La falacia del presupuesto para la igualdad entre hombres y mujeres, 2023

Por José Alberto Márquez Salazar.

El Anexo 13 del Presupuesto de Egresos de la Federación le sirve al Ejecutivo federal para disfrazar el incremento de presupuesto a las transferencias directas como un presupuesto para alcanzar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

La construcción de un presupuesto público con perspectiva de género inició en el año de 2003, pero fue hasta el 2012 cuando se adicionó al Artículo 20 de la Ley de Planeación la obligación para que la planeación nacional incluyera la “perspectiva de género”, con el fin de “…garantizar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, y promover el adelanto de las mujeres mediante el acceso equitativo a los bienes, recursos y beneficios del desarrollo …” (fracción VII).

Imagen: Revista Gente Quintana Roo.

Como podemos ver en la siguiente tabla, entre el 2019 y el 2023, el incremento al Anexo 13, Erogaciones para la Igualdad entre Hombres y Mujeres, se ha incrementado considerablemente, lo que podría ser una buena noticia. Sin embargo, un análisis detenido nos da “otros datos”.

A primera vista, es Gobernación (04) el primer ramo que parece tener un incremento considerable de presupuesto: de los $ 324,906,141 pasará a ejercer $ 1,091,113,275, es decir, un 235 % más. Sin embargo, cabe observar que en este proyecto de presupuesto se incluyen en este sector los programas de “Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF)” y de “Apoyo para Refugios Especializados para Mujeres Víctimas de Violencia de Género, sus hijas e hijos” que estaban asignados al de Bienestar (20).

Foto: Pulso SLP

¿Cuáles son los ramos donde se nota un incremento considerable en el presupuesto para la igualdad entre hombres y mujeres?

El Ramo 08, “Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación”, que pasará a ejercer $ 14,813,503,356 frente a los $ 12,212,445,894, de este 2022.

Si bien, porcentualmente hablando no es alto el incremento para “Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación”, con respecto al ejercicio fiscal anterior, desde los de 2020 y 2021 se agregaron a este ramo diversos programas que son apoyos directos para las personas: Abasto Social de Leche a cargo de Liconsa, SA de C.V., Abasto Rural a cargo de Diconsa, S.A. de C.V. (DICONSA), Precios de Garantía a Productos Alimentarios Básicos, Fertilizantes, Producción para el Bienestar y Fomento a la Agricultura, Ganadería, Pesca y Acuicultura.

El ejercicio fiscal del 2023, otro ejemplo, incrementará el presupuesto para el rubro “Fertilizantes” de $ 1,764,322,560 a $ 4,065,751,105. Es decir, un 130 % más con respeto al ejercicio de este año, 2022. Cualquier mal pensado apostaría a que se está apostando a programas electorales previo a la elección presidencial del 2024.

Otro de los Ramos más beneficiados en el Anexo 13, es el 15, “Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano”, que pasará de ejercer $ 2,676,189,103.00, en este año, a $ 8,752,858,536.00 para el 2023. Es decir, ¡un 227 % más!

Dentro del Ramo 15, “Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano”, es el “Programa de Mejoramiento Urbano (PMU)” (S273), el que tendrá el incremento más alto: de $ 29,632,618 que ejerce en este 2022 a disponer, en 2023, de $ 6,350,699,250

Uno esperaría que el incremento presupuestal vaya dirigido a sostener la recuperación y atención de espacios públicos y la creación de zonas seguras para las mujeres, especialmente. Habrá que averiguarlo.

Un ejemplo más: el Ramo “Bienestar” (20), pasará a tener un presupuesto para el 2023 de $ 205,834,309,877 frente a los $ 140,090,990,016 que tiene en este 2022 y a los $ 71,779,061,203 del 2021.

Dónde se incrementa el recurso del ramo “Bienestar”: especialmente en el programa “Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores” (S176). Si en el 2021 tuvo $ 59,199,596,950; en el 2022, $ 127,175,475,235; y, en el 2023 podrá ejercer $ 191,234,656,822. Entre el 2021 y el 2023 años se incrementa en un 223 %. Es evidente que al presidente de la República le interesa el bienestar de las personas adultas mayores … y los votos que aportan ellos y sus familias.

Para el ejercicio fiscal del 2023, el presupuesto para la igualdad entre hombres y mujeres se reduce considerablemente con respecto al incremento porcentual que tuvo entre 2021 y 2022 (82.47 %), pues plantea un incremento, para el 2023, de 48 %. Sin embargo, el problema no está ahí. El tema es que el Anexo 13, “Erogaciones para la Igualdad entre Mujeres y Hombres”, está siendo utilizado para filtrar los apoyos directos a las personas.

Va a ser muy difícil que en la Cámara de Diputados se modifique el proyecto enviado por el presidente de la República. Así que, el tema de la “igualdad entre hombres y mujeres” será un pretexto más para la promoción electoral.

En México, en la mayoría de los Presupuestos de Egresos de los diversos órdenes de gobierno, el presupuesto público con perspectiva de género es una falacia en la política pública: se pretende como un conjunto de recursos para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres, pero su asignación, ejercicio y evaluación dista mucho de ser lógica y congruente con ese objetivo.

En México, aún hay que trabajar mucho para consolidar un presupuesto público con perspectiva de género que impacte realmente en la consecución de igualdad y, más aún, en la necesaria igualdad sustantiva para las mujeres. Ojalá no se pervierta ésta por lo electoral.

 

Otros artículos del autor:

 

Escucha nuestro Podcast.

Deja un comentario

103033
  • A %d blogueros les gusta esto: