La agenda feminista: ¿Retroceso en el Proceso Electoral?

Por José Alberto Márquez Salazar

Los diversos movimientos feministas mexicanos, tendrán que establecer nuevas estrategias y tácticas que presione a los gobiernos locales, federal y a los diversos congresos para impulsar la agenda feminista.

Todo proceso electoral incluye puntos o temas que son retomados por los diversos partidos políticos, coaliciones o alianzas, para ser proyectados en la agenda legislativa o la agenda de gobierno.

Desde el 2019, en la Ciudad de México, principalmente, y en diversas ciudades del país, el movimiento feminista tomó una enorme fuerza a tal grado que ameritó respuestas del presidente de la República. Lamentablemente no fueron las que necesitaban o querían las mujeres en México y las políticas públicas no se modificaron. La respuesta sí vino del Congreso de la Unión.

La LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados integró a un grupo de legisladoras (Martha Tagle, Wendy Briseño, Verónica Juárez) que, a través del trabajo plural y el oficio político, consolidaron cambios normativos importantes para los derechos de las mujeres (paridad salarial y política, elevar la violencia digital a delito, etcétera) y para responder a las demandas de las diversas “colectivas” femeninas.

La LXV legislatura de la Cámara de Diputados que se integre a partir de 1 de septiembre ¿contará con personalidades con experiencia y compromiso para impulsar una agenda profunda?

Si bien, el movimiento feminista en México es muy amplio, parece necesario que las nuevas legisladoras, las ya electas, adviertan la necesidad de integrar en la agenda de la LXV legislatura respuestas a las demandas que presenciamos en la calle y que, también, intenten conjugar los planteamientos de las diversas dimensiones del feminismo (los generacionales y de acción pública, política y activismo).

¿Qué avances significativos deja el proceso electoral para la agenda feminista?

De entrada, creo que los movimientos feministas no buscaron integrarse a la agenda de los diversos partidos, alianzas o coaliciones políticas, para no “politizar” o hacer sujetos a los vaivenes electorales los derechos de las mujeres. Una posición acertada y coherente, sobre todo considerando que parece que una de las características de las “colectivas” es no tener un liderazgo que se “contamine” por posiciones o intereses personales y desvirtúe la lucha.

Fueron las alianzas, partidos y coaliciones quienes retomaron temas de la agenda feminista, sobre todo el de la violencia, para sus agendas.

No debemos omitir que, gracias a la lucha para buscar paridad en todos los cargos de elección popular, el resultado parece positivo, de entrada. De las 15 candidaturas en disputa, 6 de ellas fueron ganadas por mujeres: Baja California (Mariana del Pilar Ávila), Chihuahua (María Eugenia Campos), Colima (Indira Vizcaíno), Campeche (Layda Sansores), Guerrero (Evelyn Salgado) y Tlaxcala (Lorena Cuellar).

¿Qué podemos esperar de la llegada al “poder” de seis mujeres? ¿Ese impacto electoral tendrá algún resultado positivo en la agenda feminista o a favor de los derechos de las mujeres?

 

Candidata

 

Estado / Partido Principales Propuestas
Mariana del Pilar Ávila Baja California

Morena

– “Escuadrón Violeta” para “proteger” a las mujeres.

 

– Centro de Justicia para Mujeres.

 

– Juzgados de Guardia que atiendan delitos de género.

 

María Eugenia Campos Chihuahua

Partido Acción Nacional

– “Escuadrón Rosa” especializado en atención a mujeres víctimas de la violencia familiar.

 

– Fiscalía especializada de atención a víctimas de la violencia.

 

Indira Vizcaíno Colima

Morena / Nueva Alianza

– Incremento del presupuesto destinado a apoyar a las mujeres víctimas de violencia.

 

– Habilitar casas de atención en diferentes municipios para apoyar a mujeres víctimas de violencia.

 

– Construcción de dos centros de justicia.

 

Layda Sansores Campeche

Morena

 

– Paridad en el gabinete.

 

Evelyn Salgado Guerrero

Morena

– Protección a los derechos de las mujeres.

 

– Paridad en el gabinete.

 

Lorena Cuellar Tlaxcala

Morena

– Combate a la trata de mujeres y niñas.

 

– Contratación de 50 por ciento de mujeres e igual proporción de hombres

 

– Programa de prevención y atención de violencia contra las mujeres.

 

– Implementar refugios para mujeres víctimas de cualquier tipo de agresión en cada municipio-

 

– Cooperativas de la economía social.

Así, territorialmente, en los Estados de la República que serán gobernados por mujeres, se nota claramente una intención para combatir la violencia contra las mujeres de dos formas: una propiamente preventiva y otra que busca asegurar justicia y acompañamiento para ellas, en el caso de sufrir violencia.

Uno de los estados de la República donde más será complicado concretar la agenda feminista es el de Guerrero. En primer lugar, viene de un proceso complicado donde el padre (ex candidato) de la Gobernadora electa es acusado de violencia contra las mujeres ¿Podrá legitimar su trabajo la gobernadora teniendo como sombra a su padre y las denuncias contra él?

En segundo término, su agenda de gobierno carece del conocimiento, experiencia y compromiso con el movimiento feminista. Después de revisar sus antecedentes y propuestas queda muy claro que no es su vía, no está en su perspectiva el tema feminista ni el combate a la violencia contra las mujeres.

La agenda feminista en la Cámara de Diputados debe encontrar diputadas altamente comprometidas con las causas (y por supuesto, diputados), de otra forma será muy difícil avanzar. ¿Por qué afirmamos esto?

1.- La formalización de dos polos claramente definidos y ante el escenario de confrontación, las alianzas medirán mucho la agenda legislativa y los temas que pudieran polarizar a la opinión pública y al electorado. El 2024 está cerca.

2.- No hay ningún compromiso efectivo del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, con la agenda feminista y, por supuesto, ninguna de sus iniciativas preferentes se referirá al tema.

2.- El tema fundamental sobre los derechos de la mujer tiene que ver, creo, con la legalización de la interrupción del embarazo (ILE) y difícilmente será agenda en la Cámara de Diputados dado que ni los partidos integrados por la “Alianza” ni de la coalición “Hagamos Historia” se atreverán a plantearla. Si bien, el Movimiento ciudadano podría hacerlo, el número de diputadas y diputados es menor para impulsarla.

3.- En la Cámara de Diputados habrá poca presencia de legisladoras que históricamente hayan apoyado o construido la agenda feminista. El tiempo de aprendizaje para las nuevas legisladoras, pesará para a la probación la agenda.

El movimiento, los diversos movimientos feministas mexicanos, tendrán que establecer nuevas estrategias y tácticas que presione a los gobiernos locales, federal y a los diversos congresos para impulsar la agenda feminista y para limitar cada vez más la violencia que se ejercen contras las mujeres.

De otra forma, el posible avance electoral (246 diputadas, 6 gobernadoras, especialmente) quedará en el vacío y las colectivas volverán a la calle.

Deja un comentario

90995
A %d blogueros les gusta esto: