ES FÁCIL

Museo 1El Consejo Internacional de Museos (ICOM, por sus siglas en inglés), considera que un museo es una institución de carácter permanente y no lucrativo al servicio de la sociedad y su desarrollo, la cual debe estar abierta al público, y que exhibe, conserva, investiga, comunica y adquiere, con fines de estudio, educación y disfrute, la evidencia material de la gente y su medio ambiente. Son entidades que facilitan la preservación, continuación y gestión de recursos patrimoniales tangibles e intangibles —patrimonio vivo y actividad creativa digital.

Zavala Bonachea, que ha desarrollado actividades de educación y comunicación en recintos como el Museo de Arte Contemporáneo Rufi no Tamayo, el Museo de Arte Moderno y el Museo del Palacio de Bellas Artes, puntualiza que: “Poner un museo es bien fácil, pero lo que debes considerar es que permanezca por muchos años”.

Es necesario, agrega, pensar para qué va a servir el museo, quién lo va a operar, cómo se debe administrar y mantener. “Parte de los problemas en México es que creamos muchos museos, pero no articulamos las estrategias para mantenerlos. Se vuelven sólo proyectos en los cambios de sexenio.

“Lo que debemos asegurar, si es que un alcalde quiere hacer un museo —continúa Zavala—, es que abra un espacio donde la colección esté protegida legalmente. Que no se trate de una iniciativa, sino que quede legalmente constituido dentro del municipio o el estatus gubernamental al cual pertenece. Que tenga el dinero para su operación, además de considerar con mucha claridad sobre su destino y su futuro.”

Se debe buscar que sea un espacio abierto, escenario para expresiones literarias, infantiles, teatrales, musicales, es decir, que la comunidad se pueda apropiar de él. Que sea como un centro cultural, con la diferencia de que el museo tiene una colección que habla de la comunidad y debe rescatar su historia artística.

“Es muy doloroso para la sociedad, que cuando se logra abrir un museo deje de ser redituable para un proyecto gubernamental y se cierre por falta de interés. Eso es grave para una comunidad que sí le encuentra sentido”, advierte la funcionaria el INBA.

PARA QUE PERDURE

Museo 2Por ejemplo, sobre el secreto para que un museo de arte en un municipio sobreviva una administración, o pocos años posteriores a su inauguración, Leonardo Ramírez, coordinador de Artes Visuales del Instituto de Cultura de León, Guanajuato, afirma que éste debe estar apoyado en un proyecto que lo sustente como una entidad valiosa para el municipio.

“No se trata de usarlo como un espacio bonito para eventos sociales, tiene que funcionar, sobre todo, como un lugar que permita la interacción de la comunidad. La subsistencia de estos espacios se logra gracias a la incorporación en la programación de ideas y productos culturales novedosos, que involucren a los visitantes en un proceso de consumo artístico. ¿Cómo?, programando actividades que hablen del entorno inmediato, de cultura contemporánea y que busquen el beneficio de la comunidad artística local, en información, nuevas experiencias estéticas y promoción de sus artistas.”

Ramírez González considera que el gran problema de los espacios de arte o museos en los municipios, es la dificultad para encontrar al público al que se dirigen o que no han definido su vocación. A veces, agrega, los edificios que se otorgan para realizar exposiciones o fundar un museo municipal no son los óptimos o no se tiene suficiente presupuesto.

Estados con másSobre los espacios del Instituto Cultural de León, Ramírez comenta: “No se trata de un museo, no contamos con una colección de piezas artísticas. Desarrollamos exhibiciones a partir de proyectos curatoriales”.

De esta forma, 70 por ciento de los contenidos de la Coordinación de Artes Visuales del Instituto Cultural de León se producen desde la propia institución. Sobre el presupuesto con el que trabaja, asegura que el ayuntamiento contribuye con la mayor cantidad de recursos económicos, y adicionalmente existe un área especial del Instituto Cultural de León que se dedica a encontrar patrocinios, así como a conseguir recursos adicionales en programas de la Federación y del gobierno del estado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: