Una bomba estallará en 2050

Publicado Por

Hoy día, 12 millones de mexicanos tienen más de 60 años de edad, pero en las próximas tres décadas habrá 32 millones de adultos mayores y los gobiernos no se están preparando para atender sus necesidades

tercera-edad.fwA México le están saliendo canas y arrugas; vive un proceso de envejecimiento acelerado. Para 2050, cifras oficiales estiman que más de 21 por ciento de la población nacional rebasará los 60 años. Hoy día, ese segmento representa poco más de 10 por ciento de los mexicanos. En Estados Unidos, esto ocurrió hace 60 años y en Francia sucedió hace más de 100.

El famoso estado de bienestar de los países desarrollados aquí podría transformarse en una bomba que estallaría en las familias, ante la ausencia de políticas públicas eficaces para atender a un sector que demandará servicios de salud, infraestructura, seguridad social y empleo.

Patricia Chemor, secretaria general del Consejo Nacional de Población (Conapo), afirma en entrevista para Alcaldes de México que aunque el país es predominantemente joven, los datos señalan que para 2030 el porcentaje de población envejecida ascenderá a casi 15 por ciento, por lo que se considerará como población en transición. Por ello, la funcionaria insiste en la importancia de instrumentar acciones que mejoren la calidad de vida de este grupo y le garanticen ingresos suficientes y regulares, así como acceso a cuidados de salud.

La funcionaria reconoce que la rapidez con la que ocurrirá el envejecimiento de la población tendrá muchas implicaciones entre ellas la económica, debido a que la seguridad social no ha tenido una cobertura universal, lo que ha llevado a que exista poca viabilidad financiera para contar con recursos a fin de atender a los adultos mayores y que todos cuenten con una pensión o apoyo económico digno en la vejez.

En la mayoría de los casos, la edad aunada a las condiciones en las cuales se llega a la vejez, hace que las personas necesiten cuidados, requieran condiciones especiales para su movilidad en los lugares donde realizan sus actividades y enfrenten el tratamiento costoso de enfermedades características de este grupo etario.

SITUACIÓN CATASTRÓFICA

El envejecimiento sucede dentro de un contexto de desarrollo incompleto y con situaciones de pobreza, desigualdad, desempleo, carencias en la atención de la salud y en la cobertura y calidad de la educación, admite Chemor. En general los ingresos y el ahorro de la población no son suficientes para vivir una etapa de vejez digna e independiente o sin necesidad de trabajos adicionales y ayuda familiar. Incluso, puntualiza la funcionaria del Conapo, la pensión resulta insuficiente aún para quienes la tienen.

Víctor Manuel García Guerrero, investigador de El Colegio de México (Colmex), asegura que en el tema del envejecimiento no se ha tomado en cuenta a los consejos estatales de población, cuya función es orientar las acciones en materia demográfica. El único que está regulando en la materia es el Conapo y desde la acción federal, reconoce.

Ante la ausencia de políticas públicas de atención a los adultos mayores, el especialista apunta que todo recaerá en las familias. “Hasta hace unos años, éstas estaban integradas por ocho o 10 hermanos, por lo que se repartía el cuidado del padre y la madre. Sin embargo, cuando 25 por ciento de la población esté integrada por adultos mayores, habrá familias con pocos hijos: uno o dos, que tendrán que asistir a dos adultos mayores en situación de dependencia por aproximadamente 20 años, ya que la esperanza de vida será mayor.”

propuesta de crecimiento

Ello, advierte el investigador, será catastrófico para muchas familias, porque además, esos adultos mayores que vivirán en 2050 son los jóvenes de la actualidad, los obesos de hoy y la gente que está haciendo todo lo posible por tener enfermedades crónico degenerativas y relacionadas con el sedentarismo y la falta de ejercicio, que les van a traer una vida de dependencia y mala salud en el futuro. Las autoridades municipales, sostiene García Guerrero, no están prestando atención al problema del envejecimiento. Sus políticas son improvisadas, cortoplacistas y terminan siendo asistencialistas. No hay una planeación de largo plazo.

RETOS Y OPORTUNIDADES

Para la mayoría de los adultos mayores, la vejez significa soledad, dependencia de otras personas, pérdida de la salud, así como de capacidades. “No hay un envejecimiento exitoso”, afirma Víctor Manuel García.

El cambio en la estructura por edad genera retos y ventanas de oportunidad, dice el especialista en demografía. Si bien la mayoría de la población está en edad laboral, es necesario fortalecerla con mejores servicios de educación, salud y empleo.

“Cuando fallan estas tres variables, no se genera el círculo virtuoso necesario para tener un envejecimiento exitoso”, subraya García Guerrero, quien apunta que México necesita tener una población joven y saludable para que lleguen en las mejores condiciones a la vejez.

La esperanza de vida ha aumentado y eso nos está llevando al envejecimiento dice, por su parte, Sergio Valdés, director de Atención Geriátrica del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam), quien añade que se califica a un país como envejecido cuando más de 10 por ciento de su población total está integrada por adultos mayores.

Datos de la Encuesta Intercensal 2015 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) indican que este segmento poblacional representa 10.4 por ciento del total de la población nacional.

Hasta ahora, el apoyo a los ancianos por parte del Gobierno Federal, y de los estatales y municipales se ha enfocado a otorgarles canastas básicas, apoyos económicos, jornadas de salud, descuentos en medicamentos o en centros de diversión. “Estas políticas asistencialistas tienen un fin político y partidista: ganar votos”, enfatiza el investigador del Colmex.

¿Qué pueden hacer los municipios? Primero, puntualiza Sergio Valdés, hay que entender el proceso del envejecimiento. El de los adultos mayores es un grupo heterogéneo con necesidades y características diferentes de acuerdo con su género, su edad o el lugar en el que vive.

“Cuando diseñamos acciones para esta población, debemos pensar en el perfil del adulto mayor que vamos a atender. Hay quienes son muy activos, muy participativos, que son 85 por ciento de la población entre los 60 a 79 años de edad”, asegura.

Víctor Manuel García advierte que los ayuntamientos deben considerar la infraestructura; es decir, que existan rampas, vialidades y aceras donde se pueda caminar; que el transporte público esté pensado para esa población; que haya clínicas de salud ubicadas cerca de las concentraciones poblacionales; que los medicamentos sean los indicados para tratar las enfermedades que padezcan los adultos mayores y que éstos puedan acceder fácilmente a lugares dónde cobrar su pensión, entre otros.

ENVEJECIMIENTO ACTIVO

Sergio Valdés asegura que solo entre 25 y 27 por ciento de los adultos mayores gozan de una pensión.

El directivo del Inapam explica que, en materia de salud, los ayuntamientos podrían establecer programas de detección y tratamiento de enfermedades como la diabetes, que aqueja a casi 50 por ciento de los adultos mayores. Asimismo, podrían crear programas preventivos para un envejecimiento activo, saludable, con ejercicio, nutrición balanceada o programas de vigilancia para llevar controles adecuados de padecimientos como la hipertensión o la diabetes.

Como indica Patricia Chemor, algunos padecimientos representan una gran demanda de atención médica, además de incrementar la necesidad de cuidados y, por tanto, la dependencia y la pérdida de roles sociales o el retiro del trabajo. Por ello, las políticas públicas en salud deben incorporar acciones de prevención y reducir la desigualdad.

One Comment

  1. Graciela Gómelek says:

    Pues si todos traemos un viejo encima y pronto llegaremos, uno, cuidarnos, para llegar lo mas funcionalmente posible alimentación balanceada, se requieren campañas educativas, el inapam puede llegar a algunos pero el gobierno debe tener campañas permanentes, dos, cuidar nuestra salud mediante ejercicio asistido, pero no hay espacios ni personas especialistas en educación deportiva para la 3ra edad, se han abierto muchos gyms, podrían estos en sus horas de baja frecuencia,con apoyo del gobierno poner programas para adultos mayores con programas de bajo impacto y focalizados a problemas motrices y actividades de memoria.
    Saludos

Deja un comentario

No Announcement posts