Alcoholímetros para prevenir siniestros.

Publicado Por

Arturo Cervantes TrejoEn los últimos años, un “enemigo” casi omnipresente asecha a los automovilistas que beben y manejan, principalmente en las noches cuando la diversión comienza para algunos y para otros termina con unas horas de arresto y el auto en el corralón. Ese enemigo es el alcoholímetro. Quienes lo evaden pueden correr con la suerte de reírse al día siguiente de su “hazaña”, o pueden sumarse a la lista de más de 14 mil 400 personas que pierden la vida cada año en accidentes relacionados con el alcohol.

Según el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra), 12 por ciento de todos los conductores de vehículos en el país circulan con algún nivel de alcohol en la sangre, es decir, que más de 3 millones 800 mil personas manejan tomadas. Las cifras reflejan la gravedad del problema de salud pública en que se ha convertido el consumo de alcohol y sus consecuencias, al grado de que entre 40 y 60 por ciento de los accidentes mortales están relacionados con el consumo de bebidas embriagantes.

Ante la magnitud del problema, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a los países aplicar medidas para prevenir este tipo de incidentes. En México, una de las principales estrategias es el Programa Nacional de Alcoholimetría que opera la Secretaría de Salud (SSA), con el cual se busca implementar operativos de control de aliento aleatorios en los municipios con mayor mortalidad por accidentes de tránsito.

De acuerdo con la dependencia, mediante dicho programa, en 2010 se registró una disminución de 8.5 por ciento en los accidentes relacionados con el alcohol; también se logró una reducción de 16.4 por ciento en las muertes a nivel nacional y de 5.6 por ciento en la cifra de heridos por accidentes.

AlcoholímetroLa operación del Programa comprende la participación de los tres órdenes de gobierno. Mediante el Convenio Específico para el Fortalecimiento de Acciones de Salud Pública en las Entidades Federativas, la SSA transfiere recursos del Programa a las secretarías de Salud de los estados, las cuales son las encargadas de administrar los recursos. Por su parte, los Consejos Estatales de Prevención de Accidentes tienen la responsabilidad de coordinar la operación y seguimiento del Programa; en tanto que las direcciones de Tránsito y Vialidad de los municipios, por sus atribuciones, son las responsables de la aplicación de los operativos.

Para este año el presupuesto del Programa es de aproximadamente 14 millones de pesos (mdp). De acuerdo con Arturo Cervantes Trejo, director general de Promoción de la Salud de la SSA, se trata de recursos etiquetados para trabajar con municipios prioritarios. La inversión comprende capacitación de elementos policiacos de tránsito, compra de equipos e insumos para la operación de los puestos de control de alcoholemia en las vialidades, así como dotación de materiales técnicos para que las autoridades a cargo de la ejecución de los operativos sepan cómo aplicar los controles.

“Los recursos están etiquetados para trabajar con los municipios prioritarios, con esto ayudamos a los estados a identificar sus ayuntamientos prioritarios y ahí trabajamos en varias áreas: capacitación de policías, compra de equipo e insumos para operar controles de alcoholemia y dotación de materiales técnicos para que sepan cómo aplicar operativos de alcoholimetría,también tenemos varios cursos en ese sentido”,detalla.

El funcionario destaca que en estos proyectos la SSA Federal juega un papel fundamental, pero es preciso el trabajo en equipo con las corporaciones policiacas de los municipios. “Los agentes de tránsito generalmente son municipales, entonces siempre con nuestros programas se busca una conexión.”

Por ello —añade— no sólo hacen falta más campañas de difusión acerca de la importancia de los controles de alcoholemia, sino que los ayuntamientos tienen que invertir más en capacitar a los policías de tránsito, con el objetivo de fortalecer su imagen ante los ciudadanos, ya que son los principales aliados de las autoridades de los tres órdenes de gobierno en materia de seguridad vial.

Más control en venta

Las estadísticas del Conapra reportan que Mérida, Guanajuato, Mexicali, Ciudad Juárez, Durango y Nuevo Laredo son los municipios con los mayores índices de accidentes viales ocasionados por el consumo de bebidas alcohólicas, con un promedio de entre 694 a 2,084 accidentes por año. Al respecto, Cervantes Trejo apunta que para garantizar el éxito del Programa en estos y otros municipios donde se presenta el mismo problema, los ayuntamientos tienen que reforzar sus políticas en cuanto al control de la venta de alcohol.

Asimismo, sostiene que la agenda de un presidente municipal debe incluir, además del control de los puntos de venta, una vigilancia estricta de los eventos patrocinados por empresas que comercializan bebidas alcohólicas, pues el objetivo de esas compañías es promover la venta y consumo de alcohol. De ello, asegura, depende también el éxito del Programa Nacional de Alcoholimetría.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: