Recaude más sin costo político.

Publicado Por

SFAAnte la difícil tarea de cobrar impuestos en forma eficiente, entidades como el Distrito Federal (DF), Guerrero, el Estado de México, Oaxaca, Quintana Roo y Veracruz han introducido en sus esquemas tributarios la aplicación e dictámenes de contribuciones locales para garantizar que los grandes aportadores, como fábricas y empresas turísticas, cumplan con sus compromisos fiscales.

El resultado es que los gobiernos de esos estados han elevado su recaudación mediante un mejor control de las personas físicas y morales sujetas a su ámbito de competencia, con una consecuente disminución en la evasión de retenciones. Además, tienen el incentivo de obtener mayores participaciones federales.

Sin embargo, el dictamen de contribuciones locales no se ha generalizado en las 32 entidades federativas, y en algunos casos ni siquiera en forma obligatoria, asegura Mario Arteaga, socio de Impuestos de PWC.

Hoy día que el sector subnacional padece problemas de liquidez por la acumulación de pasivos financieros y su baja captación propia, la fiscalización estatal eficiente constituye un instrumento estratégico.

Para dar una referencia, Arteaga presenta el caso del Estado de México. En 2006, el Impuesto Sobre la Nómina (ISN) le generó a la hacienda mexiquense un monto de 2,600 millones de pesos (mdp), pero al año siguiente que se aplicó el dictamen sobre dicho concepto, se obtuvieron 4,500 mdp, lo que significó un repunte de 73 por ciento.

TRIBUTACIÓN ÁGIL.

Mario ArteagaAsimismo, Quintana Roo vio crecer su captación 50 por ciento en 2008, con relación al año anterior, gracias a una labor de supervisión enfocada en el pago de impuestos como servicios de hospedaje y la extracción de materiales del subsuelo.

Independientemente de medidas de más largo plazo, como una reforma hacendaria a nivel nacional y que los gobiernos locales hagan uso de sus potestades para crear o aumentar gravámenes, Mario Arteaga hace ver que los estados tienen a su alcance el dictamen de contribuciones locales para recaudar más y mejor en poco tiempo y sin grandes esfuerzos que signifiquen un desgaste político, ni altos gastos administrativos.

SELECCIONE LOS IMPUESTOS.

Para asegurar su buen funcionamiento, el experto comenta que tales evaluaciones deben aplicarse a contribuyentes y tributos específicos, particularmente relacionados con las actividades productivas de cada región. Por ejemplo, el DF supervisa a las personas físicas y morales que deban cubrir el impuesto predial de inmuebles con valor catastral superior a 41 mdp, así como a los consumidores de agua que reporten más de mil metros cúbicos bimestrales.

En tanto que Guerrero, un estado eminentemente turístico, utiliza el instrumento contable para constatar el pago del ISN, de los sujetos obligados que perciban ingresos superiores a 25 mdp.

Otra ventaja radica en que los gastos de las evaluaciones recaen en la base gravable, que es la que debe contratar los servicios de un contador acreditado, para cumplir con el trámite en las fechas esta blecidas. De esta forma, la autoridad no ejerce ningún desembolso.

Mario Arteaga explica que la puesta en operación de los dictámenes de contribuciones locales debe empezar con una revisión del catálogo de impuestos de cada entidad federativa y con un inventario de las empresas, personas o cualquier otro ente fiscalizable. En este sentido, no se recomiendan los dictámenes para todos los conceptos fiscales.

Asimismo, habrá que instalar un sistema que facilite el trabajo a los usuarios, porque con un proceso engorroso, el impacto positivo se perderá. Lo ideal es tener un servicio en línea.

BLINDAJE JURÍDICO, NECESARIO.

Ingresos propiosTambién es necesario elaborar un listado de despachos contables o de profesionales que estén domiciliados en los estados, que tengan un mínimo de años de experiencia en la elaboración de este tipo de dictámenes, que estén debidamente acreditados en los colegios de contadores, y en su caso, que cuenten con cédulas profesionales locales. Si hubiera alguna falla o falta de probidad, igualmente será preciso establecer sanciones.

El representante de PWC insiste además en la necesidad de elaborar un marco jurídico impecable para blindar al sistema ante posibles recursos de apelación o de amparos. Aunque menciona que una forma de invitar a los ciudadanos a observar la ley consistiría en crear programas de incentivos, como la condonación o la suspensión de revisiones de años anteriores.

“Al final, de lo que se trata es de alcanzar un justo medio. Que los estados hagan una recaudación justa y que los ciudadanos cumplan con sus compromisos sin problemas”, refiere el especialista.

El primero en introducir los dictámenes de contribuciones fue la Federación, desde hace más de 30 años, y luego lo hicieron los estados. Actualmente, nueve gobiernos subnacionales han replicado el instrumento, aunque en algunos de ellos, como Nuevo León y Yucatán, se realiza con carácter optativo, lo que les resta efectividad, comenta Arteaga.

El experto hace ver que en los primeros años de entrar en vigor, dichos instrumentos tienen un impacto muy visible, el cual tiende a estabilizarse en ejercicios posteriores. Sin embargo, la ganancia es que a largo plazo constituye una medida de control. Y este hecho no pasa desapercibido para el Gobierno central, ya que premia con mayores participaciones presupuestales federales a quienes se esfuerzan por elevar su captación propia.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: