Desarrollo Urbano Sustentable en México: La misión de la cooperación alemana

Por Dennis Quennet*

El llamado de atención sobre el deterioro ambiental y el agotamiento de los recursos naturales debido al modelo de crecimiento económico en el último tercio del siglo pasado, llegó desde foros internacionales hacia los gobiernos nacionales en espera de reacciones rápidas vía la implementación de políticas públicas y legislaciones.

En un principio se buscó la solución de problemas globales urgentes como el debilitamiento de la capa de ozono y los derrames petroleros en los océanos. Conforme se profundizó en el conocimiento de los problemas ambientales, se identificó que muchas de las causas están en la forma y dinámica en que se han desarrollado las ciudades, empezando por una falta de planeación, el descuidado uso del territorio y de los recursos naturales, así como la falta de conexión de los servicios públicos urbanos con relación a sus impactos al medio ambiente. En resumen, el acelerado proceso de urbanización y una industrialización disruptiva en México ha hecho que la calidad de vida en las ciudades del país se vea deteriorada y que la acción desde las ciudades mismas se vuelve indispensable para brindar un espacio amigable con la población y el medio ambiente.

Es un honor para la Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México, GIZ, como comúnmente nos conocen, poder compartir a través de este espacio las experiencias de nuestro trabajo en relación al Desarrollo Urbano e Industria Sustentable.

Entre los objetivos generales de la Cooperación Alemana se encuentran: proteger los bienes ambientales públicos y globales y fomentar el desarrollo sustentable. En específico a través de la GIZ, el gobierno federal alemán apoya a México, tanto para la preservación de la diversidad biológica en la “Agenda Verde”, como para la protección del medio ambiente urbano-industrial en la “Agenda Gris”.

En su carácter de socio global para el desarrollo y en razón de su compromiso internacional, en particular en temas relativos al medio ambiente y al clima, México es uno de los países prioritarios del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) y el Ministerio de Medio Ambiente (BMU), en el marco de la Iniciativa Internacional de Protección del clima (IKI, por sus siglas en alemán). Esencialmente por encargo de estos ministerios, la GIZ presta apoyo a la contraparte mexicana en proyectos de energía sostenible, protección ambiental urbana e industrial, conservación de la diversidad biológica y cambio climático.

Actualmente trabajan en México más de 200 colaboradores y colaboradoras de la GIZ, entre personal enviado desde Alemania, personal nacional y expertos y expertas integradas en distintas instituciones o dependencias.

La cooperación en el ámbito local, se remonta a la década de los 90´s del siglo pasado primero en el tema de contaminación atmosférica en el entonces Distrito Federal y posteriormente el tema de gestión de residuos peligrosos y de sitios contaminados en conjunto con la SEMARNAT, en el Estado de México.

El contacto con los gobiernos locales y municipales se incrementó durante los primeros años de este milenio con el tema de gestión de residuos sólidos urbanos. Se contribuyó a grandes avances desarrollando material técnico; la formación de capacidades técnicas, destacando la creación de la RED GIRESOL, mecanismo a través del cual se pudo llegar a 1,600 municipios con los conceptos básicos y la legislación aplicable para la gestión de residuos en México; foros de discusión sobre legislación y normatividad, de análisis sobre la tecnología de tratamiento de residuos y la gestión de residuos en otros países.

Con toda esa experiencia y con una visión más integral de lo que ocurre en las ciudades en su relación con el medio ambiente, se consolida en la GIZ México el Clúster de Desarrollo Urbano Sustentable, con diversos programas de cooperación, siendo los 2 pilares principales el Programa Gestión Ambiental Urbana e Industrial II (PGAUI II) por encargo del BMZ vigente desde el 2014 y hasta el 2019 y el Programa Protección del Clima en la Política Urbana de México (CiClim) para el período 2017-2021.

También están incluidos algunos programas globales dirigidos desde Alemania que tienen incidencia en ciudades mexicanas como son el programa de Tecnologías de Información y Comunicación para Adaptación al Cambio Climático en Ciudades (TIC-A), el programa de empresas de agua y de tratamiento para la mitigación del clima (WaClim), así como la participación de la GIZ en la iniciativa de C40 para el financiamiento de infraestructura en la Ciudad de México.

Los municipios con los que hemos trabajado o trabajamos actualmente con estos programas son: La Paz, Hermosillo, Puebla, León, Salamanca, San Francisco del Rincón, Toluca, Tlalnepantla, Morelia, Mérida, Tlaquepaque, Guadalajara y Cozumel.  También hemos trabajado con los gobiernos estatales de Puebla, Chihuahua, Querétaro, Guanajuato y Estado de México. A nivel federal cooperamos con SEMARNAT y SEDATU y sus organismos.

Nuestra intención es compartir las buenas prácticas alcanzadas con el resto del país, también a través de este medio.

Nuestro compromiso como Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México a través de los programas antes mencionados es contribuir a:

Formar ciudades con calidad de vida. Las Ciudades necesitan una visión clara y perspectivas a largo plazo independientemente de cambios políticos y administrativos para asegurar su desarrollo sustentable y mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Planear ciudades y zonas metropolitanas de manera sustentable. En los que se tome en cuenta los servicios urbano municipales como agua, recolección de residuos, energía y transporte; el consumo eficiente de recursos; la movilidad, la reducción de emisiones y la adaptación de las ciudades a los efectos del cambio climático y la economía verde local con la creación de empleos.

Mejorar el financiamiento de las ciudades ya que las ciudades requieres del mismo para ser sustentables, modernas e innovadoras. Además de optimizar el uso de sus canales de financiamiento ya existentes, las ciudades deben buscar nuevas formas de cooperación con el sector privado.

Promover la cooperación entre los actores. Las ciudades exitosas fomentan la colaboración y comunicación entre los diferentes actores relevantes tanto de la administración pública, del sector privado y representantes de la sociedad civil con las instituciones a nivel estatal, nacional e internacional.

Fortalecer la participación ciudadana porque los habitantes de las ciudades deben ser involucrados en la planeación, en las decisiones y en la implementación de proyectos en su localidad y así fortalecer la inclusión social y,

Desarrollar las capacidades de los tomadores de decisiones ya que las ciudades requieren de líderes eficaces en su camino hacia un desarrollo urbano sustentable.

Agradecemos a Alcaldes de México habernos incluido como colaboradores en “De puño y letra”; en las siguientes contribuciones, distintos colegas de GIZ estarán profundizando nuestro trabajo de cooperación con las ciudades de México.

*Coordinador de los programas de Desarrollo Urbano e Industria Sustentable de la GIZ Mexico,

Director del Programa Gestión ambiental urbana e industrial II (PGAUI)

[email protected]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: