Gobernar es comunicar, comunicar es gobernar

La información que el gobierno federal y los estatales y municipales ha sido cuestionada por carecer de dos principios básicos: oportuna y  concreta.

Una frase que encierra un gran significado y, sobre todo, un interesante desafío, en una época donde la información se genera en cuestión de segundo y se difunde apenas esta nace.

Atrás quedaron los tiempos donde los gobiernos podían quedarse tras bambalinas, ahora, la ciudadanía exige estar informada en todo momento, tan es así, que ahora con el tema del desabasto de gasolina en al menos 9 estados del país, la información que el gobierno federal y los estatales y municipales ha sido cuestionada por carecer de dos principios básicos: oportuna y  concreta.

Entendemos que cuando un gobierno se comunica de forma eficaz y eficiente, no solo logra contener los ánimos de los ciudadanos, sino que logra convertirlos en aliados de sus políticas y estrategias , pero ojo,  los que ayudan son los aliados informados que cuestionan, debaten y defienden con argumentos,  por interés y no por adoración a las figuras del poder, situación que hemos visto en redes sociales donde el debate racional y  estructurado es dejado de lado por las pasiones y los posicionamientos que , desde las vísceras, nos hacen responder cualquier contenido y opinión.

Una adecuada comunicación hace de los gobiernos entes que son percibidos como exitosos o funcionales; hagamos un ejercicio  rápido, de los gobiernos actuales ¿Cuál pudiera ser considerado como exitoso en función de sus estrategias de comunicación social?

Un gran error de muchos gobiernos es anunciar resultados sin dar a conocer  los impactos y sobre todo, el uso o destino que podría o tendría ese acto, por ejemplo, citar que un gobierno recupero  una cierta cantidad de dinero  por un tema de racionalidad en las dependencias, sonara vago sino se dice que se hará con él y en qué plazo. La confianza y la credibilidad se construyen con acciones y se sostiene con los mensajes cotidianos, si estos no son claros ni contundentes, se pierde el impacto y termina siendo un gran anuncio en una simple propaganda.

Lo cierto es que ya no  es suficiente gobernar con responsabilidad y honestidad, todo gobernante debe hacerlo así, no es negociable… o no debería serlo, hoy en día, informar y ser transparentes y precisos son acciones fundamentales para el gobierno correcto y ordenado de un país, de un estado o un municipio.

Felipe Reyes Barragan

felipereyesbarragan@outlook.com

felipereyesbarragan.blog

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: