Cáncer de mama: factores de riesgo y tratamiento

Por Martha Palma Montes.

Alcaldes de México | 14 de octubre de 2022.- El “Mes de Sensibilización del Cáncer de Mama”, se celebra en todo el mundo cada octubre, para la concientización, detección temprana, tratamiento y cuidados paliativos.

Foto: Cuartoscuro

El cáncer de mama es uno de los tumores más frecuentes entre las mujeres. El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), organismo intergubernamental de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que la incidencia de la enfermedad es, en promedio, de 2.3 millones de nuevos casos al año en todo el mundo.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), hubo más de 210 mil nuevos diagnósticos en América Latina y el Caribe en 2020. Dicha organización señala además que el cáncer de mama es la causa más común de muerte por cáncer en las mujeres y la quinta causa más común de muerte por cáncer en general.

Durante el mes de octubre, la OMS fomenta programas integrales de lucha contra el cáncer de mama, dando prioridad a estrategias de prevención y detección oportuna con base en la autoexploración y mastografía.

El cáncer de mama es un tumor maligno que se origina en las células de la mama, entendiendo por tumor maligno un grupo de células que crecen de manera desordenada e independiente, que tiende a invadir los tejidos que lo rodean, así como órganos distantes (metástasis).

Desarrollo y factores de riesgo

  • Antecedentes de un familiar con cáncer de mama.
  • Tener 40 años o más.
  • Tener la primera menstruación antes de los 12 años.
  • Usar anticonceptivos hormonales por más de 5 años.
  • Tener el primer hijo después de los 30 años.
  • No haber tenido hijos.
  • Tener la última menstruación después de los 52 años.
  • Tomar hormonas para la menopausia.

Otros factores de riesgo relacionados con estilos de vida son:

  • Alimentación rica en carbohidratos y baja en fibra.
  • Dieta rica en grasas tanto animales como ácidos grasos trans.
  • Obesidad, principalmente en la postmenopausia.
  • Consumo de alcohol mayor a 15 gramos al día.

Detección y diagnóstico

Cuando en la unidad médica se detecta alguna anomalía al momento de la exploración física (clínica), o con la mastografía de detección, es necesario analizarla con más estudios y la opinión de médicos especialistas para asegurar el diagnóstico. En algunos casos puede ser necesario tomar una biopsia, una muestra de tejido mamario, y enviarla a examinar con el patólogo, para su análisis. En caso de resultar cáncer o un tumor maligno será necesario recibir tratamiento.

Para la detección oportuna se recomienda que todas las mujeres mayores de 25 años, toquen sus mamas después de menstruar, tratando de encontrar alguna bolita. Si encuentras algo que consideras extraño, deberás ir con tu médico para que te explore y de ser necesario, te solicite otros estudios como el ultrasonido y la mastografía.

La mastografía es un estudio radiológico capaz de detectar principios de cáncer cuando aún no se logra palpar un tumor.

Debes realizarte la mastografía si:

  • Eres mayor de 50 años.
  • Eres menor de 50 años con sospecha de tener un cáncer.

Para diagnosticar cáncer de mama es necesario:

  • La autoexploración.
  • La mastografía.

Tipos de tratamiento

  • Médico.
  • Quirúrgico.
  • Radioterapia, es un tratamiento con rayos o partículas de alta energía que destruyen las células cancerosas.
  • Quimioterapia, es un tratamiento con medicamentos contra el cáncer que se puede administrar por vía intravenosa (inyectados por la vena) o vía oral.
  • Paliativo, tiene la finalidad de aliviar los síntomas de los pacientes en los cuales no se espera que cure la enfermedad, o que existe una respuesta parcial al tratamiento.

Aún después de finalizar el tratamiento, los médicos podrán citar a revisiones de seguimiento.

Los tratamientos pueden clasificarse en grupos, con base en su funcionamiento:

  • Terapia local o sistémica: La terapia local tiene la intención de tratar al tumor en donde se localiza, sin afectar el resto del cuerpo. La radioterapia y la cirugía son ejemplos.

La terapia sistémica se refiere a los fármacos que pueden ser recibidos vía oral o por vía intravenosa. Por ejemplo: quimioterapia, terapia hormonal y terapia dirigida.

  • Terapia Adyuvante o Neo-adyuvante: A las pacientes a quienes no se detecta cáncer después de haber sido operadas, con frecuencia se les ofrece un tratamiento adicional, para asegurarse que el cáncer no volverá, esto se llama terapia adyuvante. La terapia sistémica y la radiación pueden ser utilizadas.

Algunas pacientes reciben tratamiento como quimioterapia o terapia hormonal antes de la cirugía. El objetivo es reducir el tamaño del tumor con la intención de que se realice un cirugía menos extensa, a esto se le conoce como terapia neo-adyuvante.

 

También lee:

Deja un comentario

103921