Un megaproyecto sostenible de largo plazo

Se construyó una planta que atiende diversas demandas en materia hídrica para cientos de habitantes de la demarcación, además de impactar positivamente en el turismo de la región

 

Bahía de Banderas es un municipio turístico con un rápido crecimiento en su población, la cual es flotante por el turismo que deriva en un porcentaje promedio superior a 50 por ciento de los habitantes de la entidad. Dicha situación, junto con el riesgo de factibles derrames de aguas negras en puntos bajos de la red de drenaje sanitario, la excesiva demanda para la capacidad que tienen las Plantas de Tratamiento para Aguas Residuales (PTAR) y el requerimiento de eliminación de funcionalidad de las lagunas de oxidación, derivó en la necesidad de abrir una nueva PTAR, señala José Mercado, Director del Organismo Operasdor Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oromapas) de Bahía de Banderas.

 

“Sin duda el proyecto de la megaplanta era indispensable para el municipio, porque además de atacar los problemas mencionados, estaba la necesidad de dejar fuera de operación sistemas y plantas de tratamiento para aguas residuales de capacidad reducida, debido al incremento de habitabilidad tan denotado en Bahía de Banderas que supera los estándares de otros municipios a nivel nacional. Lo anterior se complica por la nula funcionalidad de las lagunas de Oxidación de Valle de Banderas, de San Juan de Abajo y El Porvenir, de Valle Dorado, de Rincón del Cielo, de Mezcales, de La Cruz de Huanacaxtle y la de Bucerías, que son sistemas que cumplieron su función y que por el requerimiento de capacidad de tratar un mayor volumen de aguas residuales son ya insuficientes”. En resumen, dice, tres lagunas de oxidación y cinco plantas para tratamiento de aguas residuales quedaron fuera de operación.

La nueva PTAR de Bahía de Banderas, ubicada en el predio de la Isla en San Vicente, Nayarit, cuenta con un tipo de proceso de lodos activados en la modalidad de aireación semiextendida. En su sistema de pretratamiento inicia con el retiro de sólidos de tamaño considerable con un sistema de retiro con cuchara del tipo bivalva. Posteriormente, un sistema de limpieza automático de sólidos menores, para que la aguas residuales se depositen en el homogeneizador, previo paso por el sistema de medición del tipo parshall, para ser elevadas a distribuir con alternativas a salida de demasías, o a los sistemas compactos de pretratamiento, dos unidades con separador de arenas, grasas y aceites, continuando a los reactores por aireación, para permitir la desinfección por radiación ultravioleta, estabilización y deshidratación de lodos con proceso en centrífugo.

Especificaciones técnicas

Mercado agrega que “la capacidad promedio de diseño es de 600 litros por segundo (lps), máximo ordinario 1,080 lps (presentándose en condiciones normales de operación durante un periodo máximo de dos horas) y máximo extraordinario de 1,620 lps (pico máximo que puede presentarse durante condiciones de precipitación intensa). En la actualidad trata los 300 lps aproximadamente con una eficiencia de remoción global por arriba de 95 por ciento en cuanto a sólidos suspendidos totales DBO5 y DQO; se realizan mensualmente dos análisis en efluente y 1 en influente con laboratorio acreditado (ABC ANALITIC) cumpliendo ampliamente con la NOM-001-SEMANRNAT 1996 y la NOM-003-SEMARNAT-1997; como control interno se realizan análisis puntuales con una frecuencia diaria de los parámetros básicos: sólidos, Tº, PH, conductividad, DQO, sólidos sedimentables y coliformes fecales y semanales: DBO5, fósforo, nitrógeno, nitrógeno amoniacal, nitratos y nitritos”.

El directivo explica que “en cuanto a sólidos, basuras y arenas, se generan en promedio al mes 125 m3 y una producción de biosólidos de 182 m3. Cabe mencionar que a estos últimos se realizan análisis conforme a la NOM-004- SEMARNAT-2002 con una frecuencia mensual por laboratorio certificado cumpliendo ampliamente con la misma, y con vigilancia y análisis diario por laboratorio interno; su disposición final es el relleno sanitario del municipio, estando en proceso de concertación la aplicación para mejoramiento de suelos agrícolas de la región”.

Resultados

“La planta de tratamiento para aguas residuales se proyectó para 600 lps, con posibilidad de ampliar a 900 lps. El sistema de colectores a los seis meses de inicio del funcionamiento de la PTAR, estaba en complementación, aspecto que limitó tener un efluente superior a los 300 lps”, explica el funcionario.

En lo referente a la calidad de las aguas tratadas, se constató el cumplimiento de la NOM- 003-SEMARNAT-1997 para Servicios al Público con Contacto Directo, asimismo, cumplen con la NOM-001-SEMARNAT-1996 para descarga en Ríos con uso Público Urbano Tipo B, lo cual ha derivado en que más de 108 mil personas sean beneficiadas con este proyecto.

A decir de José Mercado, la planta tiene grandes beneficios para el municipio, pues permite al Organismo Operador Municipal de Bahía de Banderas la certidumbre del saneamiento de las aguas residuales que se generan en la actualidad; cuenta con la capacidad para solucionar los requerimientos que le corresponden para el año 2032, propiciando la sostenibilidad de la industria turística, actividad que hace resaltar a este municipio a nivel nacional e internacional, ya que deja a las aguas marinas exentas de contaminación.

 

Inversión conjunta

La construcción de la PTAR se realizó en la modalidad de inversión mixta, con 40 por ciento por aportación Federal del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), por conducto de Banobras, y una inversión privada que el entrevistado comparte (sin revelar equivalencia en porcentaje) fue superior a 279 millones 86 mil 271.53 pesos a precios de 2011. La concesión contratada para operar la planta vence el 24 de octubre de 2032.

El titular del Oromapas comenta también que el sistema de colectores, con una longitud que supera los 30 kilómetros, fue realizado en etapas con inversiones conjuntas entre la Federación (por conducto de la Conagua), y la administración municipal del Oromapas.

Es decir, agrega Mercado, la inversión es conjunta y de manera obligada se emplea lo denominado Pari passu, que expone la aportación federal a fondo perdido, y con inversión particular determinada como capital de crédito, y el concesionario y constructor aporta el capital de riesgo.

De esta manera “la iniciativa privada (IP) participa con recursos complementarios para la construcción necesaria, y al quedar con la concesión de la operación se asegura de que la planta de tratamiento cuente con una metodología estructurada en el mantenimiento durante todo el periodo de la concesión. Al participar bajo solventación parcial, la Federación queda con la rectoría normativa y por ende con las facultades de vigilancia en el cumplimiento de las obligaciones de la IP y del Organismo Operador que requiere la planta de tratamiento.

Hoy en día la planta de tratamiento de aguas es operada por Dynfra y cuenta con edificios auxiliares necesarios para su correcta operación o para albergar los equipos principales que lo requieran. Entre éstos se encuentran el edificio de administración, edificio de aller y almacén, caseta de vigilancia, caseta de centro de control de motores, planta de emergencia, caseta de sopladores, caseta de espesamiento y desaguado.

La Secretaría de Medioambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó que la Megaplanta se suma a las 534 que se han construido e iniciado operaciones durante la actual administración federal, lo que permite alcanzar una cobertura de 63 por ciento de las aguas residuales del país.

Asimismo, en este sexenio se han construido 389 kilómetros de acueductos, lo que representa 160 por ciento más de lo que había en 2012, y se trabaja para cumplir la meta de hasta 94 por ciento de la cobertura de drenaje.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: