El espacio geográfico de la brecha digital

Publicado Por

El autor es presidente de la Asociación de Internet.MX

La respuesta más eficiente para solucionar la brecha digital se encuentra en los espacios municipales. Mientras que en otras latitudes del planeta el debate sobre la capitalización de las tecnologías de la información (TI) como habilitadoras del desarrollo económico y social se centra en la transformación digital, a partir de innovaciones como el cloud computing, el big data o la inteligencia artificial, en regiones como Latinoamérica, aún seguimos en pos de mejores niveles de acceso a recursos informáticos y de conectividad.

De acuerdo con el 13° Estudio de Hábitos de los Usuarios de Internet, en 2016, con una penetración de 63 por ciento, México llegó a 70 millones de la población mayor de seis años conectada en línea, lo que significa que 37 por ciento del total de habitantes no tienen acceso a una conexión de Internet, y con ello, quedan fuera de la sociedad del conocimiento.

Los detalles demográficos más importantes de esta brecha digital representan datos de pobreza y barreras geográficas de las comunidades y los municipios más alejados del país. Es ahí precisamente donde la conectividad podría representar la diferencia entre su realidad actual y, digamos, el disfrute de servicios de salud oportunos, una seguridad más sagaz o un transporte público que genere mejores dinámicas de trabajo, y en general el provecho de los servicios en línea sobre áreas de gobierno y ciudadanía.

El problema empieza en la tramitología para la instalación de la infraestructura, bajo reglas que cambian en cada municipalidad, y de una administración a otra, lo que convierte la implementación de las redes de comunicaciones en una tortuosa cadena de problemas en el tiempo y en el espacio.

El programa México Conectado ha hecho un esfuerzo loable para disponer de más de 100 mil sitios públicos en todo el país, con conexión y equipos disponibles para la población; sin embargo, sólo 18.5 por ciento de los internautas hacen uso de las redes públicas. En 2015, de acuerdo con datos del Inegi, solamente 1.3 por ciento de la población conectada usó las plataformas digitales para hacer gestiones con el gobierno.

Para los municipios, la transformación digital de sus servicios ciudadanos es un área de oportunidad para solventar procesos como trámites públicos, emergencias y comunicación en general, con el objetivo de resolver problemas de distancia entre las comunidades dispersas y las más alejadas de las cabeceras. ]

En un área de aprovechamiento similar se encuentra el uso, aún marginal, de Internet para la educación, en 2016 se observó que la población que se conecta en las escuelas fue solamente de 24.3 por ciento.

Hay otras áreas pendientes, como la productividad local en donde el acceso a la tecnología puede significar la apertura a mercados alternativos y acceso a mejores prácticas comerciales, entre otras ventajas competitivas.

Aprovechar Internet para el desarrollo económico y social no se resuelve sólo con la conectividad. La integración de contenidos y la habilitación de procesos con una mejor calidad de vida para la población es un área a solventar en el corto plazo, y los municipios, como célula básica de la organización social, pueden jugar un papel protagónico en la transformación digital del país.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: