Participación de madres de familia avanza en el desarrollo económico, político y social de México

Por Lucero Almanza Escalante

Alcaldes de México | 10 de mayo de 2022.- La situación de las mujeres, madres de familia en México, ha progresado de manera importante en los últimos años en los ámbitos económico, político y social, sin que por ello queden retos hacia futuro para consolidar su participación.

Fotos: @AlcaldesdeMexico en Facebook

Cien años han pasado desde que se inició oficialmente la celebración del Día de las Madres en el país, a partir de una iniciativa de Rafael Alducin, fundador del periódico Excélsior en 1922, de tal forma que el contexto nacional y a nivel local ha cambiado considerablemente en muchos aspectos para la mujer.

En estos últimos cien años, la mujer en la sociedad mexicana ha logrado reconocimiento como trabajadora, como empresaria, como política, como gobernante, como estudiosa, y una larga lista de roles en múltiples aspectos, destacó Norma Pérez Vences, directora general de Alcaldes de México en el programa Soluciones para Gobernar de Alcaldes TV.

Mencionó que el papel de madre subyace en muchas otras facetas de la mujer a la par de la evolución del país, y eso se refleja en que siete de cada 10 mujeres de 15 años y más, han tenido un hijo nacido vivo, de acuerdo con el Censo 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En la economía

El ser madre y trabajadora es una de las situaciones que se han generado de manera importante en las últimas décadas.

Durante la emisión del programa, se expuso que, alrededor de 21.8 millones de mujeres, esto es un 96 por ciento, reportaron estar ocupadas, según los datos del Inegi; y de éstas, 44 por ciento desarrolló una ocupación en el sector formal de la economía y 56 por ciento alguna ocupación informal.

Asimismo, 55 de cada 100 mujeres se ocuparon en actividades de comercio, industria manufacturera y servicios sociales.

Pero, el papel de la mujer en la economía no se ha limitado a emplearse, toda vez que su desarrollo como empresaria ha ganado terreno. Los Censos Económicos del Inegi indican que en 2018, en México había 1.6 millones de micro, pequeñas y medianas empresas propiedad de mujeres, que emplearon a 2.9 millones de personas.

Entre las actividades que recientemente se han considerado para las emprendedoras, se encuentran la cosmética ecológica, venta de productos para el hogar, empresa de catering, spa de uñas, comida rápida saludable, organización de eventos, entre otras.

Ante esta situación, para apoyar las iniciativas de las mujeres empresarias, los gobiernos estatales, municipales y alcaldías han desarrollado programas para la creación y desarrollo de proyectos productivos y de emprendimiento, que permitan a su vez, empoderar en mayor medida a la mujer.

Como ejemplo, se puede mencionar: el programa Microcréditos para Mujeres Emprendedoras, que forma parte del Fondo para el Desarrollo Social de la Ciudad de México; Empresarias de Alto Impacto, en Jalisco; Iniciativa Mujer, en el estado de Querétaro, o el programa Proyectos Productivos para Mujeres Sostenibles, en Tamaulipas.

Atención social y de salud

Además de los programas de gobierno que apoyan a las mujeres, madres de familia, para participar activamente en la economía y llevar el sustento diario a sus hogares, las políticas públicas deben considerar a este sector de la población en temas de seguridad, salud, cultura, deporte, esparcimiento, educación y otros aspectos que motivan su desarrollo personal.

Si bien la mayoría de los programas sociales en el país enfocados a las mujeres, tienen por objetivo apoyar su economía, existen otros que atienden su desarrollo personal, aunque son pocos los que están directamente destinados a las madres de familia.

El Sistema de Estadísticas de los Padrones de Programas Gubernamentales del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) indica únicamente tres programas federales destinados directamente a las madres de familia.

Estos son: el programa Becas de Apoyo a la Educación Básica de Madres Jóvenes y Jóvenes Embarazadas; Apoyo para el Bienestar de las Niñas, Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, que sustituyó al Programa de Estancias Infantiles, y el programa de Apoyo a Madres Mexicanas Jefas de Familia para Fortalecer su Desarrollo Profesional, este último otorgado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Según datos del Inventario CONEVAL de Programas y Acciones Estatales de Desarrollo Social, a nivel estatal existen al menos 42 programas sociales destinados a las mujeres, sin embargo, sólo 12 de ellos en 9 entidades benefician directamente a madres de familia.

Destacan los programas Embarazo Saludable y de Salud Materna y Perinatal, además del impulso a la Lactancia Materna en los Centros de Trabajo, en Baja California; Salario Rosa y becas para madres de familia, en Chiapas y el Estado de México; entre otros.

Mujeres en la política

La lucha de las mujeres para tener condiciones de igualdad en su participación en la actividad política ha logrado avances significativos, sobre todo luego de la reforma constitucional de 2019.

No obstante, mencionó Norma Pérez Vences, hay una brecha muy ancha para lograr un escenario deseable en el país.

En la participación política, agregó, la violencia en cuanto género, es algo que lejos de superarse se ha agudizado en los años recientes, y eso se refleja en un estudio promovido por el Instituto Nacional Electoral (INE) en el que se revela que una de cada tres mujeres dijo tener temor de hacer una carrera política ante el riesgo de ser asesinada.

Aún con esto, los cambios a la ley que se realizaron en 2019, permitieron mejorar en la paridad de género, debido a que establecen que en todos los organismos de toma de decisión política de los tres órdenes de gobierno y en candidaturas, exista una representación de 50 por ciento mujeres y 50 por ciento hombres.

De esta forma, los datos oficiales señalan que, respecto a la participación de las mujeres como presidentas municipales, ha habido un incremento de diez puntos porcentuales desde el año 2007 al 2016, de 4.6 por ciento a 14 por ciento en el lapso; mientras que, del 2016 al 2018, la participación de las mujeres en estos cargos aumentó en 7 puntos porcentuales.

Asimismo, al cierre del 2020, 23.1 por ciento de las presidencias municipales o alcaldías de la Ciudad de México estuvieron a cargo de mujeres, es decir, presidieron en 568 de los 2 mil 455 municipios considerados en el Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Demarcaciones Territoriales de la Ciudad de México, edición 2021, del  Inegi.

En comparación con el año 2018, la cantidad de mujeres presidentas o alcaldesas aumentó 10.9 por ciento.

En las elecciones de 2021, se votaron mil 923 presidencias municipales en 30 estados, de las cuales 525 son lideradas por mujeres, esto es 27.3 por ciento.

En el Congreso de la Unión, como producto del proceso electoral de 2018, 48.2 por ciento de las diputaciones federales fueron ocupadas por mujeres. Sin embargo, en los comicios de 2021, la Cámara de Diputados quedó conformada por 251 mujeres y 249 hombres, sentando un precedente histórico en las cuotas de paridad.

La Cámara de Senadores está conformada por 49.22 por ciento de mujeres y 50.78 por ciento de hombres, registrando así el mayor número de senadurías ocupadas por mujeres en la historia del país.

Y, en los gobiernos estatales, en las elecciones de 2021, por primera vez ganaron la gubernatura seis mujeres: Maru Campos en Chihuahua; Evelyn Salgado, en Guerrero; Indira Vizcaíno, en Colima; Lorena Cuéllar, en Tlaxcala; Layda Sansores, en Campeche; y Marina del Pilar Ávila, en Baja California.

Madres de familia y políticas

Las mujeres en general y en particular las que son madres de familia han jugado un papel histórico muy importante en el sector público del país, tanto en el poder Legislativo, como en el Judicial y el Ejecutivo, en este último, en los tres órdenes de Gobierno: municipal, estatal y federal.

A través de los años, se ha visto cómo mujeres de gran trascendencia política, perpetúan su legado en la esfera pública de la mano de sus hijas e hijos que heredan la vocación política y se desempeñan en diversas actividades del orden público.

Casos como estos, que se presentaron en la emisión de Soluciones para Gobernar, son el de Rosario Ibarra de Piedra, quien fue precursora de la defensa de los derechos humanos en México, y la primera mujer en aspirar a la presidencia del país en 1982.

Su hija, Rosario Piedra Ibarra, de 70 años de edad, asumió la presidencia de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en noviembre de 2019.

Por su parte, Amalia García Medina es activista por la igualdad de género y la primera gobernadora de Zacatecas en el periodo 2004-2010. También ha sido legisladora y fue fundadora del Partido de la Revolución Democrática (PRD), al cual renunció en 2018.

Su hija Claudia Corichi García, se desempeña como Titular de la Unidad de Enlace Legislativo y Relaciones Institucionales de la Auditoría Superior de la Federación desde noviembre de 2018.

Alicia Arellano Tapia fue la primera mujer en ser diputada federal por Sonora en el periodo 1961-1964, y posteriormente se convertiría en una de las primeras mujeres senadoras de la República en la historia del país, en la XLVI legislatura. En 1972 fue la primera mujer presidenta de un municipio de Sonora, en Magdalena de Kino.

En 2015, su hija Claudia Pavlovich Arellano, se convirtió en la primera gobernadora de Sonora.

Te puede interesar:

Deja un comentario

98881
  • A %d blogueros les gusta esto: