Elecciones en un escenario complejo

Publicado Por

El autor es Decano Asociado de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del ITESM. Twitter:@ArturoSanchezG; Facebook: Arturo Sánchez Gutiérrez (Figura Pública)

Arturo Sánchez Gutierrez descripción 2013

 

Elecciones1

El contexto político actual hace evidente que confluyen en estas semanas diferentes tipos de problemas: la violencia en varios estados de la república, especialmente en Guerrero, la lamentable desaparición de los estudiantes normalistas, las acciones de la delincuencia organizada, los consecuentes cuestionamientos sobre la fortaleza del Estado y el sistema político en su conjunto, entre otros. Todo ello, no se puede negar, tiene algún impacto en materia electoral.

Mientras tanto, el Instituto Nacional Electoral (INE) continúa preparando los comicios de 2015. Por ejemplo, fuera de la agenda inicial, el instituto organizará la instalación de casillas en la elección extraordinaria de San Dionicio del Mar, Oaxaca, que se realizarán en la primera quincena de diciembre. La elección ordinaria fue anulada por el Tribunal Electral, en virtud de que fue quemada una casilla, junto con toda su documentación. Ésta será la primera vez que el INE participará directamente en la organización de una elección local.

Más allá del contexto complejo que vive el país, el INE tiene la responsabilidad de continuar sin distracciones con la realización de las tareas electorales. Con todo, resulta pertinente recordar que hoy más que nunca cada autoridad debe atender adecuadamente sus propias responsabilidades. En un Estado de Derecho ninguna tarea es responsabilidad exclusiva de una autoridad. Es el conjunto de competencias y su armónica actuación lo que permite que se cumplan las responsabilidades del Estado.

Como se sabe, garantizar las condiciones de seguridad y orden público no es una responsabilidad del INE, pero en la regulación electoral existen diversas acciones que se orientan a salvaguardar la certeza sobre el proceso electoral en su conjunto.

Las tareas propias del Instituto son por sí mismas complejas, pero sólo se pueden realizar adecuadamente si otras autoridades cumplen su función de garantizar que existan las condiciones para que el INE haga su tarea.

Próximamente se iniciará la importante tarea de contratar al ejército de Capacitadores y Asistentes Electorales (Caes) que recorrerá el país para integrar las 152 mil casillas que se instalarán el año entrante. Al igual que en otras elecciones, han surgido ya las preguntas sobre la posibilidad de que la violencia que prevalece en algunas regiones del país pueda impedir que se realicen adecuadamente las tareas electorales. Después de todo, los Caes deberán recorrer las calles, pueblos, rancherías y todo rincón del país, para invitar a los ciudadanos a participar como funcionarios de casilla. Si el contexto no ayuda, esa tarea se hará más compleja.

Ésta no es la primera vez que la autoridad electoral enfrenta una situación de este tipo. Desde el proceso electoral de 2006, el fantasma de la inseguridad y sus posibles repercusiones en la elección estuvo presente. Sin embargo, fue justamente en esas elecciones cuando el Instituto Federal Electoral (IFE) logró instalar prácticamente todas las casillas que se propuso.

Para ello se contó siempre con el apoyo de otras autoridades.

Es en los momentos más complejos de cualquier país cuando sus instituciones electorales deben concentrarse en su función central: organizar elecciones. En las democracias modernas, la realización pacífica de los comicios constituye la base de la construcción de soluciones a los problemas de cada sociedad. En el contexto actual, el INE continuará aplicando la ley para garantizar el éxito del proceso electoral 2014-2015.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: